El gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia se niega a aprobar un decreto ya consensuado para dar protección a grupos indígenas ayoreos en aislamiento voluntario, denunciaron dirigentes de la Central Ayorea del Oriente Boliviano (CANOB) en el 141 período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que comenzó hoy en Washington.

El pueblo indígena ayoreo habita en el extenso bosque chaqueño de Paraguay, Bolivia y Argentina. En Paraguay, los territorios de muchas comunidades de cazadores-recolectores nómadas han sido ocupados por ganaderos, menonitas e inclusive por sectas fundamentalistas como la norteamericana Misión Nuevas Tribus, denunció Survival.

En Bolivia, los ayoreos que viven en aislamiento voluntario en los parques KaaYya y Otuquis, en la frontera con Paraguay, son atropellados por empresarios y traficantes que saquean sus recursos y se apropian de sus espacios de vida. Los indígenas no acostumbran ver personas ajenas a su comunidad y en algunos casos atacan a los extraños, aseguró la central indígena boliviana.

Los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial se encuentran “en situación extremadamente grave”, y algunos están en peligro de extinción debido a la violación sistemática de sus derechos fundamentales de parte de los gobiernos y agentes externos que invaden sus territorios o los persiguen para forzar contactos, deploró el IV Encuentro Trinacional de Pueblos indígenas de Perú, Brasil y Bolivia, celebrado en septiembre de 2010.

El IV Encuentro indígena exigió a los gobiernos de los tres países que no otorguen más derechos de explotación de recursos naturales o cualquier otra actividad a favor de terceros en territorios ancestrales de los pueblos indígenas en aislamiento; y que declaren “de Alta Prioridad” el reconocimiento oficial de sus territorios en áreas transfronterizas.

Con el apoyo técnico del Centro de Estudios Jurídicos (CEJIS), la CANOB ha redactado un proyecto de decreto que reconoce el derecho de las comunidades ayoreas a mantenerse en aislamiento, y delimita sus territorios. Plantea la inmovilización provisional de aproximadamente 3,4 millones de hectáreas, en la categoría de Tierra Fiscal no disponible, con el fin de evitar la otorgación de nuevos derechos a personas ajenas para el aprovechamiento de recursos naturales renovables.

La CANOB tramita la promulgación de la norma desde 2009. El decreto ya fue consensuado con el Viceministerio de Tierras, pero el Poder Ejecutivo se niega a aprobarlo. Por eso “demandaremos a nivel internacional que se respete el derecho de los compañeros ayoreos a quedarse en su territorio, sin ser amenazados por los grandes empresarios maderos que tumban arboles y desmontan su territorio”, anunció la asambleísta y representante del pueblo ayoreo Teresa Nominé antes de viajar a Washington.

El 25 de marzo comenzó el 141 período de sesiones de la CIDH con una audiencia temática sobre Pueblos Aislados y el Gran Chaco a cargo del Comité Indígena Internacional para la Protección de los Pueblos en Aislamiento y en Contacto inicial de la Amazonía, el Gran Chaco y la Región Oriental del Paraguay (CIPIACI).

Nominé aprovechó la oportunidad para pedir al gobierno de Evo Morales que cumpla el mandato de la Constitución y respete las normas y tratados internacionales de derechos indígenas ratificados por el Estado Plurinacional de Bolivia.

La Constitución Política del Estado (CPE) reconoce el carácter multiétnico y pluricultural de Bolivia (Artículo 1), y la obligación estatal de proteger y respetar los derechos sociales, económicos y culturales de los pueblos indígenas que habitan el territorio nacional, especialmente los referidos a sus Tierras Comunitarias de Origen (TCO). (Artículo 171)

El Artículo 31 de la CPE establece que “Las naciones y pueblos indígena originarios en peligro de extinción, en situación de aislamiento voluntario y no contactados, serán protegidos y respetados en sus formas de vida individual y colectiva… (y) gozan del derecho a mantenerse en esa condición, a la delimitación y consolidación legal del territorio que ocupan y habitan”.