“Las leyes no por ser tales son justas, sino que dependen de cómo y en favor de quien se las aplica”, por esta sencilla razón los unos las temen y consecuentemente están obligados auto controlar sus conductas, mientras que los otros; no la temen, y en consecuencia actúan con soberbia y prepotencia, porque se saben protegidos para delinquir con guante blanco. De los primeros tenemos repletos los centros penitenciarios, esperando justicia, mientras los otros hacen gala de lujos mal habidos y teñidos de sangre del pueblo que cometió el delito de reclamar, siempre, mejores condiciones de vida.

Cualesquiera que sea el tipo de Estado que se asuma en un determinado país, siempre habrá una estructura política de organización del Estado, con sus leyes y sus autoridades de gobierno en diferentes instancias. Unas veces con propia tendencia, y a veces hasta suigéneris en su aplicación. Tal es así, que en muchos casos se trastocaron los principios más elementales de la legislación con las dictaduras, quienes no respetaron nada e impusieron normas de conducta que hacen al interés de la clase que representaron.

1. EL PODE JUDICIAL ANTES DEL ACTUAL PROCESO DE CAMBIOS:

¿Será posible que no se pueda comprender que, después de tantos sacrificios humanos en las luchas de los Movimientos Sociales, en especial del “Heroico Octubre del 2003”, se haya logrado avanzar para lograr un nuevo tipo de Estado de carácter antioligárquico y antiimperialista; y que urge un raudo cambio de mentalidad para consolidar el nobel Estado Plurinacional con Autonomías?. Se trata de un desafío para todos y no solo para el gobierno de Evo Morales Ayma. De lo contrario se trunca el Proceso para pesar nuestro y del pueblo trabajador en su conjunto, y de contento para la derecha separatista que se esfuerza para que así sea.

En la actual coyuntura, el cinismo de los representantes de la derecha no tiene escrúpulo alguno. Unos sostienen que están de acuerdo con el cambio pero “sin ver el pasado”. Es decir, otra vez robarnos la historia para restituir en mejores condiciones lo que fue el cuoteo del Poder Judicial corrupto históricamente, que ya no es posible para bien de todos. Donde el único mérito era la de concomitar con los intereses de la oligarquía y de las transnacionales, para tener sumido al pueblo en la miseria. Los resultados están a la vista de todos; país pobre, atrasado y dependiente; que hoy se pretende cambiar con muchísima dificultad.

En octubre del 2003, los partidos tradicionales (MNR-MBL, MIR, ADN, NFR Y UCS) sin rubor alguno, nos legaron el cuoteo de los cargos del Poder Judicial, de la Corte Nacional Electoral y de la Defensoría del Pueblo, y ¿para qué?, para consolidar las conductas delincuenciales que tuvieron y tuvieran sus cúpulas dirigenciales que hoy se resisten al Proceso de Cambios emergente de las barbaridades heredadas del mal manejo del Estado Neoliberal.

Para la derecha que busca boicotear el cambio del “Poder Judicial”; para los ladrones del Estado que sufren persecución penal -autodenominados “perseguidos políticos”-, para los campeones de la delincuencia “legalizada”, hoy aseveran que se instauro la ilegalidad y el autoritarismo. Estos creen que deben ser favorecidos con la legitimación de ganancias ilícitas, camufladas por los tentáculos del cuoteo político en el “Poder Judicial” para decir que todo está bien. Un secreto a voces que se destapó para cambiarlo radicalmente. Así sea.

2. AHORA EL ÓRGANO JUDICIAL CON EL PROCESO DE CAMBIOS:

Estamos en la etapa de cambios estructurales más importantes de la historia de nuestro país, del Continente y quizás del mundo. Dando línea a los países “desarrollados” sobre lo que se puede hacer en democracia para estructurar algo en bien de los pueblos y de la humanidad entera. Este propósito recorre una trayectoria sumamente escabrosa debido a la osadía del capitalismo salvaje que no admite declinar en su estrategia de expansión, dominación y explotación.

En Bolivia, un país envuelto en la fortaleza, sólo de su dignidad, sin cálculo de tiempo ni de los riesgos de por medio avanza hacia su liberación. Dentro de esas transformaciones estructurales en democracia; el Órgano Judicial del Estado Plurinacional con Autonomías, deberá ser administrado por autoridades que respondan al voto popular en las urnas, previsto para el mes de octubre del año en curso; tanto para magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, como para los del Consejo de la Magistratura, del tribunal Agroambiental y del Tribunal Constitucional. Para este fin, y para facilitar el trabajo de la Asamblea Legislativa; la Comisión Mixta de Justicia Plural y Constitución, el 26 de abril elaboró y aprobó el Reglamento Interno de Preselección de candidatos a Magistrados de las diferentes instancias del órgano Judicial. Finalmente, después de 17 horas de amplio debate, con abandono en parte de la derecha, se aprobó el Reglamento para elegir magistrados.

Por otra parte, el Régimen Electoral ha previsto la disponibilidad de 150 días para el caso, en dos instancias. La primera, corresponde a la Asamblea Legislativa Plurinacional, que deberá votar un Reglamento de Preselección; para que en el término de 60 días puedan realizar la preselección de 128 candidatos, cuya nómina deberá ser remitida al Tribunal Supremo Electoral. Posteriormente, se tendrá 90 días disponibles de exclusiva responsabilidad de la segunda instancia, del Órgano Electoral Plurinacional; para encaminar la decisión del Soberano, que deberá elegir entre los 128 preseleccionados a 56 magistrados más votados, entre titulares y suplentes.

Así como para las elecciones del reciente pasado, en una intención de boicotearlas; la derecha irresponsablemente propuso los registros biométricos, inéditos, para el nuevo padrón de sufragio. Sin importarles el costo económico ni la premura de tiempo –pese a que lo que se tenía era algo estructurado para favorecerlos a ellos mismos-, los hechos terminaron poniendo de manifiesto que se corregía los males engendrados en la “Corte Nacional Electoral” de entonces, para que los resultados se revirtieran en su contra. Gracias a los cambios, la derecha fue hostigada por el soberano en las urnas.

Para el caso de la elección de nuevas autoridades judiciales, a través del voto popular en las urnas, se han esgrimido argumentos muy parecidos a la majadería de niños mal criados; porque, más o menos títulos académicos, siendo importantes en la idoneidad profesional, no dejan de ser simplemente eso, y en ninguno de los casos podrán garantizar solvencia moral a toda prueba, que es lo que más hace falta en la administración de justicia. O que la preselección sea por los capos de los “Colegios de Abogados”, con presencia del español Garzón que dirigió la reunión de ultra derecha en la Argentina, es como considerar que somos un pueblo de bobos para tragarnos eso. Las ofensivas no cesarán, está previsto.

Que haya mucha, poca o nada de propaganda sobre cada candidato de los 128 preseleccionados; es simple argucia para justificar lo injustificable, con ello ¿qué se pretendería?, ¿hacer creer los que tienen más cartones y más posibilidades económicas son los más idóneos y honestos para ser elegidos?, y ¿Qué un humilde abogado sin recursos, pero capaz y honesto sea eclipsado?. Lo cierto, a nuestro parecer es que, al igual que crearon un contrapoder con la elección de prefectos inconstitucionales en complicidad de un Poder Judicial mafioso. Ahora se pretenda crear una pequeña élite que horade la estructura del nuevo Órgano Judicial, y haga imposible una buena administración de justicia. Esa intención será evitada, de ahora en adelante, por el voto del soberano en las urnas.

Los medios, sus analistas y demás implicados de la derecha, se han esforzado por desmoronar la imagen de la Asamblea Legislativa Plurinacional de cara a la elección de nuevas autoridades judiciales. Paradójicamente, en el ámbito de las organizaciones aglutinadas en la COB, no han hecho esfuerzo alguno por demostrar su consecuencia con el Proceso de Cambios, lo olvidaron por la cuestión estrictamente salarial. Una pena más.

¡Hipocresía y desubicación de los dirigentes merecen su cambio urgente!. Están con la derecha; los hechos así lo demuestran.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-10-Mayo-2011