Un estudio encargado por el grupo “Women in Jornalism” (WiJ) en ocasión del día dedicado a la fiesta de las mujeres ha revelado un claro predominio masculino en el sector de la información. Los números hablan de una presencia femenina en los periódicos británicos que oscila entre el 25% del “Indipendent” al 36% tanto del “Daily Mail” como del “Osserver”.

En general, en la industria periodística británica, la presencia femenina se sitúa en un máximo del 30%. Un desequilibrio que aumenta cuando se consideran las primeras posiciones al interno de un rotativo. En estos casos la presencia de las periodistas británicas disminuye más respeto a los colegas de sexo fuerte: en ocho de los diez principales cotidianos ingleses, los hombres que ocupan posiciones jerárquicas altas son el doble en relación a las mujeres.

El estudio evidencia, como el predominioo masculino en los periódicos británicos, es una realidad, incluso en sectores como el arte dónde la presencia preponderante debería ser femenina. En este sector los redactores de sexo masculino son el 70%, mientras que en el ámbito como moda, costumbre y sociedad el género masculino cubre el 49% de presencias. En otros sectores como el político, económico, actualidad, etc. la preponderancia masculina conquista cumbres más elevadas.

Haciendo un análisis de los síngulos medio de comunicación, el “Indipendent” resulta el periódico más “masculino”, con un porcentaje de redactores que superan el 75%. Prácticamente análoga es la situación en el “Sun” y en el “Daily Telegraph” donde las mujeres representan únicamente el 26% de la redacción.

Los cotidianos de su majestad británica con el mayor número de periodistas de sexo femenino resultan ser el “Osserver” y el Daily Mail”, los dos con el 36% de redactoras, seguidas por el “Daily Expresse” dónde la proporción es del 35%.

Estos resultados –ha manifestado la coordinadora del estudio- estimulan serias dudas sobre el peso de mérito en la prensa británica. Frente a una realidad tan clara de poca representación de las mujeres en sectores como actualidad, política o economía, es menester preguntarse, si la ausencia de las mujeres pueda afectar el contenido y la opinión de las noticias.

La presidenta del grupo “WiJ” y redactora de la revista “Financial Times”, manifiesta que estos resultados presentan un “desequilibrio de género que es muy explosiva” y que no podrá durar por mucho tiempo y hacen ver como viejos escrúpulos estén todavía vivos.

La situación en el resto de Europa no es que sea mejor: en el 2006 la presencia femenina era alrededor del 31%, mientras que en el 2009 el porcentaje aumentó al 38%, siempre poco en relación a la presencia del sexo fuerte.