(Agencias).- El Senado brasilero aprobó el 11 de mayo el decreto 115 que revisa el Tratado de Itaipú firmado con Paraguay en 1973, elevando de 120 a 360 millones de dólares anuales la compensación que paga a Paraguay por la energía generada en la hidroeléctrica binacional.

“Hoy es un día de júbilo porque se ha comenzado a concretar el objetivo de la soberanía hidroeléctrica que nos hemos trazado desde hace mucho tiempo y en particular desde el 20 de abril del 2008, con el triunfo de Fernando Lugo”, celebró la Coordinadora Nacional por la Integración y la Soberanía Energética (CONISE).

Se corrige “la terrible traición que ocurrió en régimen del general Stroessner y los errores cometidos contra la nación y el pueblo de Paraguay en el Tratado de Itaipú”, dijo el presidente Fernando Lugo. El ministro de Relaciones Exteriores Jorge Lara Castro aseguró que se “inicia un nuevo contexto de integración”. (Adital)

Según varias instituciones sociales del continente, se ha dado un paso más para lograr justicia frente a las históricas demandas del pueblo paraguayo por la recuperación de su soberanía hidroeléctrica, la libre disponibilidad de la energía generada y la cogestión plena de la hidroeléctrica.

Aunque la triplicación de la compensación por la energía que Paraguay cede a Brasil constituye una gran victoria del pueblo paraguayo, el gobierno de Lugo espera que Brasil desista de reclamar una deuda espuria e ilegítima de 4.194 millones de dólares.

La Contraloría General de la República de Paraguay ha emitido dos dictámenes declarando la ilegalidad de la deuda con Brasil. En los acuerdos alcanzados en 2009, el ex Presidente Ignacio Lula Da Silva se comprometió a estudiar los resultados de una auditoría de la deuda.

“Es hora que el Estado brasilero empiece a saldar la enorme deuda histórica, social y ecológica que tiene desde la época de la Guerra de la Triple Alianza con el hermano pueblo paraguayo, circunstancia esta que se agravó con los impactos sociales y ambientales que trajo aparejado la construcción y puesta en funcionamiento de la Itaipú Binacional, con el desalojo de comunidades campesinas e indígenas de sus tierras, la inundación de miles de hectáreas y la consecuente pérdida de biodiversidad, además de grandes negociados y hechos de corrupción que hoy continúan pagando tanto el pueblo paraguayo como el pueblo brasilero a través de una deuda ilegítima que no debe ser honrada”, plantearon la Rede Jubileu Sul Brasil y Jubileo Sur/Américas.

“Queremos que se deje de tirar energía por el vertedero de Itaipú –50% paraguaya y 50% brasileña– y que, en cambio, se genere y exporte electricidad a terceros países, lo que permitirá generar un beneficio de más de 1.000 millones de dólares al año para todos los pueblos de la región, en especial al paraguayo”, se pronunció el CONISE.

La organización social paraguaya exigió la plena disponibilidad de la energía, precio justo, eliminación de la deuda ilegítima, cogestión plena, transparencia y la conclusión de obras faltantes.

Las organizaciones que integran el CONISE presentaron el 16 de marzo al Congreso una iniciativa popular en la cual proponen que los réditos de Itaipú se inviertan en educación, salud, reforma agraria, pueblos originarios, discapacitados, tercera edad, viviendas populares, caminos rurales, electrificación rural, agua potable y saneamiento en áreas empobrecidas, créditos a pequeñas y medianas empresas, becas para estudiantes de escasos recursos y capacitación para el trabajo.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Paraguay Jorge Lara y de Brasil Antonio Patriota firmarán este fin de semana varios convenios de colaboración en temas de seguridad y lucha contra el crimen organizado, televisión digital, pesca, agricultura y ganadería.