Tsunamis en las dos costas del violento Pacífico

Isaac Bigio

marzo 18, 2011Publicado el: 8 min. + -

Cuando el mundo está pendiente del sismo del viernes que ha producido la mayor devastación del país más avanzado del Pacífico asiático, queremos recordar cómo otros tsunamis afectaron a la capital suramericana de los siglos XVI, XVII y XVIII: Lima. Esta entonces llegó a ser la urbe más rica de toda la cuenca de dicho océano, el mayor del planeta.

Esta ciudad fundada por los españoles en 1535 se transformó 7 años después en la capital del Virreinato de Nueva Castilla (luego renombrado del Perú), el mismo que se anexaba lo que había sido el mayor imperio del mundo de entonces (el inca) y abarcaba al grueso de Suramérica. Este fue el virreinato más extenso de todos los tiempos, el cual hasta 1717incluía al norte y hasta 1776 al surde los Andes.

Una de las cosas que más sorprendieron a los conquistadores era la gran cantidad de sismos que azotaban a la que denominaron como la ‘ciudad de los reyes’. Según una reseña de Carlos Bachman en El Comercio el día en que Lima celebró su 400 aniversario, los primeros cronistas registraron distintas clases de sismos en ésta entre 1513 y 1515, 1533, 1552, 1553, 1558, 1568 y 1578.

El peor que se dio en el primer medio siglo de Lima se produjo a las 7 pm del miércoles 9 de julio de 1586. Este produjo la caída de muchos predios, incluyendo la torre de la catedral.En el Callao, el puerto adyacente de Lima que fue el más importante del continente, se dieron olas de más de 20 metros de alto (el doble de las que se vio el miércoles pasado en Sendai), las mismas que llegaron a inundar tierras hasta 10 kilómetros adentro.

El virrey Torres y Portugal se salvó de milagro y tuvo que dormir a la intemperie.

El portal Callao.org describe el terremoto del 24 de noviembre de 1604el cual azotó entre 1500 y 2000 kilómetros del Pacífico central suramericano afectando a puertos como los de Callao, Camaná y Arica con olas de hasta 16 metros de altura. También sostiene que el del20-21 de octubre de 1687produjo olas de 5 a 10 metros de alto en el Callao y ello repercutió hasta en Japón.

En viernes 28 de octubre de 1746 Lima sufrió su peor terremoto, el cual solo dejó en pie a 25 de sus 3,000 viviendas.

Este dio paso a un tsunami que arrasó al Callao con dos olas. Una de ella, tan gigante como un edificio de 10 pisos, llegó a inundar 5 kilómetros contiguos. Todos los 23 barcos anclados allí fueron destrozados y algunos aparecieron hasta más de un kilómetro tierra adentro.

Bachman cita una fuente que afirma que solo el 1% de los 4,000 habitantes del Callao pereció en ese maremoto cuyas secuelas se hicieron sentir hasta Acapulco y Japón.

Felizmente, el tsunami del viernes sangriento del 11 de marzo del 2011 no produjo proporcionalmente nidelejos las mismas calamidades que tuvo eldel otro viernes fatídico del 28 de octubre de 1746.

El hogar asesino del oso Yogui

Una de las películas infantiles de moda que hay en momentos en que se ha dado el sismo japonés es la del oso Yogui. El paradisíaco hogar de este dibujo animado, Yellowstone, es, sin embargo, la incubadora de un cataclismo que, de darse, dejaría al terrible tsunami de Sendai como una risa de Boo Boo.

El horrible maremoto nipón del 11 de marzo, pese a que mató a más de 10,000 personas, produjo olas y estragos menores a otros anteriores. Por dar dos ejemplos, solamente en una década dos tsunamis ocurridos en océanos y latitudes muy distantes destruyeron a la capital del virreinato más grande y a la capital del imperio ultramarino más extendido que había hasta entonces en el mundo.

En 1746 uno destruyó a Lima y asesinó al 99% de los habitantes del mayor puerto del Pacífico (el del Callao) y otros nueve años después,en 1755 (ver mapa de abajo), otro mató a 100 mil personas destruyendo a Lisboa generando grandes olas desde Inglaterra y Escandinavia hasta el Caribe, África y Suramérica.

Otro tsunami, que ocurrió con el estallido del volcán de Santorini alrededor de 1650 AC, destruyó a Creta y a la civilización minoica, la más avanzada que en muchos rubrostenía entonces la humanidad.

La isla de la Palma en las Canarias tienen hoy un volcán que de estallar podría generar olas que sepulten Nueva York, Washington y varias ciudades norteamericanas.

75 meses antes que el tsunami de Sendai, se dio uno en Sumatra que asesinóa casi un cuarto de millón de personas en el océano Índico. Sin embargo, mayores olas (de hasta 40 metros de alto) fueron vistas en 1883 cuando otra isla indonesia (la de Krakatoa) quedó partida tras una explosión volcánica (más de 10 mil veces peor que la de una de las 2 bombas atómicas que cayeron sobre Japón en 1945).El sonido de tal detonación se escuchó hastaa5 mil kilómetros a la redonda. En 1815 la explosión del Tambora, otro monte en Indonesia, dio paso a un año planetario sin verano.

Aún mucho peor fue la explosión que se dio debajo del lago Toba en Sumatra (Indonesia) ocurrida hace 69 a 77 mil años atrás. A diferencia de losotrosvolcanes (cuya erupción se centra en un pico) éste es un súper-volcán (el único que ha explotado desde que existe la humanidad hace unos 200 mil años), el cual es una caldera de más de mil kilómetros cuadrados.

El estallido del Toba destruyó todo lo que había en una periferia de 20,000 kms2 desencadenando colosales olas y produciendo tanto humo y polvo que dio paso a un invierno global, a que la temperatura planetaria cayese entre 3 a 15 grados y a que se extinguiesen varias especies. Una de ellas casi fuimos nosotros, pues los 7 mil millones de humanos que hoy existimos descendemos de las pocas decenas de miles de personas o tal vez de las 2 mil parejas que sobrevivieron tal holocausto en todo el mundo.

Hay al menos otros 5 súper-volcanes conocidos. Uno es el de Yellowstone, en cuyo parque natural se supone que vive el oso Yogui. Las explosiones de éste hace 2 millones 1, 3 millón y 650 mil años atrás ocasionaron la extinción de muchas especies norteamericanas. Si se sigue dicha contante esa mega-caldera debería explotar en un plazo geológicamente no muy distante.

Mientras millones se divierten con las ocurrencias del oso Yogui, sisu ‘hogar’ ocualquier otro súper volcán producen otra de sus ocurrencias, toda la humanidad estaría en peligro.

***

El violento Pacífico

A pesar de su nombre, el Pacifico tiene la geografía más violenta del planeta. Éste está rodeado por el ‘cinturón de fuego’ que genera 9 de cada 10 sismos en el mundo. El Pacífico es el mayor océano. Su área (que distintas mediciones calculan entre los 150 y 200 millones de kms. 2) tiene un área superior al de la suma de todos los continentes. Allí se encuentran entre 20 a 30 mil islas (la mayoría de las que hay) y poco menos del total del agua líquida de la Tierra.

Su ‘cinturón de fuego’ en forma de herradura invertida une a toda la costa occidental de las Américas, Alaska, el Asia oriental, Indonesia y Nueva Zelandia. Este arco mide unos 40,000 kilómetros de largo y tiene 452 volcanes (3 de cada 4 que existen en nuestro planeta).

Las sacudidas que allí se producen se deben al movimiento de las placas tectónicas que componen y configuran a la superficie terrestre.

Las placas bien pueden chocar entre éstas (como pasa cuando la del Pacífico queda subsumida debajo de las placas de Australia y del Norte generando las elevaciones, volcanes y sismos de Nueva Zelandia y Nueva Guinea y los de Japón, Alaska y Hawái, respectivamente), separarse entre ellas abriendo grietas (como las que se producen entre la placa Pacífica y las de Nazca y la Antártida) o desplazarse en direcciones opuestas (como la que crean la falla y los terremotos de California).

Si bien los movimientos telúricos pueden generar matanzas también son responsables de haber desarrollado muchas de las actuales condiciones de vida. Los 3 archipiélagos más poblados del mundo (los de Japón, Filipinas e Indonesia en el Pacifico asiático) tienen tierras fértiles (al igual que Nueva Zelandia y los Andes), en parte, debido al producto de la lava y de los desplazamientos que desencadenan esos choques.

Las dos mayores cordilleras que hay (la de Himalaya y la de los Andes) se han creado como resultado de la sumersión de una placa debajo de la que ésta levanta. La placa del Pacífico ha producido la mayor fosa (la de las Marianas que, a 11 kilómetros de profundidad, es el punto más bajo de la corteza terrestre) y también la mayor montaña terrícola (el Mauna Kea de Hawái), la cual mide 10 kilómetros desde su base a 6 kilómetros debajo del mar. En comparación a ambas, el Everest tiene menos de 9 kilómetros por encima del nivel mar.

El Pacífico también produce la oscilación climática que más devastaciones regularmente causa a nivel internacional: el fenómeno del Niño. Esta es producida cuando se altera la temperatura de sus mares tropicales lo cual genera sequías o lluvias torrenciales en sus extremos opuestos, pero también puede concatenar varios cambios en climas tan distantes como los de Europa o África.

‘Tsunami’ es la palabra japonesa más común en varios idiomas. Esta se originó en el Pacífico asiático aunque los habitantes de todo este océano la han designado con otros nombres. Uno de ellos es el de ‘maremoto’ como así se llamó al del Callao de 1746, que destruyó al mayor puerto del Pacífico americano asesinando a más del 95% de sus habitantes.

Atrás