(PL y Bolpress).- El comercio mundial de productos agrícolas en 2010 creció 12% con respecto a 2008, un récord histórico atribuido al aumento de la demanda en las economías emergentes. La Unión Europea (UE) fue el mayor importador y Estados Unidos se mantuvo como primer exportador mundial, informó la Comisión Europea (CE).

La UE adquirió bienes agrícolas por un valor de 82 mil millones de euros, mientras que sus exportaciones sobrepasaron los 91 mil millones. Estados Unidos mantuvo su condición de mayor exportador de bienes agrícolas del planeta, con 92 mil millones de euros, y se clasificó como el segundo importador mundial, con un monto de 65 mil millones de euros, precisa un informe de la CE difundido en Bruselas.

Brasil es el segundo exportador de alimentos del planeta y va camino de convertirse en el granero del mundo. Las exportaciones agrícolas brasileñas (soya, café, cereales, harinas y carnes, azúcar y derivados) ascendieron a 7.400 millones de dólares en marzo de 2011, el valor más alto desde 1989, informó el Ministerio brasileño de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA).

Desde abril de 2010 hasta marzo de 2011, las exportaciones agropecuarias brasileñas totalizaron 79.800 millones de dólares, 19% más que el año anterior. La producción agrícola del país vecino registrará un crecimiento de 40% hasta 2019, el doble del promedio mundial, según un estudio de la FAO-OCDE.

Aunque la oferta ha mermado, la demanda de cultivos alimentarios se mantuvo sólida, en gran medida por el crecimiento de las economías emergentes. “El aumento de la demanda fue inusualmente fuerte durante la mayor parte de la última recesión mundial, y en la actualidad ronda 2,5%. Las economías emergentes, China incluida, son responsables de cerca del 70% o el 80% del crecimiento de la demanda de los últimos tres años”, revela el informe Las tensiones de una recuperación a dos velocidades, del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Es notable la creciente presencia de China como importador de cereales, sobre todo de maíz, y ha sido particularmente vigoroso su consumo de oleaginosas, incluida la soya, al punto que el gigante asiático ya es el mayor importador del mundo de semillas oleaginosas.

El FMI resalta que la demanda de maíz y azúcar para biocombustibles también repuntó con más rapidez de la esperada. En 2010, alrededor del 40% de la cosecha de maíz de Estados Unidos, que equivale al 14% de la producción mundial, se empleó como materia prima para elaborar etanol, un aumento de 5% con respecto a 2009.

La FAO estima que en 2010 se cosecharon 2.230 millones de toneladas de cereales en el mundo, de las cuales 1.050 millones de toneladas se destinan a la alimentación humana y el resto a la fabricación de agrocombustibles y piensos.

Según el FMI, los mercados de materias primas continuaron avanzando en el proceso de financialización, y en 2010 los activos vinculados a materias primas en gestión financiera alcanzaron un nuevo récord de alrededor de 376.000 millones de dólares.