1.- A inicios de la década anterior (2002), los avanzados núcleos de obreros de la clase obrera fabril daban sus primeros pasos para enfrentar de mejor manera la lucha contra el capitalismo y la llamada “globalización”. El Sindicato de empresa (debilitado como estaba) era insuficiente para enfrentar a las poderosas patronales que habían constituido empresas concentradas y centralizadas a nivel nacional e internacional; urgía construir nuevas organizaciones sindicales para afrontar las actuales condiciones de la lucha de clases, que sirviese como instrumento para detener los despidos, la pérdida de derechos laborales y de defensa del salario.

2.- “La alta acumulación (concentración y centralización de los capitales) han llevado a que la producción capitalista se transnacionalice e imponiendo el neoliberalismo ha hecho que unas cuentas empresas dominen la producción y el comercio mundial. En el mundo unas 40.000 empresas transnacionales tienen 68 millones de trabajadores desplazados por todo el mundo” (Documento del Sindicato de Trabajadores de la cerveza, 2003). De este proceso nuestro país no podía estar al margen, diversos ramos de la industria manufacturera están concentradas y centralizadas en manos de uno o dos empresarios. El caso más emblemático es la industria de la cerveza (CBN-La Paz, Huari, Enalbo, Taquiña, CBN-Santa Cruz y Astra).

3.- La concentración y centralización es una tendencia del desarrollo de la sociedad capitalista. La competencia entre capitales por copar mercados para obtener más ganancias y acumular más capital, lleva consigo que muchos de los empresarios menos competitivos en el mercado sean absorbidos por empresas más fuertes. Por otro lado, el capital se reinvierte y se concentra la acumulación capitalista, lo cual lleva a integrar todas las fases de la producción. Un reducido número de empresarios posee una masa de capital cada vez más importante.

4.- Esta tendencia de desarrollo de la acumulación capitalista impone al empresario a competir en el mercado; las empresas mejor equipadas con una composición orgánica de capital más elevada, serán las triunfadoras; cuanto mas mecanizada sea la empresa le posibilitará obtener la tan ansiada ganancia. Este proceso lleva a la constitución de monopolios en la economía. Y el poder económico define al poder político.

Este proceso de acumulación capitalista significa para la clase obrera un mayor desempleo, el perfeccionamiento permanente de las máquinas nos lleva a que se ocupe a menos trabajadores. Significa la intensificación del trabajo para quienes son ocupados en el proceso productivo, mayor jornada de trabajo, etc.

5.- Frente a los efectos de la concentración y centralización capitalista, los obreros de la cerveza en Bolivia iniciaron un proceso de construcción de nuevos instrumentos de lucha; en 2003 constituyeron la Intersindical Nacional de Trabajadores Cerveceros de Bolivia, que agrupaba a las siete fábricas del virtual monopolio constituido en el país por la QUILMES-AMBEV (ahora absorbidas por la Interbraw-Belgica), para constituir la unidad obrera de los obreros de las siete plantas, para defender sus actuales conquistas sindicales y profundizarlas. Para ligar la lucha obrera fabril a la lucha de la clase obrera latinoamericana y mundial. Para contribuir al camino de la reorganización del movimiento fabril y romper con las direcciones pro patronales.

6.- En 2010, los obreros del consorcio Gloria S.A., que concentra las tres Plantas de lácteos PIL (Cochabamba, La Paz y Santa Cruz), fundan el Sindicato Nacional de Trabajadores de las PILes y en 2011 los Obreros del grupo SOBOCE fundan el Sindicato Nacional de Trabajadores de SOBOCE (SOBOCE, EMISA, EL PUENTE). Son pasos concretos que da la clase obrera fabril en el proceso de su reorganización. El Proletariado no crea nada a ciegas, la lucha de los obreros cerveceros que los ha llevado a constituirse en la vanguardia de la lucha obrera fabril, que ha dado pasos firmes en defensa de sus actuales conquistas, y ha conquistado nuevas, ha mostrado el camino a seguir a los obreros de otro rubros, de otras empresas.

7.- Las Intersindicales o los Sindicaros nacionales, como ha quedado demostrado, no dividen a la clase obrera fabril, no son organismos paralelos a las Federaciones Departamentales o a la Confederación Fabril. Es un nuevo instrumento, una nueva organización en defensa del proletariado, en la lucha encarnizada entre los obreros y los empresarios, y como tal deben ser reconocidos por las organizaciones de la clase obrera fabril (Federaciones y Confederaciones).

8.- Trotsky, un teórico de la clase obrera, defendió que la clase obrera, por el papel que juega en el proceso productivo del capitalismo –al que aporta el factor decisivo, el factor de la fuerza de trabajo–, es la clase social que dispone de la capacidad material para hacer posible el derrocamiento del propio sistema capitalista, para que la clase obrera transforme esta fuerza potencial en real, necesita de la organización, que le proporciona cohesión política, una táctica y una estrategia: el sindicato, el partido político.

9.- En nuestro país, el 2010 y el 2011 ha quedado establecido que la clase obrera (fabril, minera) se va constituyendo en clase dirigente. Este proceso de reorganización de la clase obrera, que viene acompañado de la constitución de nuevas organizaciones (Intersindicales y Regionales), debe si quiere avanzar estar ligado a desarrollar el aspecto político de la lucha de clases, del partido revolucionario de la clase obrera.

* www.amrbolivia.tk