Los más de 300 edificios nuevos que se construyen en la ciudad de La Paz podrían saturar el mercado local de bienes raíces. La sobreoferta de departamentos inflaría una burbuja inmobiliaria que podría estallar a mediados de 2011, advierten varios expertos de la industria de la construcción.

La Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) estima que el sector de la construcción creció a una tasa superior al 10% en 2010. En la actualidad, el departamento donde más se construye es Santa Cruz. En Cochabamba hay 719 edificios de más de cuatro plantas, informó la Oficialía Mayor de Planeamiento de la Alcaldía. En esa ciudad se aprobaron 751 nuevas construcciones entre 2007 y 2010: 177 en 2007, 186 en 2008, 215 en 2009, y 173 en 2010.

En la sede de gobierno se aprobaron 394 planos de edificios nuevos con más de cinco pisos entre junio de 2008 y junio de 2009, informó el Colegio de Arquitectos de La Paz. Hasta enero de 2011 se encontraban en construcción 315 edificios de más de cinco pisos en la ciudad, reportó la Dirección de Administración Territorial de la Alcaldía paceña.

El boom de la construcción en La Paz se debe a varios factores, como por ejemplo el exceso de liquidez y la menor oferta de viviendas en anticrético. Por otro lado, la gente prefiere invertir sus ahorros en la compra de bienes inmuebles que les reporten una renta mensual, antes que invertir en actividades productivas a consecuencia de la gran incertidumbre política y económica.

Las facilidades de financiamiento bancario con tasas de interés menores al 1,5 por ciento anual contribuyeron al aumento del costo de las propiedades horizontales en La Paz en la gestión 2010. Se estima que un metro cuadrado en Miraflores cuesta 650 dólares, 700 en Sopocachi y 800 dólares en la zona Sur, es decir entre 20 y 30 por ciento más que en 2009.

Especialistas del sector citados por el sitio www.ingenieracivil.com calculan que a mediados de 2011 estarán a la venta alrededor de 1.000 departamentos en los barrios paceños de mayor demanda; la gran duda es si el mercado paceño podrá absorber la sobreoferta. Muchos inversionistas decidieron no arriesgarse y suspendieron proyectos de construcción de nuevas viviendas en la ciudad.

El hecho de que la construcción de viviendas sea la actividad más pujante recuerda que así comenzaron los problemas en otros países. Si esa tendencia se confirma, a mediados de este año reventaría en la ciudad La Paz una burbuja inmobiliaria como ya ocurrió en Estados Unidos, Inglaterra o España, provocando una caída de los precios de compra e incluso de los alquileres.