Londres, La Habana y Quito (PL).- Cerca de 1,7 millones de personas en el mundo mueren de tuberculosis, mientras que el número de casos a nivel global -más de nueve millones- es hoy el más alto de la historia de la enfermedad. La OMS calcula que en 2015 unos 40 millones de personas padecerán la afección, y que cerca de ocho millones morirán por la dolencia.

Según la Organización Panamericana de Salud, en el mundo se han registrado 9,4 millones de casos nuevos y 1,7 millones de fallecidos. De ellos, 270 mil corresponden a casos en América Latina y entre 20 y 24 mil muertes.

La tuberculosis multirresistente (forma específica causada por un bacilo resistente a fármacos) se incrementa entre los niños de Europa, en tanto que Africa subsahariana está mayormente afectada por esta variante.

Un estudio realizado por la Escuela de Medicina del London College (Reino Unido) y la Universidad de Ciudad del Cabo (Suráfrica), publicado en la revista The Lancet, señala que en la región africana, cuatro de cada cinco casos de tuberculosis vinculada al VIH, es multirresistente.

Más de dos mil personas son infectadas con tuberculosis al año en Guatemala como promedio, afirma la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN) sobre la base de estadísticas de 2010. En ese periodo se detectaron dos mil 819 casos y de ellos mil 931 pulmonares, la variedad más contagiosa, para una tasa de entre 55 y 85 por cada 100 mil habitantes.

En Ecuador, los pacientes que padecen tuberculosis multiresistente recibirán un bono de 240 dólares y una canasta con víveres cada mes mientras dure el tratamiento médico, anunció el ministro de Salud David Chiriboga. El plan beneficiará a 600 de los cinco mil pacientes con tuberculosis. El objetivo del plan es disminuir la tasa de la enfermedad que ahora es de 4,8 casos por cada 100 mil habitantes, y la meta es tener dos pacientes por cada 100 mil habitantes.

La ausencia de un test diagnóstico rápido y barato, la extensión de los tratamientos, la falta de una vacuna efectiva y de voluntad política en la mayoría de los países pobres han impedido un mayor avance en el control de la afección, manifestaron los investigadores.

Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, este 24 de marzo, la OMS, el Fondo Mundial de lucha contra el sida, tuberculosis y malaria, y la Alianza Alto a la Tuberculosis llaman a reforzar los compromisos y contribuciones para diagnosticar y tratar un millón de personas afectadas entre 2011 y 2015.

Si no hacemos un esfuerzo extraordinario por afrontar este problema, veremos amenazada nuestra capacidad general de financiar y asegurar los avances continuos contra la dolencia, aseveró el director ejecutivo del Fondo Mundial Michel Kazatchkine.