Jaime Bayly, qué duda cabe, es un brillante showman, un cómico brillante de la tele. Sus programas dominicales son un relax, un paréntesis en el Perú adolorido por la sumatoria de sucesivas políticas erradas y mafiosas que golpean a los hogares de millones de peruanas y peruanos.

Cuando Jaime se decide hacer trampa en la política, lo hace, y muy bien. No tolera las mínimas reformas económicas y sociales que logren un Perú con Justicia Social, un país productivo y próspero, libre de tanto lobby y corrupción. Por esta razón decidió apoyar la candidatura de Keiko Fujimori a la presidencia de la república, sabiendo que está rodeada de la misma gente que apoyó incondicionalmente a la mafia liderada por su papi y por Vladimiro Montesinos. Hoy, ambos están presos, al igual que una parte de la mafia que mató y saqueó el país por doquier, dejando regada la inmoralidad por los cuatro puntos cardinales.

Justifica Bayly su apoyo explicando que Keiko estaba muy joven cuando su papi lideró la mafia, se estaba chupando el dedo, la pobre era tan limitada mentalmente, que no se daba cuenta de lo que sucedía a su alrededor: corrupción generalizada, millones de dólares para la prensa alquilada, tráfico de armas, relaciones con el narcotráfico, tiros a mansalva que asesinaban gente impunemente, remate del patrimonio nacional, esterilizaciones forzadas a 300,000 mujeres de los sectores más pobres, colapso de la Educación y Salud Pública, etc.

La pobre Keiko estaba muy desorientada, era tan joven, que confundía el tráfico de cocaína con bicarbonato de sodio; ¿también olvidó los 174 kilos de cocaína escondido en el avión Douglas DC-8-62F en mayo de 1996, utilizado como el avión presidencial de su papi?

¿Jaime Bayly también está amnésico? No explica, intencionalmente, aquella vez en que Keiko abandonó a su madre, la traicionó y reemplazó como Primera Dama, luego de que la señora Susana Higuchi denunció la corruptela en palacio de gobierno; estaban involucrados familiares – hoy prófugos – de Alberto Fujimori. Susana fue vilmente torturada y encerrada en palacio, denigrada públicamente por el sicosocial Fujimori-Montesinos que la tildaban de loca.

El diario “LA PRIMERA” ha denunciado la “Operación Sábana” financiada por poderosos empresarios que sueñan con tener un gobierno que mantenga todo igual, que los abusos y grandes negocios permanezcan intactos. Participa en el operativo la cúpula de las fuerzas armadas y policiales, la prensa conservadora que ve la noticia como negocio. Es decir, la misma práctica de la mafia que ya gobernó los años 90. Keiko no lo sabe, sigue desconcertada la pobre, continúa chupándose el dedo meñique.

Según el informe periodístico, la bolsa destinada a Jaime Bayly es de $800,000 dólares (2’240,000 soles) para dirigir su programa dominical denominado “El Francotirador” desde Miami (1); la semana anterior a las elecciones presidenciales, se emitirá el programa de lunes a viernes. El objetivo es claro: demoler, destruir, tirarse hacia abajo la candidatura de Ollanta Humala, candidato de “GANA PERÚ” que ganó la primera vuelta con 32%.

Lo sorprendente es que Bayly declaró el 17 de febrero del 2010 lo siguiente: “No creo que sea bueno para el Perú que gane Keiko. El señor Fujimori estaría instalado en palacio. Sería él quien tome las decisiones y elija los colaboradores y ella sería una geisha con funciones” (2)

Keiko y “El Francotirador”, fieles al estilo del malévolo pendejismo criollo, han “olvidado” la entrevista realizada por Jaime Bayly el 23 de diciembre del 2007. Aquí el diálogo, ustedes evalúen la catadura moral de ambos personajes:“– ¿Tú crees que Montesinos sí sabía lo de Barrios Altos y La Cantuta?”.“–No lo sé”, contestó ella.“Pero, ¿qué te dicen tu instinto, tu corazonada, tu experiencia política?”, insistió Bayly.“Yo creo que no, yo creo que este grupo actuó por iniciativa propia”, respondió Keiko Fujimori.“¿Crees que este grupo operaba a espaldas de Montesinos, desafiando el poder de Montesinos? (…) ¿Sabes cuál es la parte que yo no entiendo y te lo digo con toda franqueza? Si tu padre no sabía esto y él no dio ninguna orden, lo sorprendieron, y por lo tanto Montesinos y su pandilla abusaron de su confianza; él, cuando se entera, tendría que haber despedido en el acto a Montesinos, ¡y no lo hizo!”, señaló Bayly.“Pero es que Montesinos no necesariamente estaba informado”, reiteró Keiko Fujimori, desconociendo las evidencias y testimonios acreditados judicialmente que señalan que el ex asesor estaba relacionado estrechamente con el destacamento Colina, integrado por agentes el Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE). Montesinos controlaba con mano de hierro los aparatos de inteligencia de las fuerzas armadas (3)

En realidad, este tipo de patrañas no son novedosas. El destacado maestro Noam Chomsky advierte: “Las elecciones son la ocasión para que grupos de inversionistas se unan con el fin de controlar el Estado, en esencia comprando las elecciones” (4)

Pobre Bayly, el exceso de consumo de píldoras y sus tiros de vez en cuando, le han ocasionado tener un cerebro más rayado que el de una cebra. Ha decidido por un puñado de dólares, servir de mayordomo de la burguesía peruana, la más chusca y analfabeta de la región, según expertos en el tema.

No me sorprendería, que cuando su hijita crezca y ya adulta, le diga lo mismo que le increpó Mozart a su padre (un tipo desesperado en obtener dinero fácil y a la velocidad de la luz): “Te imploro adorable padre, que no te arrastres demasiado”.

NOTAS

1.- www.diarioplaprimeraperu.com (lunes 3 de mayo 2011)

2.- www.comercio.pe

3.- Ángel Páez. Keiko Fujimori: “A mí no me consta que el señor Montesinos cometió delitos” www.larepublica.pe (4 de mayo 2011)

4.- Noam Chomsky. “Guerra, drogas y política, elementos del mundo bipolar”. http://www.voltairenet.org/es (5 octubre 2009)

* Sociólogo, columnista periodístico.