60 años de sueños

Carlos F Toranzos

marzo 14, 2011Publicado el: 3 min. + -

En estos largos 60 años he visto lo mismo. Proyectos que se planificaron desde que nací. Misicuni me ha acompañado en mi cuna. Cada tres o cuatro meses, el gran proyecto del agua salía a relucir con una o más ventajas, con una o más trampas. El túnel que tomaba las aguas de aquí, parecía que no era el apropiado, los geólogos e ingenieros obviamente no sabían, y si sabían no lo habían dicho. El proyecto seguía estancado y este estancamiento era, por milésima vez, el pan de todos.

Lo que a título de ser los mesías, promocionaban Misicuni. Esta era la panacea de su programa de gobierno municipal, de la prefectura antigua, ahora de la gobernación. Misicuni, con túneles a medio camino, con descalabros de todo tipo, sigue siendo el tema de las nuevas generaciones. Los recién nacidos, escucharán de las virtudes del proyecto y no lo verán materializado. (Los franceses y los ingleses han hecho un túnel bajo el mar, han puesto un tren que cruza el Canal de la Mancha, y nosotros seguimos con el proyecto. Los vecinos nuestros han perforado túneles para sus carreteras que son más largos que el túnel de Misicuni) ¿Cuántos presidentes han pasado por la oficina del proyecto? ¿Cuántos informes se han hecho sobre este tema? Me interesaría la cifra en kilos de papel y no en número de palabras. ¿Cuánto dinero, hasta ahora; ha costado esta llama blanca?

El general San Pedro, el coronel San Blas y los civiles, Don Mario y Don Perico, los licenciados en ingeniería, todos, todititos ellos con sus reuniones interminables:

-Ahora hermano, tenemos los mejores técnicos y a los italianos para llevar adelante y hacer realidad Misicuni.

Los regantes tendrán agua hasta para las épocas de sequía más desérticas, los cochabambinos de a pie podrán gozar de fuentes en sus plazuelas y maravillarse de cómo el agua desde el Tunari fluye; la luz que generada por las turbinas hidroeléctricas será, no solo para el uso de los llajtamasis sino para exportar. Los argentinos, brasileños, chilenos y peruanos necesitan energía, por tanto vamos a exportar electricidad.

Con Misicuni no solo las papas crecerían más robustas y de 60 papas por planta, las zanahorias sabrían a cielo por crecer con agua fresca de Misicuni. Agua para bañar a todos los ch’itis en los parques agua y más agua. Misicuni ya vive en los sueños de todos los cochabambinos.

Otro proyecto que nos sacaría de la pobreza, que nos haría exportadores netos de hierro. Mutún es el cerro más rico en hierro, los cálculos son tan grandes que, como Misicuni con agua, Mutún con hierro. Otro proyecto que ha hecho historia. Todos los que hemos nacido justito antes o después de la revolución del 52 hemos recibido en nuestra cuna las dos emes. Esas emes que nos han hecho soñar, esas dos emes que se juntan con una tercera que está ya en nuestras cabezas cuando mandamos todo a la bendita eme.

Atrás