(PL y Bolpress).- La incidencia del dengue ha crecido de manera espectacular en el Planeta en las últimas dos décadas. Se trata de una enfermedad endémica de países tropicales de Asia, Africa y Sudamérica, pero cada vez se reportan más casos en España, Italia y Grecia, y también en el sur de Estados Unidos. En lo que va del año se registraron 206.097 casos, 2.744 enfermos graves y 223 defunciones en América Latina.

El dengue es una enfermedad viral que provoca fiebre, dolor de cabeza y de articulaciones y músculos; por ello se la conoce también como “quebranta huesos”. En su forma más grave ocasiona pérdida de líquido, sangramiento y daño a los órganos, lo que puede matar al paciente.

El dengue registra una tendencia alcista en las últimas dos décadas, con epidemias cada vez más graves y recurrentes, y se ha convertido en una enfermedad endémica en más de 100 países. Aproximadamente 500 mil personas son hospitalizadas cada año por dengue hemorrágico y el 2.5 por ciento pierde la vida. El dengue mata a unas 24 mil personas cada año, sobre todo en países pobres del sureste de Asia, América Latina, África, el Mediterráneo oriental y el Pacífico Occidental.

En 1948 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró libres del mosquito transmisor del dengue a 21 países de América Latina, pero los insectos comenzaron a proliferar a partir de la década de los 80. En la actualidad el dengue muestra “una alta actividad”, sobre todo en Colombia, México, Paraguay y Brasil.

El dengue repuntó en los primeros meses de 2011 y puso en tensión a varios países del continente americano, fundamentalmente del hemisferio sur. En apenas nueve semanas de registros epidemiológicos se reportaron 206.097 casos, 2.744 enfermos graves y 223 defunciones en las Américas. La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Mirta Roses admitió que los brotes en la región constituyen un “problema serio y muy preocupante”.

La OMS cree que el cambio climático está contribuyendo al aumento mundial de la morbilidad por enfermedades virales como el dengue, la malaria, la fiebre amarilla y el chagas, debido al aumento de la virulencia de las cepas y a la reproducción y dispersión de los insectos transmisores como el Aedes Aegypti y el Aedes Albopictus.

El dengue es una enfermedad propia de regiones tropicales, pero el aumento de la temperatura y de las lluvias ha permitido la expansión de los insectos transmisores a regiones más altas. El cambio climático estaría acortando el ciclo biológico del Aedes aegypti, que ahora puede sobrevivir a alturas de entre 1.500 1.800 metros sobre el nivel del mar.

Expertos del Mercado Común del Sur (Mercosur) consideraron que la propagación de la enfermedad en la región se debe a los cambios climáticos, al aumento poblacional, las migraciones y al crecimiento desordenado de las urbes. La IV Reunión del Consejo de Salud de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) celebrada el 14 de abril convocó a instituciones y población en general a desarrollar acciones efectivas contra la enfermedad del dengue, que “está en una etapa de alerta bastante grave”.

En Bolivia, la humedad y las elevadas temperaturas en algunas regiones de la Amazonia estimulan la propagación del dengue. En enero el Ministerio de Salud declaró alerta sanitaria por la multiplicación de casos. Los departamentos más afectados son Beni y Santa Cruz, donde ya se han registrado decenas de fallecidos, especialmente en las poblaciones de Guayaramerín, Trinidad, San Borja y Riberalta. Hasta ahora se registraron más de 17 mil casos sospechosos y 29 muertos.

En Brasil, hasta el 7 de mayo murieron 66 enfermos de dengue en Río de Janeiro, la tercera tasa más alta registrada en ese estado en los últimos 25 años, sólo superada por los 240 fallecimientos de 2008 y los 91 ocurridos en 2002. En lo que va de 2011 Brasil reportó 85.415 casos sospechosos, 1.588 casos graves y 163 muertos.

El 16 de marzo, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay reportó un promedio de 500 casos semanales de dengue focalizados en Asunción y Ciudad del Este. En lo que va del año se notificaron 5.154 casos sospechosos, 1.303 confirmados y 44 fallecidos.

En 2007 fallecieron 17 paraguayos por dengue y enfermaron unos 25 mil, mientras que el año anterior hubo 15 muertos y 14 mil contagiados. En la epidemia paraguaya de 2011 persiste el dengue tipo dos, un seropositivo que no existía y que afecta al departamento de Alto Paraná.

El 15 de mayo, el Ministerio de Salud de Argentina declaró al país libre de circulación viral del dengue. Hasta ese día se contabilizaron 249 enfermos, la mayoría en la provincia de Santa Fe, y 2.639 pacientes febriles en 20 provincias.

El 11 de mayo, autoridades de la Agencia de Protección de la Salud (HPA en inglés) de Inglaterra informaron que los casos de dengue aumentaron más del doble en el país. En 2011 se registraron 406 contagiados por viajes al exterior, el 21 por ciento en India y 16 por ciento en Tailandia.

La farmacéutica francesa Sanofi-Avantis desarrolla la vacuna Sanofi-Pasteur contra cuatro serotipos del virus del dengue, y espera tener lista la vacuna en 2013. La Universidad de Santander en Colombia también fabrica un inmunógeno que saldría al mercado en 2015. Por otro lado, científicos del Imperial College de Londres anunciaron que están cerca de lograr una vacuna eficaz contra el dengue.

* Con información de las periodistas de Prensa Latina Marta Gómez Ferrals y María Julia Mayoral.