El Banco de Desarrollo Productivo (BDP) lanzó este miércoles un programa de crédito de 140 millones de bolivianos para estimular la producción de caña de azúcar en el país. El Presidente Evo Morales comprometió “la voluntad política del Estado para garantizar nuevos créditos que fomenten la producción y la seguridad alimentaria”, informó la agencia ABI.

“Bolivia debe convertirse en unos dos años en exportador de azúcar, para no pasar la vergüenza de ser nuevamente importadores”, dijo Morales al poner en marcha un programa de apoyo a la producción y renovación de los cañaverales para los pequeños, medianos y grandes productores en el departamento de Santa Cruz.

El Banco de Desarrollo Productivo (BDP) lanzó el Programa de Crédito Sectorial Cañero por un monto de 140 millones de bolivianos para la renovación y ampliación de cañaverales, y la compra de maquinaria agrícola. Los créditos serán canalizados por la Unión de Cañeros, a una tasa de interés de 6% anual y con un plazo de hasta 7 años.

El Programa será administrado por el Banco Unión S.A. de la ciudad de Santa Cruz y sus agencias repartidas en todo ese departamento. “En ningún caso se financiará deudas (compra de cartera) al sistema financiero y a proveedores”, aclara un boletín de prensa de la institución.

“El objetivo es incentivar la producción de caña con la inspiración de maquinaria a fin de que desde este año se garantice la soberanía alimentaria en la producción de azúcar”, enfatizó el Presidente y dijo que ese crédito puede ser renovado en forma permanente, de acuerdo al cumplimiento de los pagos por parte de los beneficiarios, para que no ocurra lo sucedido con unos programas de incentivo administrados por la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA), en especial de maíz, soja y arroz. Aseveró que, en este último caso, algunos beneficiarios se resistieron a cumplir con sus obligaciones. Morales instó a los productores a acceder a créditos para trabajar en la producción de alimentos y no para adquirir departamentos u otras propiedades en el exterior, como ha sucedido en el pasado con algunos grandes empresarios agropecuarios. “Cuando la tendencia mundial de empresarios e industriales europeos y de Estados Unidos es venir a invertir en América a Latina, algunos sectores nacionales quieren hacer lo contrario”, anotó.

El programa crediticio para la ampliación y renovación de cañaverales se suma a otro reciente en el departamento de Oruro para el incremento y mejoramiento de la producción de quinua, de gran demanda en el mercado internacional, recordó ABI.

“El problema del abastecimiento de alimentos es mundial y Bolivia podría convertir este problema en una ventaja para exportar y generar recursos para el desarrollo”, dijo Morales, y agregó que el objetivo es que la economía boliviana no solamente dependa de las exportaciones de gas y de minerales para convertirse en un referente importante de venta de alimentos que contribuirá a la solución de los problemas que afectan al mundo por el cambio climático.

El Mandatario reiteró que es necesario que Bolivia se convierta en un productor mundial de alimentos mediante una alianza entre el Estado y los productores a fin de contar con ingenios propios. Manifestó que es importante romper la explotación a la que someten los propietarios de ingenios para contar con propios que incrementen y cualifiquen la producción alimenticia y de minerales.

El ministro de la Presidencia Oscar Coca anunció que se aprobarán normas con diversos incentivos para estimular la producción agrícola, con el propósito de superar la escasez de alimentos. Señaló que esa política “incentivará la elevación de la productividad a fin de producir más alimentos en una misma superficie”.

“Si alguien está produciendo diez toneladas de papa en una hectárea, con la nueva norma se le dará premio e incentivo al que produzca 15 ó 20 para generar niveles de mayor productividad, cuidando el equilibrio y no la introducción de variedades que vayan a perjudicar la tierra o el equilibrio”, explicó.Anunció que el gobierno garantizará mercados y comprará los productos estratégicos a un porcentaje mayor. “Los incentivos van primero, desde garantizarles mercado, que por sí ya es mucho, y segundo el Presidente ya lo dijo que para algunos productos se pagará hasta el 10% más del precio del mercado bajo determinadas condiciones”.