El asbesto, amianto en otras partes, fue declarado cancerígeno en los años 80s. Muchos países entre ellos el Reino Unido, publicó un informe donde se reconocía que el asbesto era el causante de un tipo de cáncer. Si recordamos que las virtudes del asbesto eran tantas, durabilidad, maniobrabilidad, resistencia a incendios y tolerancia de altísimas temperaturas. Como resultado, muchas tejas y calaminas fueron reemplazadas por este material fantástico.

Recuerdo que mi hermano mayor trajo a casa un trozo de asbesto, lo tratamos de quemar, lo tratamos de calentar, y nada. La magia de este material se hizo guantes recubiertos de asbestos, paredes cubiertas del mágico material. Ahora un material maldito. La manipulación del asbesto es tan cuidadosa que no se puede ni siquiera echar a la basura una teja recubierta con este mineral.

Cuando el sindicato de profesores de la universidad Anglia Ruskin de Cambridge, presentó a las autoridades una queja de que los techos de algunos laboratorios estaban cubiertos de asbestos, el deán de la facultad nos dijo en una reunión que el riesgo de ingerir por vía respiratoria el asbesto en los laboratorios, era leve que incluso era menor que nuestra ingesta de asbesto contenido en los frenos de los coches. Es decir que cada vez que frenaba un coche usted inhalaba un porcentaje de asbesto, por tanto la preocupación era innecesaria.

Con el paso de los años y con el aumento de las quejas y la identificación más clara de que el asbesto es un cancerígeno de mucho cuidado. La universidad tuvo que reemplazar los tejados de los laboratorios, quienes trabajaban en esos laboratorios sufrieron de problemas respiratorios, algunos, pocos, desarrollaron cáncer, la duda si fue debido o no al asbesto respirado por años, preguntar a sus descendientes.

Lo feo

Las centrales nucleares fueron la respuesta científica más importante de los 70s. El uso pacífico de la reacción nuclear, el uranio podía ser tan bueno para producir tanta energía como se necesitase. Los países podían ahora y poco a poco, deslindarse de su dependencia del petróleo y de los mercados que éste generaba. Los países de la OPEP que tomaron el pulso al capitalismo de los 70s podían ser ahora mirados en menos. El petróleo, barato pero políticamente efervescente dejaría de ser el tema. Las centrales nucleares respondían. Energía limpia, pura y sin problema. El coste, bueno países ricos se daban el lujo de muchas plantas nucleares. ¿Y los deshechos, qué? Bueno con un poco de entusiasmo y planificación se podía deshacer de ellos, en turriles cubiertos con plomo y hormigón el problema estaba solucionado. Los gringos, los franceses, los alemanes, los rusos, los españoles, los chinos, los japoneses todos en la carrera de no depender del petróleo. Para que si podían ahora con un poco de uranio, y más tarde con un poco menos de plutonio generar millones de kilovatios hora.

¿Los accidentes? ¡Qué accidentes!, Three Mile Island, un susto, se arregló sin muertos. Chernóbil, bueno… los rusos es su culpa, si hubieran avisado antes, el problema se arreglaba. Muertos, sí pero no tantos si pensamos que los que se mueren en accidentes de coche en el mundo… Uf. Los japoneses, bueno, ¿a quién se le ocurre construir sin tomar en cuenta los terremotos y los tsunamis?

Lo malo

Los informes de que los escapes de la radioactividad son leves, que se están controlando, que todo lo que dice la prensa es exageración, la verdad es que los niveles de radioactividad que están en la atmósfera son tan mínimos, casi igual de los que recibimos cuando hacemos un viaje de larga distancia en avión o cuando nos sacan un rayos X. Que la leche y las espinacas estén contaminadas es normal, es decir que los niveles son tan bajos, claro mejor no consumirlos.

Bueno acaso no recibimos rayos gamma y rayos x constantemente… Es un poco solamente. La verdad es que el daño es casi igual al que recibimos cuando respiramos el aire en una ciudad como Santiago de Chile o México DF. Esto es lo PERVERSO.