Veamos la diferencia entre el discurso particularista (pequeño burgués) de Álvaro García Linera que pretende para el Estado, a nombre de Huanuni, el control de la COB, faltando a la pluralidad democrática respecto a otros sectores sociales y al respeto a sus propios compañeros del MAS (ministro de minería y Metalurgia, José Pimentel), frente al espíritu universalista y politizador de las palabras del dirigente minero de Huanuni, c. Nelson Guevara, que antecedió al Vicepresidente y que al contrario del oficialismo, reivindicó el lugar de Huanuni en el seno de los trabajadores.

Los aplausos del mítin minero y su independencia clasista del gobierno en las consignas finales, expresaron también la diferencia cualitativa, ideológica, de la clase obrera minera en relación al discurso populista del evismo, dirigido menos a los trabajadores que al jefe del MAS, presidente Evo Morales. El mencionado dirigente minero tampoco olvidó el sentido internacionalista del 1ero. de mayo, ni octubre de 2003.

Discurso del vicepresidente, Álvaro García Linera, en el centro minero de Huanuni, 1 de mayo del 2011:

“Y veníamos aquí a Huanuni, presidente Evo, a prepara(r) la lucha armada. A eso veníamos a Huanuni. Sabíamos que tarde o temprano iba a haber problemas en las minas. Sabíamos que tarde o temprano la derecha iba a querer aniquilar a los mineros, porque los mineros eran la columna vertebral de la patria. Los mineros eran la muralla de la dignidad en contra de las privatizaciones, en contra de las oligarquías, en contra de los dictadores (…). Me acuerdo que íbamos por las minas. El compañero ejecutivo era, dirigente minero era nuestro compañero Pimentel, bien sobrador entonces; yo era muy chango, no me hacía caso a mí el compañero. Quién será este llock´alla me decía, cuando yo venía con mi folletito, para entregar. Y nos movíamos por todas las minas Presidente, para organizar y prepararnos porque sabíamos que iba a venir algún tipo de enfrentamiento. Aquí nos preparábamos, ahí detrás, detrás del cerro íbamos a entrenarnos. Vino el 21060, lo promulgan el año 2005 (sic), lo promulgan, comienza a atacarse a los mineros, comienzan a cerrar fábricas en La Paz, en Oruro, en Cochabamba (…) ya no hay herramientas, ya no hay pulpería, ya no hay inversión en las minas y los mineros deciden salir en una marcha, una marcha por la vida, una marcha por la reactivación del aparato productivo de nuestro país (…) y todos se concentran en Oruro para partir a La Paz, para defender la minería estatal, para defender a la clase trabajadora (…). Y ahí en la marcha, reuniones Presidente, en la noche, en la mañana. Sabíamos que Víctor Paz iba a defender a muerte su 21060, sabíamos que Víctor Paz estaba dispuesto a enfrentarse a los mineros, con tal de derrotar a la clase trabajadora, de quebrarle su espina y los mineros, heroicos, valientes, marchando desde Oruro, Caracollo (…). Me acuerdo en la asamblea de Patacamaya, la reunión de la Federación de Mineros (FSTMB). Llega el informe: Víctor Paz Estenssoro no va a dejar entrar la marcha a La Paz. Y se dicen: porqué no nos vamos en camiones, iremos por los costados. Y no, algunos dirigentes, me acuerdo Filemón Escóbar, el del “mal menor”, Filemón Escóbar dice no, seguiremos marchando. Y nos llevan directito, la marcha, caminando (…) dormimos la noche en Calamarca, a las cinco de la mañana todo listo: rodeados. Soldados, militares, policías por todos los costados; tanques, tanquetas, aviones de guerra, ya era tarde Presidente. Ya no se podía escapar del cerco (…). Y los compañeros ahí, deciden regresarse a las minas. Y desde entonces la suerte del minero ha sido muy triste (…) 27.000 mineros relocalizados, 30.000 fabriles botados de sus casas, las minas agonizando. Pero como quiera, Huanuni se mantuvo (…) y al finalizar (queda privatizado). El 21060 fue un calvario, fue un decreto maldito que destruyó las minas, que relocalizó trabajadores. El año 2006 la historia cambió, el año 2006 a la cabeza de nuestro presidente Evo, lo primero que hicimos fue recuperar los hidrocarburos, nacionalizar el gas y el petróleo y la segunda medida (…) fue nacionalizar, fue con el presidente Evo, con Uds. mineros de Huanuni que se comenzó la etapa de recuperación de nuestras minas. Nacionalizamos Huanuni, nacionalizamos Vinto y lo(s) recuperamos para beneficio del Estado. Desde entonces han dicho, Huanuni no aporta, la derecha fascista, la derecha del 21060 dijo Huanuni no aporta al estado, no quieren que haiga (sic) una minería estatal fuerte, vigorosa, porque saben que la minería estatal es la vanguardia de la clase trabajadora. Yo quiero leerles unos datos compañeros, del aporte de Huanuni a Bolivia (…) estos últimos 3 años 44 millones de dólares en regalías para el Estado. Y compañeros, es bueno que los hijos de los obreros y de Bolivia lo sepan, de este dinero que da Huanuni, de ahí también sale el bono “Juancito Pinto”, el proletariado minero aporta también para el bono “Juancito Pinto” de los niños de toda Bolivia (…). Y 56 millones de dólares de utilidad de la empresa Huanuni para invertir en mejor tecnología, en el nuevo ingenio y potenciar nuestra empresa. Huanuni hoy sostiene a Bolivia, hoy Huanuni es un orgullo para Bolivia y puede aun mucho más (…). Huanuni no va a morir. Compañeros, me ha tocado a mí reunirme varias veces con los dirigentes de Huanuni. Y yo le explicaba al presidente Evo, le comentaba al presidente Evo: cuando me reúno con Huanuni, se siente pues la clase trabajadora revolucionaria, porque lo que les preocupa a los de Huanuni es la inversión en el ingenio, la inversión en maquinaria (…) la reactivación del aparato productivo de Bolivia. A diferencia de lo que sucede con otros trabajadores de la clase media (que) no se preocupan por el país. Son los mineros, han sido los mineros y son los mineros de Huanuni los que siempre están reivindicando, siempre están reclamando de cómo potenciamos la minería estatal, de cómo potenciamos la actividad productiva de nuestro país. Y aquí yo tengo presidente Evo, la última resolución del sindicato de Huanuni. Aquí los compañeros piden, le piden a Ud., que se nacionalice las otras minas de nuestro país. Es el sindicato minero de Huanuni el que pide eso. Lamentablemente otros sindicatos de la minería privada no quieren (…). Ni modo, es así la cosa. De ahí la tarea de la Federación de Mineros (para) con esta consciencia de Huanuni, a todos los mineros de Bolivia, comprometidos con su patria, comprometidos con su Estado (…). Una recomendación, siempre desde que se han nacionalizado las minas, la minería estatal es la vanguardia del proletariado minero y el proletariado minero es la vanguardia del proletariado de nuestro país. Les toca a Uds. mineros de Huanuni, difundir este espíritu revolucionario, conducir la COB, conducir la Federación de Mineros, con un espíritu de compromiso y de defensa del Estado, la defensa del país. El siguiente congreso de la Central Obrera Boliviana, tiene que estar bajo control de la minería, de los mineros del Estado que se preocupan por su país. Y la ideología revolucionaria de la clase obrera es, se forma, se gesta desde los centros laborales estatales (…) concienticen al resto de la clase trabajadora de Bolivia. Y aquí no cabe duda, estamos junto a nuestro presidente Evo, un trabajador, un campesino, un indígena (…) los que conducen este proceso de cambio, preserven y resguarden esta vanguardia.”

Discurso del dirigente minero, Nelson Guevara, en el centro minero de Huanuni, 1ero. de mayo del 2011

“Primero debemos aclarar que el sindicato, como sindicato no es apolítico, es político por su esencia. Pero sí es apartidista. Y por esa razón nadie puede mellar la dignidad de los 5.000 trabajadores de la empresa minera Huanuni, porque los mineros nuevamente estamos pensando en el país, los mineros no pensamos en nuestra situación económica, pensamos en Bolivia, en la situación de los campesinos, pensamos en la clase media, pensamos en todo el pueblo Bolivia. Y por eso que nuestra lucha de abril [dos semanas de protesta contra el MAS] ha sido por la nacionalización de todas las minas que (fueron) enterradas en el tiempo del neoliberalismo.Y compañeros, esta lucha debe ser inclaudicable, porque el compromiso del minero debe ser compromiso con su pueblo, un compromiso con su pueblo para recuperar todas las empresas, generar empleo y dar salario al que no tiene salario [no aumentarlo unilateralmente a un sector favorecido, regateándoselo a otro necesitado]. Compañeros, quiero agradecer a mis compañeros 5.000, al pueblo de Huanuni que el 19 de marzo en este escenario, al sindicato y a sus dirigentes, nos han encomendado una tarea muy importante, de ir a luchar, para acabar y enterrar el 21060, un sistema que ha matado al pueblo boliviano. Y por esa razón compañeros, ahora más que nunca, ayudadme a decir: pueblo, pueblo, los mineros, los mineros, con armas, sin armas, siempre en la lucha. ¡Viva la COB!, ¡Viva la Federación de Mineros!, ¡Viva la Central Obrera Departamental!, ¡Viva el sindicato minero de Huanuni!, ¡Gloria a los mártires de Chicago!, ¡Gloria a los mártires de octubre del 2003!”

* Profesor universitario de Ciencia Política y Administración, reside en México (hugorodasmorales@gmail.com). Fuente: www.hora25.org