Mega marcha británica

Isaac Bigio

marzo 26, 2011Publicado el: 3 min. + -

En la tarde del sábado 26 de marzo alrededor de medio millón de personas provenientes de todo el Reino Unido fueron llegando hasta el principal parque del centro de Londres (el Hyde Park). Diarios serios y objetivos como The Guardian, Metro o el conservador Telagraph estiman que la movilización congregó al menos 400 mil almas, aunque los organizadores afirman que ésta sobrepasó el medio millón de marchistas.

Estuvimos en todas las partes de la marcha y podemos decir que la caminata no paró desde las 11 am hasta al menos las 5am en la que se podía ver una masiva columna humana que llegaba a las inmediaciones del palacio real de Buckingham desde la plaza Picadilly. Se trata de la mayor manifestación que se ha dado con este gobierno liberal-conservador quien aún no cumple ni 11 meses en el poder. La única demostración que le ha superado en número desde lo que va este milenio fue la que se dio en el 2003 contra la guerra, en la cual se estima que entre una dos millones de personas recorrió similar trayecto. Sin embargo, esta marcha fue diferente. Si bien algunos carteles condenaban los bombardeos en Libia, el eje de las pancartas, banderolas, consignas y volantes se centraba en oponerse a toda forma de recorte a los servicios públicos en educación, salud y beneficios sociales. Había numerosas fotos y caricaturas cuestionando a dos figuras. Estas no eran Tony Blair y Gordon Brown, quienes fueron los que comandaron al gobierno laborista en la invasión a Irak, sino el primer ministro conservador David Cameron y su vice el liberal Nick Clegg. A diferencia de la gran marcha anti-guerra del 2003 había muy pocos asiáticos y musulmanes, quienes entonces se volcaron en masa a las calles, y menos aún liberales, quienes, mas bien, eran acusados de haber traicionado sus promesas electorales de no subir las matriculas universitarias para hacer justo ello apenas llegaron al poder. La inmensa mayoría de los marchistas eran británicos blancos afiliados a sindicatos. Muchas pancartas pedían una huelga general de 24 horas, algo que no ha conocido este país en décadas. Una minoría realizó ocupaciones y ataques a algunas tiendas. La marcha va a potenciar a los sindicatos y al laborismo quienes querrán trabar los planes de ajustes e incluso quebrar la coalición gobernante, en tanto que el liberalismo pierde popularidad y sectores de éste deben sentir la presión para cuestionar su alianza con los conservadores. El gobierno conservador empieza mal. Carece de mayoría absoluta en el parlamento y es el primer gobierno de la historia reciente del Reino Unido que tiene menos popularidad que la oposición en sus primeros meses en el poder. Las elecciones de este Mayo puede que le golpeen más.

Atrás