Caracas y La Paz, (PL y Bolpress).- Periodistas de Argentina, Bolivia, Ecuador, Honduras y Venezuela acordaron estrategias para enfrentar a la dictadura mediática de transnacionales de la información, y propusieron crear un periódico digital del sur y un servidor encargado de emitir información que neutralice la manipulación y la mentira promovidas desde los centros de poder.

El jueves y viernes de esta semana, los protagonistas del I Foro Continental Comunicación para vencer al imperio, celebrado en el teatro Teresa Carreño, denunciaron la arremetida mediática de Estados Unidos y otros centros de poder contra los procesos de cambio, a partir del empleo de transnacionales de la información como punta de lanza.

Estamos ante una ofensiva en el plano del pensamiento y las ideas, en la cual la manipulación, la desinformación y la mentira son armas fundamentales que operan como un invisible ejército de ocupación, advierte la declaración final del foro Comunicación para vencer al imperio.

La declaración recoge además de acciones, una denuncia por el uso de los medios como punta de lanza para preparar posteriores medidas políticas y militares, método recién empleado por Estados Unidos y países europeos contra Libia. La oligarquía trata de sacar provecho de Twitter y Facebook, porque sabe que los pueblos carecen muchas veces de la posibilidad de acceder a los mismos.

Para el periodista hondureño David Romero, el foro constituyó un punto de partida en el objetivo de romper el cerco mediático de las transnacionales. Hemos dado en Caracas pasos hacia el nacimiento de una red continental capaz de derrotar los paradigmas del imperio y crear nuevos al servicio de la verdad, apuntó en declaraciones a Prensa Latina.

Similar criterio expresó el comunicador boliviano Fortunato Esquivel, quien fue uno de los moderadores de la segunda y última jornada del encuentro. A través de mesas de trabajo y presentaciones, identificamos estrategias que debemos perfeccionar en la práctica, porque urge una respuesta de los pueblos a la ofensiva contra nuestros procesos de cambio, dijo a Prensa Latina.

Cada vez son más groseras y evidentes las manipulaciones contra nuestros pueblos y en la práctica se comportan como fuerzas de choque o ejércitos de ocupación. “El imperio busca dividirnos con su dominio mediático, escenario que nos obliga a coordinar acciones, de ahí la importancia de reuniones como esta”, coincidió el periodista de la televisión pública argentina Ariel Magirena.

Según Magirena, la solución es salirse del campo de batalla impuesto por las clases dominantes y las principales potencias.Otras iniciativas del encuentro convocado por autoridades y organizaciones venezolanas fueron desarrollar una nueva teoría sobre la libertad de expresión y realizar reuniones sistemáticas para evaluar el cumplimiento de las estrategias.

Los participantes coincidieron en estimular la proliferación de emisoras, diarios y televisoras comunitarias y alternativas, con la particularidad de enlazarlas hasta lograr una poderosa red.

La creación del Periódico del Sur y la integración de los medios comunitarios y alternativos sobresalen entre las propuestas. Necesitamos con urgencia una estrategia capaz de hacer frente a la arremetida mediática contra los procesos de cambio en la región, y en esa dirección debemos trabajar unidos, afirmó Marcos Hernández, uno de los organizadores.

De acuerdo con el integrante del grupo venezolano Periodistas por la verdad, junto al Periódico del sur y la articulación de los medios alternativos, tiene que fortalecerse la lucha en las redes sociales, moderna herramienta utilizada como punta de lanza para desestabilizar y confundir a la opinión pública.

Argentina pudiera acoger en mayo próximo el II Foro Continental Comunicación para vencer al imperio, encuentro destinado a consolidar estrategias contra la hegemonía mediática de las transnacionales, adelantaron en Venezuela los organizadores de la primera edición.

En la clausura del foro, el gerente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela Marcos Hernández comentó a Prensa Latina la importancia del seguimiento a lo acordado aquí. Aprobamos una ambiciosa agenda que debemos impulsar, de ahí la necesidad de la cita en Buenos Aires, apuntó.

Para garantizar el éxito del segundo foro deben lograrse antes avances en iniciativas como la creación del periódico del sur y las coordinaciones entre los medios alternativos y comunitarios de la región. Vemos esto como un proceso que necesita pasos en firme para dar los siguientes, precisó Hernández, quien señaló la intención de ampliar los países latinoamericanos participantes.

Las iniciativas del ALBA

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) impulsa varios proyectos “grannacionales” en los sectores de educación, cultura y salud con una inversión inicial de 30 millones de dólares financiados por el Banco del Alba.

En la VII Cumbre del ALBA-TCP celebrada en octubre de 2009 se delegó a un grupo de trabajo del Consejo Político la tarea de desarrollar los proyectos Radio del Sur, Agencia de noticias del ALBA-TCP y la Escuela de Televisión y Cine del ALBA con el fin de impulsar un modelo comunicacional que rompa el cerco impuesto por el poder mediático transnacional.

Otro de los objetivos era promover el Proyecto ALBA Satélite para aprovechar la capacidad del Satélite Simón Bolívar en servicios de telefonía rural e Internet de banda ancha. Luego se planteó instalar un servidor latinoamericano público. La Secretaria Ejecutiva debía mantener un portal permanente con información referida a los avances, logros y propuestas, y garantizar la permanente producción y difusión de publicaciones.

Este año, la Alianza formentará la producción editorial, discográfica y audiovisual con el fin de quebrar la hegemonía de Estados Unidos en la industria cultural. El Banco de la Alianza financiará programas que potencian la unidad de los creadores, artistas, intelectuales, instituciones y movimientos sociales.

La recién creada empresa grannacional de Telecomunicaciones Albatel tiene el reto de generalizar el acceso a Internet con el objetivo de democratizar el uso de tecnologías de información y comunicación en los países de la Alianza.

Cable & Wireless Communications (C&W) llegó a un acuerdo con Telecomunicaciones Gran Caribe (TGC) para brindar servicios de telecomunicaciones a través de Alba 1, un cable de fibra óptica tendido desde Puerto de la Guaira, en Venezuela, pasando por Santiago de Cuba, hasta la estación de Lime en Ocho Ríos, Jamaica.

El cable tiene un costo de 70 millones de dólares y comenzaría a funcionar a mediados de año. La C&W manejará el tráfico de datos entre Cuba y Europa por 25 años, lo que permitirá a la isla multiplicar su capacidad de tráfico 3.000 veces.