En la madrugada del jueves 21 de abril fue encontrado al final de la avenida Zabaleta, en la zona Retamani de la ciudad de La Paz, el cadáver del jefe de informaciones de la Agencia de Noticias Fides (ANF) David Niño de Guzmán. En la gestión 2010 fueron asesinados 57 periodistas en todo el mundo, la mayoría víctimas de mafias y traficantes.

El periodista Niño de Guzmán desapareció el pasado martes y este jueves encontraron su cadáver con una herida en la cavidad abdominal, presumiblemente a consecuencia del estallido de un artefacto explosivo. El cuerpo estaba completamente cercenado en la parte abdominal, informó la Policía. (Erbol)

David fue torturado antes de morir, asegura su familia; la autopsia confirmó que el estallido de un cartucho de dinamita cercenó su cuerpo. “Todo muestra que nuestro compañero fue víctima de una violenta agresión que le provocó la muerte”, denunció el periodista de la ANF Jaime Loayza.

La Federación de Trabajadores de la Prensa de La Paz (FTPLP) y los periodistas de ANF destacaron la vitalidad, la amistad, la sencillez y el profesionalismo de Niño de Guzmán, y expresaron sus condolencias a la familia. Velan el cuerpo del periodista en la funeraria Los Angeles (avenida Brasil, esquina Busch N. 1312). El 22 de abril se oficiará la misa de cuerpo presente a las 15:00 en la sede de la FTPLP (calle Campero, N. 52) para posteriormente trasladar los restos al cementerio Renacer.

La prensa paceña está consternada y a la vez preocupada por extraño deceso, que ocurre en un momento de extrema inseguridad para los trabajadores de la prensa. El pasado jueves, el director de Producción del Canal 5 de Beni y productor de la red de televisión Gigavisión Gabriel Guzmán fue baleado por dos asaltantes cuando ingresaba a su domicilio. La víctima intentó defenderse, pero en el forcejeo con uno de los asaltantes fue herido de bala en una pierna y en el estómago. (ABI)

El 15 de abril, periodistas y fotógrafos de varios medios de comunicación fueron agredidos por agentes de la Policía en la Apacheta, a unos 20 kilómetros de La Paz, cuando cubrían los enfrentamientos entre uniformados y trabajadores de la COB.

Los uniformados agredieron a Israel Gutiérrez, camarógrafo de Red Uno; Carlos Saavedra, camarógrafo de Bolivisión, y Henry Ponce, fotógrafo del periódico Página Siete. A los dos primeros les rompieron las cámaras; a Ponce le confiscaron las tarjetas de memoria de su cámara fotográfica. Juan Mamani, reportero de la agencia internacional AP (Associated Press), y Vladimir Rojas, periodista de Universal de Televisión, fueron golpeados por maestros que los acusaron de ser informantes de la Policía.

Dos oficiales y un agente de la Policía fueron suspendidos por agredir a los periodistas, los subtenientes Julián Osmar Alcócer y Juanca Pinto y el cabo Ciro Jino Cachi. El ministro de Gobierno Sacha Llorenti prometió a la Federación que estudiaría la posibilidad de distribuir chalecos para identificar a los periodistas cuando cubren conflictos.

El secretario ejecutivo de la FTPLP Boris Quisberth Luna pidió el inmediato esclarecimiento de la trágica muerte de Niño de Guzmán al director de la Fuerza Departamental de Lucha Contra el Crimen (FELCC) Rosalío Alvarez. Los periodistas paceños no permitirán que este crimen quede impune, como ocurrió con la muerte del periodista de la estación Radio Municipal Pucarani Carlos Quispe, asesinado en marzo de 2008.

Quisberth dijo que el trabajo de prensa es de alto riesgo y por ello es urgente aprobar una norma para implementar un seguro de vida para periodistas, fotógrafos, camarógrafos de medios privados, estatales, comunitarios, confesionales, municipales, etc. La FTPLP presentó un proyecto de ley ante los Ministerios de Trabajo y de Comunicación.

Periodistas asesinados en 2010

En la gestión 2010 fueron asesinados 57 periodistas en 25 países del mundo; 51 trabajadores de la prensa fueron secuestrados; 535, arrestados, y 1.374, agredidos o amenazados. En 2010 aumentó el número de periodistas secuestrados: 29 casos en 2008, 33 en 2009 y 51 en 2010. Ante la violencia y la opresión, 127 periodistas se vieron obligados a huir de sus países, según Reporteros sin Fronteras (RSF).

Cada vez es más difícil identificar a los asesinos de periodistas entre los grupos mafiosos, armados o religiosos y los Estados. Los profesionales de los medios son ante todo víctimas de los criminales y de traficantes; las mafias y las milicias se han convertido en los principales victimarios de periodistas en todo el mundo.

Durante la primera década del milenio, 141 periodistas perdieron la vida por haberse atrevido a denunciar la influencia de bandas criminales y de la economía paralela. Los tres países más violentos para los periodistas fueron Paquistán, Irak y México, revela la investigación “Crimen organizado, la información entre sus manos”, realizada por RSF.

Los principales predadores de la prensa son las mafias, carteles de la droga y grupos paramilitares dedicados al contrabando a gran escala. Circuitos financieros, lavado de dinero, escaparates legales y paraísos fiscales constituyen el rostro invisible y omnipresente de la actividad mafiosa.

Las mafias tradicionales encarnadas por la Cosa Nostra ya no son la única cara de este “pulpo” de dimensiones transnacionales, más mortífero para los periodistas que los últimos regímenes opresivos o las dictaduras, resalta RSF.

Más información:

Foro para el Periodismo en las Américas; Centro Knight, Universidad de Texas, Austin, septiembre de 2010. http://www.youtube.com/watch?v=73TH2VEWBy4

http://www.youtube.com/watch?v=EvHg6kMS6mk

http://fr.rsf.org/IMG/pdf/crimen_organizado.pdf