Nuestra gloriosa Central Obrera Boliviana, COB –épocas de dirigentes con ideología revolucionaria-; fue el faro que iluminó la senda de los explotados. Tanto así, que los gobiernos tuvieron que usar la violencia y hacer correr sangre sin doblegar el espíritu de lucha de los trabajadores que no perdieron de vista al verdadero enemigo de clase. Así como Cristo padeció en la cruz, gracias a la orientación sacerdotal y un tumulto enardecido que no sabía la verdad; un Judas y un Pilatos de por medio, viabilizaron la tragedia. Si así fue, con algo tan arraigado en la fe; es fácil asimilarlo con lo que está pasando en un mundo truncado de valores éticos. Con masas manipulables y huérfanas de conducción política propia. Tras veinte años de neoliberalismo en nuestro país, despolitizadas las masas, con una “izquierda” frívola (FRI, MIR, MBL, “PS-1”) que arrió las banderas de los explotados; los dirigentes sindicales también hicieron lo propio, porque “había que ser realistas”. Hoy reflejan ser hijos legítimos del neoliberalismo, al hacer fuerza común con sus padres en la derecha para eclipsar el actual Proceso de Cambios. Ojalá se imponga la sabiduría natural de las masas.

El desacierto de dirigentes Nacionales y de la COB, en varias ocasiones, contribuyó en el fracaso de coyunturas que presentaron condiciones favorables para el campo popular. Situación que los de la derecha supieron capitalizar en su favor, en dictadura o en democracia. Por ello es que nuestro pueblo no supere las condiciones vergonzantes de pobreza, atraso y dependencia. Siendo así, ¿Será que hasta ahora no se comprenda la urgente necesidad de contar con un Instrumento Político que nos conduzca en la perspectiva histórica?. Como estamos, no se comprende esa necesidad. Y una nave sin timón está condenada a perecer, los hechos así lo demuestran.

Nuestra modesta experiencia nos dice que las huelgas como instrumentos de lucha de los explotados, se justifican cuando sus objetivos están muy bien definidos. Y entre ellas, la Huelga General Indefinida, es el arma estratégica para avanzar contundente y políticamente, en la estrategia de la toma del Poder para instaurar la Dictadura del “Proletariado” e imponer las transformaciones históricamente anheladas. Superando el capitalismo de Estado para desembocar en el Socialismo y aspirando al Comunismo, en lo posible.

Planteado así esquemáticamente el gran problema de los explotados, aparenta ser un problema de fácil solución; y la verdad dice todo lo contrario. Sólo establecer la contradicción fundamental y coyuntural, implica múltiples complicaciones, y mucho depende de la exactitud con que se establece éste gran detalle para avanzar. Para lo cual ¿Cómo tomamos el poder y qué otro instauramos?. El resto termina siendo puro ejercicio mental, casi siempre inútil e irresponsable ante los resultados que los trabajadores y los pobres esperan.

CONDICIONES PARA UNA CONDUCCIÓN POLÍTICA:

A la derecha mimetizada en las masas no le agrada escuchar las enseñanzas de los clásicos que inspiraron hechos revolucionarios estratégicos, son quienes esgrimen el argumento de que los sindicatos no deben meterse en política. Por otra parte, los trotskistas y los revolucionarios de salón nos hacen olvidar esas enseñanzas bajo el argumento de que lo más importante es el salario, el resto es colaboracionismo con el gobierno de “turno”. En contra ruta al avance de las masas. Los unos serrando oídos y los otros padeciendo amnesia, ambos haciendo fuerza común en contra del Proyecto Histórico de las Masas.

Por estas simples, pero profundas razones, los explotados no avanzan en su estrategia propia. La “lucha armada” con tomatazos, rompiendo cristales, y furiosos dinamiteros; no dejan de ser sólo provocación y de destrucción de la cosa del Estado; de ofensa a lo emblemático y al ciudadano común de la calle; conductas fascistas, reprochables e inmorales que no afloraron con los gobiernos neoliberales que les “relocalizaron”. Hoy luchan contra un fantasma que no existe ¡los neoliberales huyeron después de masacrar a los pobres y los trabajadores!. Y no dicen nada sobre ellos, los que hoy juegan a revolucionarios.

Convencido de que no hay mucho que inventar filosóficamente, sino más bien, mucho que hacer en la readecuación de los grandes pensamientos y enseñanzas de los clásicos a la realidad propia de cada lugar y su coyuntura, respetando su cultura, ideología e idiosincrasia. Tal readecuación, de por sí ya implica una tarea muy complicada. Si por siglos, ni por la vía de fe ha sido posible inculcar una sola corriente de pensamiento, por el contrario; ahora aflora con facilidad lo que pone en cuestión lo que se hace para avanzar.

El Instrumento referido, asumido como al Partido Político con su Programa de Lucha y su ideología; al conductor como al líder o estratega de los intereses que representa, los consideramos como los factores determinantes para avanzar revolucionariamente. Y la Democracia como vía, lo asumimos como a la nave que depende de quien la trepe para su conducción, hacia la izquierda o hacia la derecha, sin ambivalencias, con todas sus peripecias. Y si en determinada coyuntura se dan las condiciones objetivas y subjetivas, implícito una correlación de fuerzas favorable, es posible realizar la revolución histórica. Pero ese Poder, timón para la conducción del aparato estatal, en el Proceso Revolucionario, también es un serio problema, porque depende de quien la ejerza: ¿los obreros, campesinos, una alianza estratégica entre ambos o una alianza de clases?. En democracia los actores políticos antagónicos conviven, nos guste o no. Es acá donde se rompe lo ortodoxo.

EL MISTERIOSO MANEJO DEL PODER:

El manejo del poder históricamente ha tenido dos vertientes fundamentales: los que emergieron por la vía de la fuerza y los que emergieron por la vía del voto en las urnas. Poder para imponer Programas Inflexibles sin adversarios y en dictadura, por un lado; y por otro; el manejo de Programas Flexibles, con adversarios y en democracia, lo más predominante en los últimos tiempos. Acá es donde estriba la raíz del problema en el manejo del Poder. Una disyuntiva natural. Pero la gran mayoría ha decidido por la vía de la convivencia política y en forcejeo del Programa más respaldado por el voto popular. Así lo demuestran los hechos.

Como se puede ver, es fácil teorizar las cosas, pero resultan ser nada asimilables con la realidad. Por ello es fácil caer en la demagogia, en el discurso pedante que plantea extremos. Un papel de flojos para avanzar en la perspectiva histórica de las masas. Son estas tortugas los que vociferan cambios cualitativos radicales como por arte de magia. Algo imposible.

El Poder Consciente de las Masas es palpable dependiendo de la coyuntura en que se movilizan. Si es contraria a sus intereses tiene trazo estratégico, por el contrario y si no tiene conducción política, corren el riesgo de ser manipulados con los salarios y otras “conquistas” por los enemigos de clase. Hitler estimulo los salarios y la seguridad social; uno de los tiranos más grandes de la humanidad, gozó de “conceso” popular en el manejo del Poder; y sobre todo manejando la mentira contra sus adversarios. Los resultados catastróficos e inhumanos están registrados con tinta indeleble en la historia de la humanidad. Para tomarlo en cuenta.

ALGUNOS INDICADORES NEFASTOS PARA REFRESCAR LA MEMORIA:

Víctor Paz Estenssoro (MNR), en pleno Proceso de la Revolución de Abril de 1952, mientras nacionalizaba las minas bajo presión de un pueblo en armas, en complicidad de Juan Lechín -Ejecutivo de la Federación Sindical de Mineros de Bolivia, FSTMB, y Vicepresidente de Paz Estenssoro en su segunda gestión-; desvió el hecho histórico en sueldos y salarios, para luego desnacionalizar los hidrocarburos con el Código Davenport. Además, conjuntamente Mario Gutiérrez Gutiérrez (FSB) fue cómplice del sangriento golpe de Estado de 1971 que encumbró en el gobierno a Hugo Banzer Suárez (Lechín le apoyó en las elecciones y a cambio recibió la condecoración del Cóndor de los Andes). Paz Estenssoro, Instauró el Modelo Neoliberal a título de que “Bolivia se nos muere”, relocalizando mineros y obreros con 1.000.- $us por año, cuyo proceso culminó en una emulación a Mariano Melgarejo con su seguidor Gonzalo Sánchez de Lozada, el mismo que a título de modernizar el Estado subastó nuestra Empresas Estratégicas del Estado con la tristemente célebre “capitalización”, en un marco de corrupción sin precedentes; quién para consolarnos promulgó la Ley de Participación Popular, predestinado a cobrar impuestos en el área rural, y creó el Bonosol ligado al interés de las transnacionales. Los resultados fueron catastróficos y estuvieron a la vista de todos.

Los trotskistas y los revolucionarios de salón, parecen no haber percibido tamaños males políticos, económicos y sociales que desembocaron en crisis profunda del Estado Neoliberal, que hoy es sustituido por el Estado Plurinacional y con Autonomías. Con un periodo de vida muy corto avanza, hacia su consolidación con el Proceso de Cambios en la perspectiva histórica de las masas; legado de las luchas de los Movimientos Sociales, en especial del “Heroico Octubre del 2003”, donde trotskistas y revolucionarios de salón estuvieron ausentes en la conducción histórica. Por estas razones estamos como estamos, a puro sofisma, soliviantados por quienes concomitan con la derecha fascista. Cuya estrategia, ante la pérdida del poder central, de su hegemonía en las regiones y localidades, está definida, la división del país, en complicidad de los gobernantes ladrones del Estado y prófugos de la justicia cobijados en Estados Unidos, el país más belicoso del mundo y cabeza del capitalismo. Todos tramoyando el colapso del actual Proceso de Cambios, y creando condiciones para dividir el país por la vía violenta y sangrienta.

LA COB EN LA RUTA DE LA VERGÜENZA:

Se afirma que más del 65% de la población boliviana es pobre. Más del 50% de éste pertenece al área rural, de la cual más de la mitad está en condiciones de indigencia. Esta población rural más sus similares en los barrios periféricos de los centros urbanos, en calidad de informales y desocupados -sin sueldos ni salarios, sin seguridad social, sin mínimo nacional-; fueron quienes asumieron responsabilidad para lograr el actual Proceso de Cambios. Paradójicamente las organizaciones sindicales y populares a la cabeza de la COB, no condujeron nada, se plegaron, y hoy son beneficios del Proceso de Cambios que intentan truncarlo. A diferencia de la CSUTCB que tiene una conducta estratégica.

La posición del máximo Ejecutivo de la COB, que aglutina no sólo a los asalariados, a trasuntado en algo imposible y equivocadamente en dictadura sobre un gobierno popular que es resistido con odio por la derecha fascista, los implicados en la izquierda infantil y el imperialismo. Ha hecho abstracción del voto popular en las urnas, más del 64%, para implementar el Proceso de Cambios que hiere profundamente a la oligarquía enquistada en las transnacionales, cuyos tentáculo llega hasta las instancias menos sospechadas para hacerle olvidar al verdadero enemigo de clase mimetizado en su seno. Ello es vergonzantes para quienes estuvimos en lides sindicales, además, porque vulneran los principios más elementales del Sindicalismo Revolucionario. Como el no saber tipificar al verdadero enemigo de clase.

No es ocioso el viaje de parlamentarios de la derecha a Estados Unidos para reunirse con los gobernantes neoliberales prófugos de la justicia, por delitos contra el Estado y de lesa humanidad, comulga con hechos del reciente pasado. Las movilizaciones tozudas del transporte, con huelga general indefinida. La movilización de las universidades con el sofisma de defender la Autonomía Universitaria consagrada en la nueva Constitución. La huelga de los colegios médicos en pos de que no cambie nada. Las exigencias en las cárceles por pre diarios. Movilización de minusválidos por un bono. El paro de la Caja Nacional de Salud, cuyo servicio deja mucho que desear. Además, es bueno en esta oportunidad traer a la memoria la corrupción de elite que implicó a dirigentes de la CNS con Escobar ahora en la cárcel. Fue y es la lacra vergonzante del Sindicalismo Revolucionario. La conspiración está a la vista de todos irrefutablemente, y nuestros dirigentes radicalizados no lo ven.

Pedir la abrogación del D.S.21060, “reactivar” el aparato productivo, fuentes de trabajo permanentes para “todos” los desocupados, un salario acorde a la canasta familiar de 8.000 Bs. Faltaba que pidan el mar con soberanía sin más trámite y socialismo por arte de magia. Increíble pero cierto. Todo huele a nada por ser irracional respecto a la realidad heredada de los gobiernos neoliberales y que hoy, con muchísima dificultad, avanza en la perspectiva histórica con el Proceso de Cambios. Lo que pide la COB está en pleno proceso de ejecución, que hay que mejorarlo, sí, asumiendo corresponsabilidad.

Los resultados están a la vista de todos, no en la inmoral versión de los “vende patrias” (MNR, MIR, ADN, NFR en especial) y los sofismas de trotskistas y revolucionarios de salón. Toda esta forma de asumir la conducción de las organizaciones populares y sindicales avergüenza, porque se han convertido en reaccionarios del Proceso de Cambios, al igual que la derecha fascista, que desde fuera y mimetizada en las masas, hace lo imposible para truncar el actual Proceso de Cambios.

LA OSADÍA DE CIERTOS DIRIGENTES, REPUGNA:

Para los dirigentes neoliberales, el gobierno de Morales Ayma es igual o peor que el de las dictaduras (según quienes los parieron). Para dirigentes como Jaime Solares, el actual proceso es un apéndice del D.S.21060. Una pose tan canalla no se podía esperar. Sostener que una disposición de los gobiernos neoliberales les permitió acogerse a los beneficios de los 1.000 $us por año, y que otra disposición les recontrato a él, a Pedro Montes y miles de trabajadores de COMIBOL, y de paso decir que se le persigue porque le dice verdades al gobierno, es simplemente una canallada confesa. Esto que hoy hacen con Evo Morales Ayma, no lo hicieron con los gobiernos neoliberales. El colmo de la inmoralidad, desafiar al Vicepresidente que da la cara contra la derecha y el imperialismo, a vivir con 3.000.- Bs., percibiendo más de 12.000.-Bs, y beneficiario con 28.000 dólares, y de yapa, declarado en comisión, no ha de ser gratuito esa condescendencia de los neoliberales. La derecha sabe como cobrar sus facturas. Y Solares y sus similares están haciendo su “trabajo” para pagarlo.

No en vano el periodista derechista que le jaló la lengua le decía: “¿no teme por su vida?”. Jaime Solares debe cuidarse de sus amigos de la derecha que de sus enemigos de la izquierda. Para quienes lo conocimos le preferimos reflexionando y empujando el difícil Proceso de Cambios, que tiene poderosos enemigos multiplicados. Arriesgar por él vale la pena.

Todos los seres humanos tenemos derecho a equivocarnos, pero no a arrastrar a otros en irresponsabilidades oscuras. Estos señores de la COB han tipificado como a su enemigo de clase a los campesinos que son el sustento del gobierno de Morales Ayma y García Linera; su aliado histórico -que están en el poder por mérito y en justicia, con yerros, pero luchando por la transformaciones en condiciones adversas-, consecuentemente en contra del actual Proceso de Cambios. Han tipificado como al instigador de sus actos fascistas a un periodista de Canal 7, Horacio Martínez, que con valentía restablece la verdad y ello merece nuestro reconocimiento y respaldo, porque tiene su inclinación clara manejando la verdad y ojalá se multiplicaran en otros como él más pronto que tarde. ¿Los periodistas de la derecha serán “imparciales”?. ¡No!. Son uno de los tentáculos de los vende patrias.

Por otra parte, hacen la venia a trotskistas y a revolucionarios de salón. Se sienten cómodos con “periodistas” testaferros de las transnacionales y defensores de los ladrones del Estado, “perseguidos políticos”, son impulsores de la división del país. Peor enemigo no podían tener los pobres y los trabajadores. Dan vergüenza.

LAS ORGANIZACIONES SINDICALES NO SON SUSTENTO DEL GOBIERNO:

Según los clásicos de la historia; son los centros más desarrollados industrialmente donde se gestaran las verdaderas contiendas de clase, entre la burguesía y el proletariado. Esa afirmación parecía ser falsa, porque son los menos movilizados, y aparentemente han vivido ambas clases en “armonía y paz”, y en contraste sí sucedía todo lo contrario en los países más pobres, donde el proletariado es incipiente, como en el nuestro, con doble valor en la lucha de intereses históricamente irreconciliables. Porque, hoy, en las puertas de la segunda década del Siglo XXI, cuando los países “desarrollados” colapsan económicamente, y los damnificados son los proletarios, éstos comienzan a rebelarse, acicateados también; por el desplazamiento de la mano de obra gracias al desarrollo de la tecnología, y la saturación de los mercados. Grave desafío, estamos en los umbrales de que se cumpla las perspectivas trazadas por los clásicos. O el planeta se desploma y aplasta a la humanidad en su conjunto. Para la izquierda infantil no pasa nada.

La actual coyuntura parece un contrasentido respecto a los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”, que no fue conducido por el proletariado, ni la COB. No tuvieron conducción política. Fueron movimientos de masas que obedecieron a su natural creatividad y espontaneidad sin instrumento político. Si lo hubiera sustituido la COB como máxima organización de los trabajadores y los pobres; entonces sí, se podía asumir a sus componentes como estructura natural del actual Proceso de Cambios. Los hechos están demostrando todo lo contrario y no son ni pueden ser el sustento de base del gobierno, tipificado por la COB como su adversario. Y porque los de la COB, están en la líneas de sus enemigos de clase, la derecha. Los hechos así lo demuestran.

MEDITAR Y ACTUAR EN CONSECUENCIA; EL GOBIERNO NO DEBE CAER EN LA INGENUIDAD:

El gobierno está pasando por momentos que están siendo seriamente registrados en nuestra historia, y como orgullo de referencia hacia afuera. Se trata de un Proceso que desafía en desigualdad de condiciones al imperialismo que subyuga a los pueblos generándoles pobreza y dependencia para explotarlos sin misericordia. Por ello es bueno traer a la memoria lo que Marcelo Quiroga Santa Cruz sostenía: “No somos dependientes por ser pobres, sino que somos pobres por ser dependientes”; para ser creíbles, o que “para ser crítico no había que tener cola de paja, porque la conducta es la que nos condena”, como la necesidad de “Un Programa para Avanzar” es urgente.

La experiencia de nuestros gobernantes, hace que a simple vuelco de mirada sepan cuál el objetivo de cierto tipo de movimientos, cuántos de ellos son neoliberales con discurso antineoliberal. Cuando han puesto de manifiesto su ego, lejos de la concepción filosófica de que los obreros son la vanguardia de las luchas revolucionarias. La diferencia es abismal respecto a nuestro proletariado que ha perdido el norte respecto a la lucha de clases. Mal tratados por gobernantes neoliberales, y creen que su enemigo es el actual gobierno con sustento en el área rural, inmediato aliado de los obreros. Este sector que es frágil ideológicamente por su condición de clase, le ganaron la delantera a los obreros y la clase media que se resisten a aceptar la realidad.

Entonces, el gobierno no puede caer en la ingenuidad de que la realización del Congreso de la COB, sea el motivo para disputas de liderato. Los hechos demuestran un “ingenio” que antes no lo tenían, provocarán al extremo de que aparezcan unos “muertitos”, para estigmatizar con una fuerte razón al gobierno, y soliviantar con mayor razón a las masas. Colateralmente la derecha con toda su estructura intacta y sus medios, hagan aparentar la tramoya como algo real, nacional e internacionalmente. La división del país es una estrategia de la oligarquía parasitaria de nuestro país, íntimamente ligada a las transnacionales y el instinto belicoso del país del Norte, cuyo gobierno no por ser negro y católico, deja de ser el custodio de los intereses capitalistas. Veamos la Ironía. Con guerras criminales, implícito el envenenamiento del planeta, Premio Nobel. La toma de la COB, interesa a la derecha y el imperialismo, para utilizarlo como factor de poder contra el Proceso de Cambios con mentalidad separatista.

El gobierno debe exigir que sus colaboradores en instancias de decisión Nacional, Regional y Local, movilicen al sustento de bases que creen tener, además, demuestren que responden a una estructura partidaria a la cual tiene que dar cuenta cotidianamente como lo hace el Ejecutivo y sus colaboradores, de lo contrario; Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera deben crear nexos directos con las bases, y hacer que desde ahí emerjan corresponsables, que sean conscientes con el manejo del Aparato del Estado Plurinacional con Autonomías, en la perspectiva de la Liberación Nacional y Social. Consideramos una de las formas contundentes de organización para derrotar, en democracia, a los adversarios que hoya hacen lo que la derecha no puede.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-11-Abril-2011