Madrid y La Habana (PL).- La industria del ocio en el orbe registró un crecimiento de cinco por ciento en los primeros dos meses de 2011, anunció la Organización Mundial del Turismo (OMT), entidad dependiente de Naciones Unidas con sede en Madrid. La industria sin chimeneas repuntó 15 por ciento en Latinoamérica.

En todo el planeta, el arribo de visitantes superó los 124 millones, frente a los 119 millones del mismo periodo del ejercicio anterior, precisó la OMT. Los mayores receptores son Francia con 77 millones de viajeros por año, seguido por Estados Unidos, China, Italia, Reino Unido y Turquía, en ese orden.

Con un alza de seis por ciento, la llamada industria sin chimeneas en las economías emergentes sigue ascendiendo a un ritmo más rápido que en las avanzadas, las cuales lo hicieron en un cuatro por ciento.

El crecimiento fue positivo en todas las regiones del mundo en enero y febrero, a excepción de Oriente Medio y el Norte de África, que experimentaron caídas de 10 y nueve por ciento respectivamente, de acuerdo con el barómetro elaborado por la organización.

Latinoamérica y el Sur de Asia lideraron el repunte con un avance en ambos casos de 15 por ciento, seguido de África subsahariana (13 por ciento) y Europa Central y Occidental (12 por ciento).

Las Américas se mantuvieron en la media mundial, con un cinco por ciento, gracias a notables resultados en Suramérica y el Caribe y una progresión más débil en América del Norte y Centroamérica, subrayó la OMT.

Los resultados del primer bimestre del año confirman que, pese a diversas dificultades, la recuperación del turismo internacional, que fue notablemente fuerte en 2010, se está consolidando.

El secretario general de la OMT Taleb Rifai destacó en Estambul que esta recuperación es particularmente positiva para África, donde el turismo está incrementando su reconocimiento como motor del desarrollo, exportaciones y empleos.

El turismo sigue muy de cerca el paso del crecimiento económico y en periodos de fuerte crecimiento sobrepasó la cuota del Producto Interno Bruto (PIB) a nivel mundial, y cuando este indicador decrece el turismo está por debajo del PIB global. En 2009, con la crisis económica, aparece la primera recesión en décadas para esta industria. Ese año las llegadas de turistas decrecieron en 4 por ciento.

Tras afrontar en 2009 su peor año en las últimas seis décadas, según Rifai, la industria del ocio mundial experimentó en 2010 una fuerte reactivación con un alza de 6,7 por ciento en las llegadas de veraneantes, (935 millones de llegadas), y de manera preliminar aun, 900 mil millones de dólares en ingresos.

Para 2011, la OMT apuesta por un avance de entre 4 y 5 por ciento, considerando que el impacto de los acontecimientos en el Norte de África y Oriente Medio, así como el seísmo y tsunami que azotaron Japón, no debería afectar de manera sustancial esta previsión.

El representante de la OMT para las Américas Carlos Vogeler ratificó a la industria recreativa como una necesidad para el ser humano. Significó que en los últimos 60 años esta actividad se transformó en uno de los principales sectores económicos del mundo.

La contribución de esta industria se estima en torno a cinco por ciento y en cuanto a los empleos abarca alrededor de siete. Estos datos solo se refieren al turismo internacional, cuando el doméstico -todavía no medido correctamente- se estima en cuatro veces mayor.

Cuba, tercer destino turístico del Caribe

El turismo constituye hoy uno de los motores impulsores de la economía cubana, con renovaciones constantes pese a los embates de la crisis global, reporta el periodista de Prensa Latina Roberto F. Campos.

Cuba ocupa el tercer puesto como destino turístico del Caribe, informó el ministro del ramo Manuel Marrero en una sesión de trabajo de la 31 edición de la Feria Internacional de Turismo FITCuba 2011 (2-7 de mayo). En menos de 10 años, la Isla pasó al tercer destino turístico del Caribe insular, y ello sin contar el 50 por ciento del mercado emisor, proveniente de Estados Unidos, debido al bloqueo de ese país. Desde 1990 Cuba recibió 30 millones de viajeros, pese a las trabas de Washington.

Desde 2003 se han recibido anualmente más de dos millones de viajeros y en 2010 por primera vez llegaron a dos millones 500 mil visitantes, 4,2 por ciento de incremento comparado con 2009. Este año la aspiración está en atender a 2,7 millones de visitantes.

El Ministerio de Turismo de Cuba (MINTUR) enfoca su plataforma en función de satisfacer los desafíos con un modelo integrado y sostenible, aseveró Marrero. Existe un Plan de Desarrollo del país donde se integran los programas turísticos, cuyo principal reto seguirá siendo la competitividad de Cuba con diversificación de la oferta, tanto hotelera como extra hotelera.

En la actualidad Cuba dispone de más de 52 mil habitaciones habilitadas para un servicio turístico, de las que el 65 por ciento llevan categorías de cuatro y cinco estrellas. En 2010 se pusieron en explotación 2.792 habitaciones, fundamentalmente en la cayería norte de Villa Clara y en el balneario de Varadero donde se destacan los hoteles Riu Varadero, Barceló Santa María y Meliá Buena Vista.

Otros productos novedosos resultaron el Hotel San Felipe, en La Habana Vieja; el Velasco en Matanzas y cuatro nuevos establecimientos como habaneros Tulipán, Bella Habana Aeropuerto, San Alejandro y Habana Paseo. Trinidad, en el centro del país, avanza en su desarrollo con la conclusión del Hotel La Ronda, el inicio del Pansea Trinidad y la preparación de uno de cinco estrellas en playa Ancón, en asociación con el grupo español Iberostar.

El turismo internacional en Cuba muestra un promedio anual de crecimiento de 7,5 por ciento en cuanto a habitaciones y 11,3 por ciento en llegadas de visitantes. Esta temporada invernal o alta (diciembre-abril) concluye con más de un millón 630 mil visitantes y un crecimiento del 10,3 por ciento frente al invierno anterior sobresaliendo los mercados de Canadá, Rusia, Argentina, Reino Unido, Chile y Francia.

Argentina como mercado emisor, hace seis años aportaba 24.982 turistas; sin embargo, en 2010 llegaron a 58.612, convirtiéndose en el octavo mercado en importancia, con perspectivas de alcanzar este año más de 70 mil viajeros.