No solo la administración norteamericana no extradita ni procesa debidamente al terrorista Luis Posada Carriles, como lo exigen los convenios internacionales que firmó, sino que este país que establece una “lista de patrocinadores del terrorismo” para difamar a los demás, lo deja atacar desde su territorio a otras naciones.

El terrorista de origen cubano concedió una entrevista a la cadena de noticias CNN en español, cuyos administradores son vinculados a la mafia cubanoamericana, y denigró al presidente venezolano, al sistema judicial del país e incluso a Cuba, sin que a nadie se le ocurre que este entrevistado, presentado como un interlocutor legítimo, es un connotado terrorista, torturador y asesino con una carrera de varias décadas al servicio de la CIA.

“Lo que dice Chávez es una falacia, a mí no me pueden extraditar a Venezuela. Si yo llego a Venezuela me extraditan a Cuba, y allá me sacan en una jaula y me fusilan”, expresó con su acostumbrada agresividad, el que fue sicario de la inteligencia de EEUU en varias partes de América Latina.

Posada hizo un recuento de los sucesos que según él ocasionaron su escape de una cárcel venezolana, una operación manejada por la CIA que le permitió sumarse al dispositivo dirigido, desde la base salvadoreña de Ilopango, por Félix Rodríguez Mendigutía, nada menos que el agente CIA que ordenó, en Bolivia, el asesinato de Ernesto “Che” Guevara.

Posada afirma que Venezuela ordenó, mientras seguía preso, que sea objeto de un nuevo juicio, por “un General del cual no me acuerdo ahora el nombre que era íntimo amigo de Fidel Castro”.

“Así que lo que yo hice fue denunciar a la justicia venezolana y decidí salir del país. Pero no se trata de fuga, porque en Venezuela cuando tú te fugas sin violencia eso se llama evasión”, narró Posada Carriles con aparente ingenuidad.

En El Salvador, afirmó, trabajaba como asesor de gobierno: “Yo era asesor de la policía, todo el mundo sabía que yo vivía en ese país, tenia sirvienta chofer, tenia de todo. Yo no fui fugitivo en ningún país al que fui. Luego estuve por Centroamérica, Honduras, a favor de los contras”, recordó él que, por cierto, fue uno de los más crueles represores que dirigió operaciones de limpieza tanto en Venezuela como en El Salvador, Guatemala y Honduras, donde hizo cientos de víctimas.

Confirmó que actuaba por cuenta de la CIA y que firmó, como “miles de cubanos” mercenarios reclutados en Miami, un documento que lo comprometió a callarse acerca de sus actividades ilegales.

“La memoria mía no funciona muy bien, pero fue una guerra larga, una guerra fría. Si yo participe para la CIA, miles de cubanos tuvieron que firmar un acta de no saber nada, y yo no voy a aseverar nada. Es así cuando uno está en una agencia de inteligencia”, puntualizó

Interrogado acerca de la voladura del avión de Cubana de Aviación, Posada Carriles afirmó, a pesar de las innumerables pruebas en su contra, que no participó enm el crimen que causó la muerte de 73 personas.

Haciendo alusión a Cuba, aplaudió a las actividades de los “disidentes” orientados y financiados por el gobierno norteamericano y sus agencias.

“Yo fui jefe de operaciones de la policía venezolana, y Cuba hizo 3 desembarcos con sus mejores generales e invadió el país y yo dirigía esas operaciones contra toda esa gente, y fueron operaciones violentas”, agregó en una suerte de delirio este verdadero Klaus Barbie cubano, quién trabajaba bajo la identidad de Comisario Basilio.

Luis Posada Carriles tiene un sangriento historial que va desde su probable participación en la conspiración para asesinar al presidente norteamericano John F. Kennedy hasta su apoyo a intentos de magnicidios.

Enjuiciado en EEUU por simples cargos migratorios, a pesar de la existencia de abundantes pruebas sobre su actividad terrorista, Posada Carriles se benefició de la intervención de la CIA y de la mafia cubanoamericana que llevo, con complicidades en el aparato judicial, a su absolución sin posibilidad de apelación por un jurado tejano manipulado.

Posada Carriles es solo uno de la larga lista de terroristas, golpistas y prófugos de América Latina que hospeda en Miami, el gobierno norteamericano que no deja de pretender combatir al terrorismo internacional.

Washington sigue bombeando dólares subversivos en Cuba

Confirmando que tiene la intención de seguir “frabricando” opositores en Cuba, como lo hace en distintos países que se oponen a su hegemonía, el Departamento de Estado, acaba de otorgar un premio a las desprestigiadas “Damas de Blanco” para evitarles a fuerza de dólares una inevitable desaparición.

Los servicios de Hillary Clinton anunciaron la atribución de la recompensa del gobierno de EEUU a sus agentes de desestabilización “como reconocimiento a sus esfuerzos por denunciar la violación de los derechos humanos”.

Las Damas de Blanca también han recibido el premio Sajarov-2005 del Parlamento Europeo.

En octubre el Consejo Atlántico entregó al mismo mecanismo de injerencia el Premio a la Libertad como “reconocimiento a su lucha callejera”.

El otorgamiento del premio se realiza conforme a esta formula para la distribución de fondos a fieles de Estados Unidos que actúan de informantes, mecenarios e, incluso, de agentes de los servicios norteamericanos en distintas partes del mundo,

El otorgamiento de premio ocurre apenas tres meses después de la publicación de un documento “Wikileaks” en el cual la representación norteamericana en Cuba confesaba que la oposición en la Islaa está “dividida, dominada por individualistas que trabajan mal en equipo” y personajes que “se interesan más en pedir dinero que en elaborar programas”.

El informe fue despachado el 15 de abril de 2009, bajo la firma de Jonathan D. Farrar, el entonces jefe de misión, nombrado hace unos días embajador USA en Managua, Nicaragua..

El 19 de mayo de 2008, las autoridades cubanas demostraron públicamente, al presentar una amplia collección de correos electrónicos, videos y hasta recibos de dinero, como las Damas de Blanco y otros llamados “disidentes” cubanos recibían importantes sumas de dinero de parte del terrorista cubanoamericano, Santiago Álvarez, asociado a Luis Posada Carriles.

Álvarez, con amplio expediente de colaborador de la inteligencia norteamericana, se encontraba entonces preso en la Florida.

Tan acertadas eran las pruebas presentadas – que involucraban directamente al entonces jefe de la Sección de Intereses Norteamericanos (SINA) en La Habana Michael Parmly – que Washington nunca tuvo replica a estas pruebas de grosera injerencia.

Las Damas de Blanco reunían a esposas de cubanos sentenciados por su colaboración remunerada con EEUU, conforme a las leyes cubanas contra la actividad injerencia de agencias extranjeras de desestabilización y sus contratistas. Sus caminatas atraen exclusivamente a corresponsales extranjeros complacientes y a agentes extranjeros con credenciales de diplomáticos.

Los ingresos del “grupito” son bien lejos de alcanzar, hasta ahora, el record de una bloguera priorizada por Washington que ha sido retribuida en un par de años a la altura de 300 000 dólares en total, (un importe neto equivalente a más de veinte años de salario mínimo en un país como España), a fuerza de “premios” de todas procedencias.

* TWITTER: @AllardJeanGuy