Quito, (PL).- El conteo de los votos de 29.688 actas concluyó hoy en Ecuador con un triunfo del Sí en las 10 preguntas en consulta popular, aún cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) deberá rendir posteriormente su informe oficial. El resultado de la consulta es un triunfo importante, fundamental para Ecuador y para el proceso de transformación impulsado por la Revolución Ciudadana, afirmó Gustavo Baroja, dirigente nacional del Movimiento Alianza PAIS.

En las últimas horas de este jueves, la página web del CNE dio el último cómputo de dos actas pendientes de emigrantes residentes en América Latina, El Caribe y África, con lo cual reflejó el esperado 100 por ciento con los resultados finales que recogerá posteriormente el informe oficial.

Comienza ahora un período de 48 horas para que los actores políticos participantes del referendo y consulta popular del 7 de mayo presenten sus impugnaciones, si las tienen, una vez dilucidadas las mismas el CNE hará su informe, posiblemente el lunes.

Completado el escrutinio, en la primera pregunta del referendo sobre impedir la caducidad de la prisión preventiva por causas imputables al acusado o su defensor, ganó el Sí con 50,46 por ciento frente al No con 38,87, siendo ésta la de mayor margen de ventaja.

La pregunta dos, referida a la no aplicación de medidas sustitutivas a la privación de libertad en caso de delitos graves como asesinato o violación, ganó el Sí con 48,27 frente al No con 40,83 por ciento.

Para evitar los conflictos de intereses entre los dueños de instituciones financieras y de medios de comunicación, (pregunta tres) la prohibición de participación accionaria en ambas, fue aprobada por 47,18 frente a 41,88 que votaron por el No.

Sustituir al actual Consejo de la Judicatura por un Consejo de Transición de tres miembros, encargados de reestructurar la función judicial (pregunta cuatro), fue aprobado por 46,15 frente al 42,55 por ciento del No.

Reducir de nueve a cinco los futuros miembros del Consejo de la Judicatura (pregunta cinco del referendo), quedó aprobado por 46,66 frente a un 41,95 por ciento que votaron por el No.

Poner fin al enriquecimiento ilícito privado, mediante su tipificación como delito, quedó aprobado en la pregunta seis, con 46,59 por ciento frente al 40,61 del No.

La prohibición en el país de los juegos de azar, (pregunta siete) fue aprobado por 45,76 frente a un 41,68 que votaron por el No.

De aplicación municipal (la pregunta ocho) prohíbe los espectáculos que tengan como finalidad dar muerte al animal, como las tradicionales corridas de toros, y sus resultados variaron, pero quedó prohibida en Quito, Guayaquil y Cuenca, las mayores ciudades.

La polémica pregunta nueve, sobre la creación de una ley de comunicación y un consejo de regulación, quedó también aprobada por 44,96 frente a un 42,04 por el No.

Finalmente, la pregunta 10 sobre la penalización a la no afiliación de los trabajadores al seguro social por sus empleadores, obtuvo un 48,02 por el Sí frente a un 39,24 por el No.

Concluyó así una histórica jornada electoral en Ecuador que da al presidente Rafael Correa su séptima victoria consecutiva en las urnas, en una reñida batalla frente a la oposición, los medios privados, un sector de izquierda desgajado del proyecto y la iglesia católica.

Un triunfo importante para transformar la justicia

En entrevista con Prensa Latina, el dirigente de Alianza PAIS y también Prefecto de la provincia Pichincha Gustavo Baroja analizó las consecuencias del mandato popular y los desafíos que marcan el inicio de una etapa de lucha contra la impunidad, la corrupción y por la transparencia social.

Hay un clamor ciudadano sobre el gobierno para tomar acciones definitivas en el combate a la corrupción en el sistema de justicia, que garantizaba impunidad y no era el defensor claro de los habitantes de nuestro país, comentó Baroja.

Con los resultados de la consulta popular, subrayó, comienza un proceso donde se empieza a golpear uno de los sectores de mayor corrupción, como ha sido el sistema de justicia, y que muestra la clara actitud de transparencia de la Revolución Ciudadana

Este inicio, agregó, es la búsqueda para fortalecer los principios fundamentales de ese proceso: justicia, solidaridad y transparencia, y es una respuesta clara a esa necesidad ciudadana del pueblo ecuatoriano a través del ejercicio pleno de la democracia.

También en otras preguntas relacionadas con el manejo de la información el pueblo ecuatoriano ha dicho Sí, que es necesario un Consejo de Regulación, Âíque no es censura!, no es prohibición, sino regulación, ordenamiento, organización, comentó Baroja.

Otras preguntas, como las del tema del enriquecimiento ilícito y que el sector bancario no tenga ligazón económica y financiera con el de comunicación social son también importantes, por lo que no queremos vuelva a ocurrir en el país, dijo al recordar la gran estafa de los bancos a sus ahorrantes en 1998.

El pueblo ecuatoriano garantizó nuevamente su respaldo, señaló Baroja, pero es cierto, hay que hacer reflexiones, no es el Sí en la proporción que nosotros queríamos y eso nos obliga a hacer una evaluación en términos autocríticos y objetivos.

Porque, analizó, evidentemente (los resultados) muestran alguna inconformidad de algunos sectores de la población y habrá que auscultar totalmente para responder nuevamente a esos sectores que son parte fundamental de la Revolución Ciudadana.

Vemos que se cometieron algunos errores, el mismo presidente Rafael Correa lo ha señalado, y habrá que analizar qué pasó en el caso de nuestra provincia, Pichincha, con sectores medios de la población que no nos dieron el respaldo que hubiéramos querido. Eso obliga a una profundización en el análisis, comentó, y dijo hay otras cosas que también son fundamentales, como una estructura orgánica que necesita profundizarse, consolidarse, estructurarse desde la base, y tener cuadros formados y capacitados.

Si no, quedarían en el aire un poco los procesos, recalcó.

Otros temas, agregó, tienen que ver con el manejo comunicacional, discrepancias no profundas a lo interno de la organización que sí afectaron el proceso electoral, algunos criterios de alianzas políticas que no se tomaron en cuenta y no se aplicaron.

Eso afectó también los resultados que nosotros hubiéramos querido, y al auscultar, al hacer el análisis, encontraremos los por qué haciendo esa diferenciación.

Estamos absolutamente convencidos, señaló el miembro de la dirección nacional del Movimiento gobernante, de que muchos decidieron su voto solo en contra de ciertas preguntas que pensaban podía afectarles.

Este análisis es fundamental para cualquier proceso de transformación, aseveró, y si no lo hacemos de manera autocrítica, caeríamos en el gran pecado de pensar que somos dueños absolutos de la verdad.

Es nuestro llamado a la reflexión a toda la militancia del Movimiento Alianza PAIS, apuntó. Se están haciendo análisis profundos, evaluaciones, y eso nos conducirá a la corrección de los errores y avanzar hacia la Patria socialista del Buen Vivir que queremos.

Este viernes, comentó, hay una sesión de evaluación con el Presidente Correa, que es además presidente del Movimiento PAIS, y ahí se tomarán algunas decisiones fundamentales.

Desde mi punto de vista personal, dijo Baroja, creo que es fundamental empezar a establecer mínimos acuerdos, en este caso con movimientos sociales.

Es cierto que hay dirigencias que han definido sus posiciones políticas e ideológicas más de derecha, admitió, pero eso no quiere decir que no exista un movimiento con el cual nosotros podamos establecer conversaciones y lograr acuerdos mínimos.

Porque los indígenas son parte del proceso de transformación, señaló, y no podemos concebir la Revolución Ciudadana sin el aporte del sector indígena y de la clase trabajadora.

Y por obligación, dijo, tendremos que empezar a conversar y buscar acuerdos fundamentales, por lo menos los mínimos que nos permitan avanzar con la Revolución Ciudadana en nuestro país. Hay que entender, precisó, que el movimiento indígena no es la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador), sino que va mas allá, y estamos hablando de todos los sectores del país.

Es más, explicó, en el análisis de los resultados electorales, el Sí responde casi a los datos históricos que hemos tenido en las poblaciones de la Sierra Central, donde existe una alta composición indígena en el sector rural.

Más bien el crecimiento del No está en zonas urbanas, reveló, y hay que pensar qué ha pasado con los sectores medios de la población.

Las capas más empobrecidas de la población son las que dieron el respaldo masivo, sin dudas, a esta consulta popular, enfatizó. Ellos han sentido el cambio, saben lo que tiene la Constitución porque la defendieron, y han sentido ya el beneficio de la Revolución.

Existe gratuidad en la educación, en la salud, un incremento en el Bono de Desarrollo Humano, un Bono de la Vivienda para una vivienda digna, y esto, enfatizó, son formas de redistribución de la riqueza no existenciales ni paternalistas.

Pero, comentó, hemos tenido que luchar contra la partidocracia (partidos tradicionales), la derecha, los medios de comunicación privados que jugaron un papel más profundo que nunca antes, y contra empresarios que se sentían golpeados.

Algunos antiguos compañeros, señaló, tomaron un camino diferente y para mí, en su apreciación cometieron un error político al no hacer una diferencia clara con los sectores de derecha y buscar el No como respuesta al Presidente Correa.

La iglesia católica nuevamente volvió a jugar un papel contrario activo como lo hizo cuando la Constitución, y, recalcó, la sumatoria de todos estos actores sociales y políticos lograron algún incremento en la votación del No en la consulta popular.

Frente a ello, destacó Baroja, en la Convención Nacional del Movimiento Alianza PAIS, como nunca antes se logró la participación de la militancia en la elaboración de los principios ideológicos y políticos, el plan programático y los estatutos.

Está definida la estructura, pero hay que profundizarla y consolidarla, y lo fundamental es la de base, que está en un proceso de inicio y no marcha en paralela con la formación y la capacitación ideológica y política, estimó el dirigente de Alianza PAIS.

Destacó la necesidad de consolidar la organización para no atrasar los objetivos previstos de la Revolución y, recalcó, más aún cuando el año entrante es pre electoral y la aplicación de los principios del Movimiento está en su militancia.