Los sucesos a partir de la muerte del Gral. René Barrientos, en abril del 69, se suceden vertiginosamente. Ese año Bolivia tiene tres presidentes. Adolfo Siles Salinas es el segundo; le sucede a Barrientos y no dura más de cinco meses, pues en septiembre es derrocado por un movimiento cívico-militar progresista dirigido por el Gral. Alfredo Ovando.

Pero el régimen de Ovando se desgasta pronto, gracias a posiciones conservadoras que asume. Así, en octubre de 1970 el movimiento obrero y partidos de izquierda estructuran el Comando Político, organismo que apura un cambio de timón en el acontecer nacional. Es el momento en que asume el mando el Gral. Juan José Torres, único presidente que jura ante el pueblo “trabajar por él y por la revolución libertadora de la patria boliviana”.

Pero la conspiración no descansa. En enero del 71 los sectores más reaccionarios de la Fuerzas Armadas, propician un golpe militar dirigido por los coroneles Hugo Banzer y Edmundo Valencia, intentona que fracasa.

A partir de ese momento el pueblo exige más definiciones. En la marcha contra el golpe militar se oye gritos que piden ¡socialismo!, ¡los obreros al poder!, ¡muerte a los fascistas!, ¡Matilde al Estado!

El 30 de abril de 1971, las tropas del Ejército ocupan las instalaciones de Mina Matilde que está en manos de la compañía estadounidense Phillips Brothers. Inmediatamente se anuncia su nacionalización y reversión al Estado, al mismo tiempo que los mismos mineros ayudan al gerente destituido, mister Hamilton, a hacer sus maletas para despacharlo a su país.

Al día siguiente, el 1 de mayo, después de una marcha de 50 mil trabajadores, se inaugura la Asamblea Popular, precisamente en el Palacio Legislativo, sede del viejo parlamentarismo, “que no trajo beneficios a la clase obrera ni al país”, según afirma el dirigente minero Víctor López, visión que refleja el sentir del pueblo.

La Asamblea Popular, organismo que agrupa a organizaciones sindicales y estudiantiles y a partidos de izquierda, está presidida transitoriamente por Juan Lechín Oquendo (minero-PRIN), Francisco Mercado (fabril), Oscar Eid (universitario-Partido Demócrata Cristiano Revolucionario, PDCR), Antonio Araníbar (PDCR) y René Higueras (maestro-PCML).

El Comando Político de la Clase Trabajadora y del Pueblo, nacido en octubre del 70 como frente revolucionario que agrupa a los partidos marxistas (POR, PCB, PCML) y otros grupos nacionalista de izquierda y socialdemócratas (PRIN, PDC Revolucionario, Grupo Espartaco), delinea las tácticas para realizar la revolución socialista.

La Asamblea Popular —dice el Comando Político— no se limitará a fiscalizar los actos gubernamentales o a formular sugerencias, sino que solucionará los problemas del pueblo y ejecutará sus decisiones”. El proyecto busca instaurar el socialismo.

Han pasado 40 años de ese glorioso 1 de mayo y la situación parece que no ha cambiado, aunque el antiguo parlamento se llame ahora Asamblea Legislativa, pero las prácticas de los legisladores sigue como antes. Los cambios anunciados sólo quedan en anuncios (sin desmerecer los avances sociales que se alcanzó en este proceso), porque el andamiaje del viejo sistema del mercado capitalista y sus leyes (la propiedad privada de los medios de producción, la explotación de los trabajadores, la penalización de la protesta) está intacto, aunque se quiera maquillar con propaganda gubernamental.

Las instituciones del orden (Fuerzas Armadas y Policía) además de seguir gozando de privilegios vulneran los derechos humanos y algunos de sus miembros delinquen; los cultivos de coca crecen como también el narcotráfico; la corrupción en esferas gubernamentales continúa; el contrabando avanza; el tráfico de influencias, el abuso de poder y prepotencia en algunos funcionarios públicos no ha cambiado; el desprecio a sectores empobrecidos, como a los indígenas de tierras bajas, sigue como antes.

Hay que defender este proceso, porque ha sido conseguido por la movilización popular en luchas callejeras, proceso que pertenece a los explotados del campo y las ciudades.

Fuente: “La Asamblea Popular” de Jeroen Strengers).Publicado en: www.semanarioaqui.com ;http://aqui-avance.blogspot.com