(ABI).- “Mientras haya desigualdad, inequidad e injusticia social, la lucha por la liberación de los pueblos proseguirá”, manifestó el domingo el presidente de Bolivia, Evo Morales, en el acto central de celebración del décimo sexto aniversario de fundación del gobiernista Movimiento al Socialismo (MAS).

En una alocución de aproximadamente media hora frente a la multitud congregada en el estadio Municipal de Sacaba, en el departamento de Cochabamba, Morales subrayó que “mientras exista el imperialismo y el capitalismo la lucha no va a terminar”.

Dijo que llegó al poder con el apoyo del pueblo y “para servir al desarrollo y el bienestar de todos y no para servirse del mismo”. Anotó que pueden acusarlo de todo, pero “jamás de traicionar al pueblo boliviano”.

Morales indicó que, al llegar al poder con el apoyo contundente del pueblo boliviano en las urnas, puso en marcha un proceso de cambio que busca profundas transformaciones estructurales.

Morales ganó las elecciones generales de diciembre de 2005 con casi el 54 por ciento de los votos. Cuatro años más tarde un 64 por ciento le dieron su respaldo para iniciar una nueva gestión.

“Este proceso es de antes, está hoy presente y será para siempre”, señaló el Jefe de Estado al destacar que cada vez se suman al cambio más personas y movimientos de todos los sectores.

Dijo que desde la fundación de Bolivia en 1825, no hubo nunca un partido con tanta representación en el pueblo que el Movimiento al Socialismo (MAS).

“De las nueve Gobernaciones departamentales, siete están conducidas por el MAS, al igual que 250 de las 337 Alcaldías. “Si sumamos a nuestros aliados, son 300 Municipios que marchan con los postulados del proceso de cambio”, puntualizó.

Señaló que el MAS tiene más de los dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional y en los Concejos Municipales y Asambleas Departamentales.

“Es la fuerza y conciencia del pueblo boliviano que ha dado fuerza al Gobierno y a los programas que ejecuta en sujeción a una nueva Constitución Política del Estado que fue construida con el aporte de los representantes de diversos sectores de la población”, anotó.

Permanentemente interrumpido por los vítores de la multitud, el Mandatario reconoció que, pese a los cambios que ha vivido Bolivia desde enero de 2006, “aún falta descolonizar a algunos sectores que mantienen actitudes de racismo, discriminación y sectarismo”.

“Esta es una revolución democrática y cultural que se ha impuesto por la fuerza del voto y no de las balas, por lo que hay que defenderla de las amenazas que se ciernan en su contra”, enfatizó.

Morales manifestó que desde que inició su mandato fueron varios los intentos de sectores políticos, cívicos y empresariales de oposición que intentaron desestabilizar al Gobierno.

El año 2007, la oposición planteó un referéndum revocatorio para desalojarlo del poder, pero la respuesta fue contundente porque fue ratificado con el voto del 67 por ciento de la ciudadanía.

“Posteriormente intentaron desencadenar un golpe cívico prefectural desde algunas regiones donde existían grupos opositores, pero igualmente fracasaron por la acción decidida del pueblo”, afirmó.

Agregó que el siguiente paso fue promover acciones terroristas y separatistas al mando de grupos mercenarios, pero igualmente fracasaron en el año 2009.

“Hoy, los propiciadores de esos actos ilegales huyeron a Paraguay, Brasil y especialmente a Estados Unidos para no someterse a la justicia”, dijo.

El Mandatario dijo que los recursos generados por las empresas estatales son traspasados al desarrollo del pueblo, a los que suma la cooperación internacional solidaria.

“El año 2005, durante un Gobierno neoliberal, la inversión pública anual no alcanzaba a 600 millones de dólares, este año llegará a más de 3.000 millones de dólares”, afirmó.

Subrayó que con el programa Bolivia Cambia, Evo Cumple ha activado en todo el país 4.000 proyectos de desarrollo para mejora la calidad de vida de la población,

El MAS cumplió este domingo 16 años de vida. Morales dijo que su nacimiento es histórico e inédito en el mundo, porque surgió de la unión de los pueblos abandonados, discriminados y vilipendiados que luchan por la liberación nacional.

“Las raíces del MAS son los movimientos sociales, a los que se suman cada vez más sectores que quieren impulsar el crecimiento de una Bolivia con igualdad y equidad”, anotó.