Cuando se llega a saber que el 20 de octubre de 1904, el Tratado de Paz y Amistad entre Chile y Bolivia es suscrito en Santiago de Chile, las protestas en todo el país se propagan. Ese tratado firmado por Alberto Gutiérrez en representación de Bolivia y Emilio Bello Codesido por Chile, permite que el Estado chileno se apropie del extenso departamento del Litoral, incluidas sus riquezas terrestres y marítimas.

Es la culminación del sitio militar chileno de los territorios costeños bolivianos y de su extensión marítima, ocupación que tiene sus raíces en el avance sistemático que hace esa nación desde que se descubren las riquezas naturales en esos suelos, como son el huano, salitre, cobre, plata y otras.

Pero, como las protestas eran previsibles, el “montismo” (régimen liberal dirigido por el militar Gral. Ismael Montes) ha preparado un amplio plan represivo para garantizar que el desmembramiento sea aprobado en el Parlamento sin ningún obstáculo. No en vano el pueblo ha puesto a Montes el mote de “Tacho de cobre”, lo que alude a su sombrero tarro o de copa, supuestamente fabricado con el cobre de la rica mina boliviana de Chuquicamata, en poder de Chile.

Represión pro chilena

Inmediatamente y mientras se realizan las deliberaciones parlamentarias, Montes, articula las siguientes medidas represivas contra toda protesta: 1) Desde el día en que se conoce la firma del tratado hasta dos años después de que sea aprobado por el Parlamento, las imprentas quedan intervenidas; 2) se instaura la censura de prensa; 3) un total de 500 personas entre políticos, periodistas, catedráticos, escritores, artistas, artesanos y otros identificados como opositores al Tratado amputador son encarceladas, se prohíbe publicar sus nombres, mientras que dos mil personas huyen a la Argentina; 4) los excombatientes de las batallas del Alto de la Alianza, Pisagua, Canchas Blancas, Tarapacá, Tambillos son encarcelados y los ancianos sufren prisión domiciliaria; 5) Montes permite el ingreso de agentes chilenos quienes propagan el rumor de que si el Parlamento no aprueba el Tratado, Chile invadiría el país y se castigaría a toda la población como se hizo en Lima durante la guerra.

Recién en febrero de 1905, el Congreso empieza a estudiar el Tratado. Los debates son duros, pero el oficialismo liberal tiene todo controlado, aunque no con mucho margen. De los 72 parlamentarios nacionales, 30 fundamentan su voto en contra y condenan el pacto entreguista, mientras que 42 “Padres de la Patria” aprueban la amputación de Bolivia.

El régimen liberal, caracterizado como uno de los más progresistas de Bolivia, es el culpable de la confirmación de nuestro enclaustramiento. Pero lo más lamentable es que los gobernantes posteriores, ocultaron también esa verdad.

A fin de reparar esa injusticia, presentamos la lista de parlamentarios que rechazaron el Tratado de 1904 impuesto por Chile, es decir, la entrega del departamento del Litoral y de sus recursos naturales. A continuación está la lista de los parlamentarios que aprobaron el enclaustramiento que hoy padecemos y también la del gabinete del gobierno del Gral. Ismael Montes que lo permitió.

Note el lector que entre los que vendieron una parte de la patria figuran políticos que hasta hoy son considerados buenos estadistas y servidores de la patria, tanto así que varias calles llevan su nombre; note también que varios de ellos tienen parentesco con políticos de la actualidad, mientras que los 30 parlamentarios que defendieron la integridad nacional, han sido borrados de la historia.

Ya que no se cumplió la sentencia a la que juran los funcionarios del Estado cuando asumen sus cargos, asegurando defender la patria y la soberanía nacional —”…si así lo hiciereis, Dios y la Patria os premien y si no, os lo demanden”— nosotros lo hacemos.

Parlamentarios que NO aprobaron la firma del Tratado de 1904

Senadores: Daniel Salamanca, Tomás O’Connor d’Arlach, Pastor Saínz, Eduardo Delgadillo, Guillermo Cainzo, José María Camacho, Miguel Ramírez, Pablo E. Roca, Pedro Ignacio Cortez, Primo Arrieta

Diputados: Atlliano Aparicio, Benigno Caballero, Casimiro Campero, Carlos V. Romero, Domingo L. Ramírez, Feliciano Abastoflor, Fernando Campero, José Orías, Juan W. Chacón, Juan Miranda Calvimontes, José Manuel Ramírez, Juan Manuel Sainz, José R. Pérez, Luis de Argandoña, Natalio Arauco, Rodolfo M. Loza, Roberto A. de la Quintana, Román Paz, Venancio Jiménez, Zenón Orías.

Parlamentarios que aprobaron la firma del Tratado de 1904, es decir, la venta del Litoral boliviano

Senadores: Macario Pinilla, José Carrasco (fundador y propietario de El Diario), Enrique Collazos, Flavio López, José Feliz Camacho.

Diputados: Rosendo Villalobos, Rigoberto Paredes, Sabino Pinilla, Benedicto Goytia, Casto M. Rojas, Claudio Quintín Barrios, Rafael Berthin (hijo), Adelos del Castillo, Alberto Diez de Medina, Aurelio Gamarra, Angel Vásquez, Angel Navia, Antonio Marco, Arturo Molina Campero, Alfredo Prieto, Abigail Sanjinés, Carlos Flores Quintela, César M. Ochávez, Constantino Morales, Ezequiel Salguero, Facundo Flores, Isaías Morales, Jorge Galindo, José Santos Quinteros, Julio Zamora, José María Suárez, Jorge Pando, Luis Salinas Vega, Luis Serrudo Vargas, Luis F. Jemio, Macario Escobari, Maximiliano Justiniano, Manuel E. Vergara, Moisés Ascarrunz, Nicolás Burgoa, Quintín Rubín de Celis y Rómulo Herrera.

Poder Ejecutivo(Partido Liberal) responsable de la venta del departamento del Litoral y sus recursos naturales a cambio de un ferrocarril y 300 mil libras esterlinas (moneda inglesa)

Presidente: Ismael Montes (gestión 1904-1909); Vicepresidente: Eliodoro Villazón; Ministros: Claudio Pinilla (Canciller), Daniel Sánchez Bustamante (abuelo del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada); José Carrasco (fundador y propietario de El Diario, ahora, propiedad de su familia); Juan Misael Saracho; Clodomiro Montes (padre del Presidente); Manuel Vicente Ballivián, Benedicto Goytia, Aníbal Capriles, José Santos Quinteros, Daniel del Castillo, Angel Diez de Medina, Julio La Faye, Isaac Araníbar, Alberto Gutiérrez (Ministro Plenipotenciario ante Chile).

Fuentes: “Historia internacional de Bolivia” de Miguel Mercado M.; “Presidentes de Bolivia: Entre urnas y fusiles” de Carlos Mesa Gisbert; periódico “Antofagasta”. La Paz, 23 de marzo de 1969).

* Historiador y periodista.