Washington, (PL).- La sentencia a muerte contra Mumia Abu-Jamal, periodista y ex miembro de la organización Panteras Negras, será reexaminada, según ordenó hoy una corte federal de apelaciones de Estados Unidos. La causa de Mumia ha alcanzado notoriedad internacional; miles de hombres y mujeres del planeta reclaman su liberación y ponen en evidencia al sistema de justicia estadounidense, el cual, afirman, violó y cometió errores de procedimiento que conllevaron a una sentencia arbitraria e injusta.

Un tribunal de Pensilvania falló que Abu-Jamal, actualmente con 57 años, debe tener una nueva audiencia de sentencia en los próximos seis meses. Este mismo tribunal había aplazado en 2008 la ejecución de la condena, decisión que llevó a tres años de demandas legales que incluyeron la intervención de la Corte Suprema de Justicia.

Mumia, en el corredor de la muerte desde hace tres décadas, recibirá la posibilidad legal, pero sin cambiar el veredicto de culpabilidad impuesto por el asesinato de un policía blanco en 1981, crimen del cual siempre se ha declarado inocente.

Desde el corredor de la muerte, Mumia se ha mantenido en contacto con el mundo mediante artículos que son publicados en diditintos diarios, tiene un espacio radial y además ha escrito varios libros. Abu-Jamal y sus defensores afirman que el veredicto de culpabilidad en su contra estaba predeterminado, porque era un afronorteamericano e integrante de un movimiento de izquierda.

Los afronorteamericanos fueron el blanco más recurrente de crímenes con matices raciales en Estados Unidos en 2009, al ser víctimas de siete de cada 10 casos, indica un informe del Buró Federal de Investigaciones.

El reporte refiere que en 2009 se contabilizaron unas cuatro mil víctimas de crímenes de odio por prejuicios raciales, de las cuales, cerca de dos mil 800 eran ciudadanos negros. Por el contrario, los blancos son los que más repitieron entre los agresores, pues más del 60 por ciento de los actos de violencia los tuvieron como protagonistas. Asimismo, los más abusados por prejuicios religiosos son los judíos.

Con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, las agencias de seguridad interna alertaron sobre un aumento de la intolerancia, así como de grupos de odio en todo el país. Sin embargo, en su informe el FBI reportó un descenso de los crímenes de ese tipo en 2009. 

Más negros en prisión que esclavos en 1850

La tasa de negros en la población penal de Estados Unidos es sorprendente y lejos de disminuir los índices aumentan, afirmó Michelle Alexander, profesor de Derecho en Ohio y autor del libro The New Jim Crow: Mass Incarceration in the Age of Colorblindness.

Más del 40 por ciento de los cerca de dos millones y medio de estadounidenses que se encuentran en las prisiones del país corresponden a ese grupo. Alexander expresó que la tasa es “sorprendente”, en gran medida, por prácticas discriminatorias y el injusto sistema judicial. La denominada guerra contra las drogas, advirtió, un problema que aqueja a la sociedad en su conjunto, se desata casi exclusivamente en las comunidades pobres de residentes negros.

“Los estudios han demostrado que los blancos usan y venden drogas ilegales a precios iguales o superiores a los negros”, puntualizó, citado por el sitio digital Alter Net. Consideró que en algunas comunidades negras del país, “cuatro de cada cinco jóvenes puede esperar a ser atrapados en el sistema de justicia penal durante su vida”.

Y subrayó también que en estos momentos hay “más hombres afroestadounidenses en prisión o en libertad condicional que todos los que fueron esclavizados en 1850, antes de la Guerra Civil”. Según cifras oficiales uno de cada nueve hombres negros entre los 20 y 34 años están en prisión, mientras en el país una de cada cien personas se halla tras las rejas. Con alrededor del cinco por ciento de la población mundial, los encarcelados rondan el 25 por ciento. Además de los negros, el fenómeno también es recurrente entre latinos e indígenas.

En la actualidad las industrias en las prisiones generan ganancias de unos 30 mil millones de dólares al año.