“Las masas cuando no tienen conducción política en su perspectiva histórica, tienden a ser manipuladas en su consciencia y ser presa fácil de sus enemigos de clase”. Esto sucede generalmente cuando no existe conducción política de esas masas que se movilizan por lograr mejores condiciones de vida y no necesariamente por salarios o reivindicaciones sectoriales; que siendo legítimas no deben sobreponerse a estrategias de bien para todos. Pero, ocurre todo lo contrario; esas demandas tienden a ser capitalizadas por la derecha mimetizada en las masas, para plantearlos en términos imposibles; en complicidad de una izquierda infantil -trotskistas y revolucionarios de salón-, que se encarga de robarnos historia para truncar el avance de las masas en su estrategia propia. Para ellos Evo se acabó, como por arte de magia. Sólo la derecha agarra lo que sabe que no es cierto, maquiavélicamente.

Suponiendo que así fuera, cosa que no es cierto; los adversarios de Morales Ayma ya reconocieron el liderato incuestionable del indígena que no les agrada, pero, a partir de esa deducción tramposa ¿Será que la derecha se ha convertido en alternativa al actual Proceso de Cambios?, ¿Será que los cara duras de siempre vuelquen su interés a favor de los pobres y los trabajadores?. No. Porque dejarían de ser explotadores, ladrones del Estado, sátrapas y testaferros de las transnacionales. Y desaparecería el choque de intereses históricamente establecidos de manera irreconciliables.

LAMENTABLE AUSENCIA DE UN ORGANO CONDUCTOR DE MASAS:

Hasta el momento no se tiene un instrumento político, ni un programa que logre aglutinar a las masas en su conjunto; que permita la toma del poder para instaurar la “Dictadura del Proletariado” y realizar las transformaciones históricas. Peor, las organizaciones sindicales y populares no tienen consciencia de sí, ni de para sí. Mucho peor, ellas se han reducido al papel simplista de acicatear reivindicaciones salariales, subalternizando el de las grandes mayorías que lucharon por algo estratégico; un nuevo tipo de Estado con perspectiva de Liberación Nacional y Social.

Es una pena, ver cómo hasta el momento, las organizaciones sindicales y populares no hayan asimilado las enseñanzas que nos legaron los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”, ni a identificar al verdadero enemigo de clase. Decenas de muertos y centenares de heridos, en su mayoría sin dependencia obrero patronal, han trasuntado en el histórico desmoronamiento del Estado Neoliberal y no precisamente por sueldos y salarios. Entre lo más importante, un nuevo tipo de Estado y la recuperación de la propiedad de los hidrocarburos; fue la visión estratégica de los Movimientos Sociales. Hoy en la vidriosa senda del Proceso de Cambios, nos guste o no marcha, con muchísima dificultad, cierto. Responsabilidad histórica asumida por el MAS bajo el liderato de Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera, y un equipo ministerial cada vez menos fuerte políticamente, gracias a los “cambios” sugeridos por los “sectores” sociales con discurso antineoliberal y conducta neoliberal, en perfecta comunión con la derecha. Así, la ausencia de un órgano conductor de masas es patente e irrefutable.

LA DERECHA ESTA A LA VISTA DE TODOS Y NO SE LOS QUIERE VER:

A la derecha reaccionaria se le quitó el sueño; trabaja al minuto con sus resabios que se encuentran intactos en el entramado político de las masas; las iglesias, las ONG(s), los medios de comunicación y sus implicados. Son quienes se han dado a la tarea tramposa de realizar análisis y encuestas “científicas” para verificar el grado de deterioro de popularidad de Evo Morales Ayma. Y los más osados han vaticinado su inminente caída, y sencillamente porque el “pueblo así ya lo había decidido”. Pero, será el tiempo quien se encargue de demostrar lo contrario.

Evo Morales Ayma y sus colaboradores, intentan empinar el nuevo tipo de Estado tan anhelado, Plurinacional y con Autonomías; en cuya travesía han encontrado a quienes le salieron al frente arrogándose representación del pueblo para “reclamar” el legado de los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”. Intentando eclipsar la decisión del pueblo en las urnas. Dos tercios de votos en las instancias de decisión política, para garantizar la estructuración del nuevo tipo de Estado a través de un Proceso de Cambios en la perspectiva de la Liberación Nacional.

La trayectoria del gobierno aparentemente tiene serias e insalvables cuestiones políticas, económicas y sociales. Veamos cómo eso no es cierto, sin que ello implique que las cosas estén como todos desearíamos:

1) En políticas de Estado; como nunca se ha estado trabajado de manera continúa -pese a la conducta negativa de la derecha- para estructurar el nuevo Estado Plurinacional con Autonomías. Ya se tiene una nueva Constitución y está en pleno proceso de adecuación de las Autonomías a través de sus estatutos. Se tiene el instrumento jurídico que evita el racismo y la discriminación para lograr una unidad genuina, como también la de anticorrupción, con carácter retroactivo para los cargos de daño económico contra el Estado, con procesos que no paran aún en ausencia de los delincuentes imputados. Se está desarrollando una estrategia de recuperación del mar con soberanía, pacíficamente y a paso firme. Todo, en una difícil perspectiva de Liberación Nacional y Social. Sólo los trotskistas y los Revolucionarios de Salón no quieren reconocer estos avances históricos. Pero la derecha está seriamente resentida al igual que las transnacionales. Por ambos flancos hacen fuerza común para truncar el actual Proceso de Cambios.

2) En materia económica; con la “Nacionalización de los Hidrocarburos”, Evo Morales Ayma demuestra certeza en el diseño de sus políticas económicas de gobierno, pese a los defectos de los cuales aún pudiera adolecer (abrogar la Ley de Hidrocarburos No.3058), sino, ya habría que imaginarnos con sólo 18% para el Estado y 82% para las transnacionales por la explotación de hidrocarburos. Arreciada tal situación por la crisis económica financiera internacional, por la crisis energética, de alimentos y de mercado, incluido la del agua, y las inclemencias del tiempo; los bolivianos así, estaríamos en la lona sin posibilidades de levantarnos, y estamos de pie, desafiantes en la dificultosa travesía del Proceso de Cambios.

Se han recuperado las Empresas Estratégicas del Estado; se reactivó la minería con COMIBOL, se diseño una producción estratégica del MUTUN, y se espera hacer lo mismo con el litio del Salar de Uyuni. Se han creado fábricas: de papel, de cartón, de lácteos y otros. El Aparato Productivo del Estado – hecho escombros por los gobiernos neoliberales- está ahí a la vista de todos, en una muestra patente de inversiones que hacen al crecimiento económico en general. No suficientes, cierto, pero no hay peor cosa que no hacer nada y ver las cosas negativamente. Los indicadores económicos dicen cómo no se sintió las crisis antes mencionadas, pese al dañino encarecimiento del costo de vida generado por la oligarquía del oriente que monopoliza los principales productos de la canasta familiar; pese a ser beneficiarios de la subvención de carburantes pagados por el pueblo en su conjunto (para el 2010 se gastó 660 millones $us y para el 2011 se ha presupuestado algo más de 1.000.- millones $us).

3) En materia social; se ha derogado el artículo que inmovilizaba a los trabajadores –Art.55 del D.S.21060-, y los fabriles siguen igual como antes, acostumbrados a la explotación del patrón, el mismísimo que encarece el costo de vida y no el gobierno del nuevo tipo de Estado que intenta todo lo contrario. La seguridad social neoliberal, nos condenaba a jubilarnos a los 65 años, homologándonos a los países “desarrollados” que hoy intentan imponerles entre 65 y 70 años. Siendo nuestro país uno de los más pobres del Continente; en coherencia, Morales Ayma promulgó la ley que jubila a los 58 años, y las mujeres hasta los 53 años, y con muchos otros beneficiarios (magisterios, transportistas, trabajadores informales, etc.) que en épocas neoliberales habrían sido algo imposibles. ¿Con qué dineros si estamos tan mal económicamente?.

En educación el legado del MNR hiere mortalmente la Autonomía Universitaria, ¿Dónde estuvieron los autonomistas para defenderlo?. ”Había que modernizarnos”. Hoy tienen suficiente dinero para desarrollarse y dar seguridad social a estudiantes que deberían tener mentalidad de compromiso y de Liberación Nacional; como nos lo legaron los que conquistaron y reconquistaron la autonomía Universitaria. Hay más infraestructura e ítems para salud, educación y deportes; como también asistencia económica para los pobres a través de bonos. ¿con qué dineros, si la nacionalización no sirvió para nada?. No es colaborando con la derecha que mejoraremos en lo social, de eso estamos seguros. Si no, basta dar una releída al D.S.21060, que no desaparecerá por simple abrogación como lo pide la COB. El desafío está en cómo cambiar el sistema que con él se estructuró. Difícil tarea desde luego.

FRAGILIDAD POLÍTICA DEL GOBIERNO DEL NUEVO TIPO DE ESTADO:

Seguramente apenas hemos utilizado algunos indicadores que nos convencen de que el Proceso de Cambios avanza. Y que deseamos resultados mucho más rápidos y contundentes que los alcanzados en un país tan pobre, atrasado y dependiente como el nuestro, es cierto. Pero, ¿con cuánto correlato de fuerzas cuenta el Proceso en la perspectiva histórica de las masas?. Este es el gran detalle histórico. Hacer parar un edificio nuevo sin obreros es algo imposible de concebir, o el proyecto nace muerto. ¿Quiénes están asumiendo responsabilidad en el avance del actual Proceso?, muy pocos y son los menos indicados en condiciones de clase. El Proceso así, está en peligro.

La derecha y sus implicados, se han esforzado al extremo de rayar en el extremo de la mentira fascista. En querer hacer creer que estamos mal económicamente porque el gobierno se dedica más a la política. Maquiavélicamente pretenden convencernos que lo que hicieron los gobernantes del Estado Neoliberal fue “trabajar”, más que hacer política. Todo lo contrario. El gobierno de Morales Ayma y García Linera están huérfanos de un instrumento político, del factor consciente, del órgano conductor de masas. Perseguir judicialmente a los ladrones del Estado no es “persecución política”. La derecha ha osado una agresividad tal donde no ha encontrado respuesta política del MAS, más que lo que se puede hacer aplicando la ley con una estructura jurídica que aún obedece al Estado Neoliberal. Los hechos así lo demuestran.

Las Organizaciones Sindicales y Populares se han convertido en punta de lanza de las “masas”, en cuyo interior se encuentran dirigentes con mentalidad neoliberal (MNR, MIR, ADN, MBL, NFR, y sus aliados trotskistas y Revolucionarios de Salón) que no se los percibió en las jornadas de lucha de los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”, y que hoy descaradamente se arrogan representación. ¿Acaso, hacen algo para que se haga justicia en honor a quienes ofrendaron sus vidas por el actual Proceso de Cambios?. Nada. Acá es donde se ve nítidamente la fragilidad política del gobierno. Los sectores organizados no son su sustento de base (excepto, los productores de la hoja de coca, campesinos y pueblos originarios, cuya condición de clase es muy especial y de mucho cuidado); para ello, primero tendrán que atravesar una crisis ideológica inevitabe. La disyuntiva está clara; o están con el Proceso en el marco de la izquierda, o se convierten en reaccionarios del Proceso alineados en la derecha. Que no pase lo que ocurre en Venezuela; la derecha se ha apoderado de los sectores organizados y de las masas universitarias, en contra del gobierno antiimperialista de Hugo Chávez Frías.

No se necesita ser del MAS para impulsar y defender el actual Proceso de Cambios que nos legaron los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”, se trata de un bien para todos y no para apetitos intestinos, cualesquiera sea la forma que se los plantee.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-31-Marzo-2011