Pongamos las cosas en su sitio, este podría ser el título del artículo. Ocurre como si en la coyuntura el tiempo se hubiera desencajado de sus goznes, como se dice en Hamlet de William Shakespeare. Nada está en su sitio y el tiempo anda desquiciado. El gran dramaturgo y poeta inglés toca las claves del drama y de la trama en el tiempo. Jaques Derrida trabaja deconstructivamente estas vertientes y estas vetas en los Espectros de Marx de una manera acuciante y hermenéutica.

Nosotros, los bolivianos, tenemos nuestros propios dramas y tramas, donde encontramos también estos desajustes temporales. La coyuntura actual, por ejemplo, nos muestra las desmesuras de las encrucijadas entre un horizonte temporal y otro, el que corresponde a la genealogía del Estado-nación y el abierto por el horizonte del Estado plurinacional comunitario y autonómico. Obviamente no es fácil cruzar las encrucijadas, que también pueden ser laberínticas. Es difícil moverse en los límites y en las fronteras entre horizontes temporales. Pero, quizás lo más difícil es abandonar los viejos hábitos, pero sobre todo construir los nuevos escenarios. Sin embargo, esto no debe ser una disculpa sino la evaluación del desafío, sobre todo para convocar a las fuerzas que apuntan al porvenir. El problema es que se ha desmerecido todo esto, todas estas tareas, se ha menguado el alcance de las tareas, y en vez de esto, se ha optado por recurrir a lo mismo, a las mismas recetas, al apego a los procedimientos e instituciones del pasado. En otras palabras, no se asume el momento, las exigencias del momento, la convocatoria de las circunstancias. Lo que pasa entonces es que nos dejamos aplastar por el peso de estas circunstancias, mientras tanto el tiempo transcurre y los desenlaces escapan de nuestras manos y terminan resueltos por la espontaneidad de los acontecimientos. El tiempo está desajustado, es la impresión que nos deja la experiencia contradictoria del momento, en una coyuntura turbulenta, pero, la pregunta es qué hacer, cómo actuar, en momentos como estos, ¿para ajustar el tiempo?, ¿para poner las cosas en su sitio? No tanto como esto sino para transitar de una determinada manera este tiempo turbulento, este espacio de encrucijadas. De lo que se trata es de no perderse sino cruzar, quizás la mejor palabra, la más apropiada, sea articular, las distintas direcciones del laberinto, los distintos tiempos de una temporalidad heterogénea, que fluye como viento huracanado. Entonces diremos como hipótesis pongamos las cosas en su sitio, hagamos un mapa para poder cruzar. ¿Qué tenemos como escenarios? Empecemos a dibujarlos.

La transición al Estado plurinacional comunitario y autonómico está en una encrucijada, entre las distintas direcciones abiertas o cerradas, tenemos, en primer lugar, la que conduce a la reforma del Estado, dirección opuesta a la de la transformación del Estado. Pero, ciertamente, estas no son las únicas direcciones en juego, hay más; muy cerca de la posibilidad de la reforma del Estado se encuentra la restauración perversa del viejo Estado, con todas sus mañas, con todos sus circuitos de influencias, con todas sus corrosiones, corrupciones y deformaciones desmesuradas, por todas las formas de la economía del chantajes y sus paralelismo secretos. Por el otro lado, próxima a la posibilidad de la transformación del Estado, se encuentra lo que podríamos llamar la figura política del caos, figura que nos habla de una situación que de no lograr transformar el Estado, tampoco simplemente de su desaparición, puede darse lugar la realización descarnada de la violencia en ausencia de todo orden. En este caso, diríamos mandan directamente las fuerzas, sin mediaciones. No se trata de una sustitución del viejo Estado por un espacio de asociaciones autogestionarias, que es otra dirección posible, sino precisamente de la ausencia incluso de estas asociaciones. El escenario del ejercicio descarnado de la violencia puede ocurrir, por lo menos como hipótesis de trabajo. Para entender estas opciones, estos escenarios, desde la restauración cada vez más perversa de las formas corruptas del viejo Estado hasta el escenario del caos, pasando por la reforma del Estado, llegando a la transformación del Estado, incluyendo una compleja asociación complementaria autogestionaria, debemos evaluar lo que se supone que pasaría con el ámbito de las relaciones económicas, los circuitos, los flujos, las estructuras y engranajes económicos, vinculados a los mercados y a las formas del capitalismo periférico. En el caso de la forma perversa del Estado, podemos suponer que las formas del capitalismo periférico logran un dominio abierto y demoledor corrompiendo todas las relaciones sociales. En el caso de la reforma del Estado, las formas del capitalismo periférico son reconducidas en función de redistribuciones y participaciones estatales en el excedente, afectando las formas y buscando modificar los términos del intercambio. En el caso de la transformación del Estado, el aparato político busca incidir en la transformación misma de las formas apuntando a reproducir relaciones no capitalistas. En el caso de las asociaciones autogestionarias, ingresaríamos a un escenario que situaría el ámbito de las relaciones en formas no periféricas y no capitalista, abriendo posibilidades a mundos alternativos. Otro horizonte, otra temporalidad. En el caso del escenario del caos, se daría lugar a la aplicación directa de las fuerzas, la violencia sustituye al intercambio.

Hemos dibujado un mapa hipotético del campo posibilidades políticas en intima interrelación con el campo de posibilidades económicas; sería importante también dibujar un campo de posibilidades institucionales, debido a que estas formas organizacionales y estructuras institucionales son los dispositivos concretos de los agenciamientos de poder. Habría que ver en este caso como en los otros los distintos escenarios. En primer lugar considerar qué pasaría en el caso de la restauración del viejo Estado; en este caso, la hipótesis concibe un panorama abrumador. Se da lugar un reforzamiento sedimentado y complejo de la vieja maquinaria, con sus distintos niveles, sus diferentes covachas, sus intersticios, pasadizos y puentes, que tratan de articular morbosamente los espacios separados de los aparatos estatales. Esta vieja maquinaria rechina al funcionar, cruje al accionar, se mueve ampulosamente en el mismo sitio aposentado, trabaja aparatosamente en pos de objetivos añejos, olvidados, sin poder reorientar su pesadez estructural a la posibilidad de nuevos objetivos de acuerdo a las exigencias de la coyuntura y el periodo. La lógica del poder, si se puede hablar así, está inscrita en su propia arquitectura, en el espesor de sus estructuras conservadas, en el esquema de comportamiento de sus funcionarios. Es como un si fuese una enorme máquina construida en la época de la energía de vapor, una gran locomotora o un gran trasatlántico, un Titanic encaminado a su destino, nada podrá hacer su capitán y su tripulación para eludirlo. No se pueden cambiar estas lógicas arquetípicas, no se las puede sustituir con discursos que alumbren otros rumbos, todo ya está decidido en las programaciones arcaicas, en las costumbres recurrentes. La única alternativa que se tendría a mano es el desmontaje de esta despiadada maquinaria.

El otro escenario en el mapa institucional es el de la reforma del Estado. En este caso la gubernamentalidad está obligada a modificaciones institucionales, a cambios estructurales; requiere de aparatos y engranajes adecuados a las reformas enfocadas. No se trata sólo de modernizaciones, tampoco de reingenierías, sino de algo más exigente: cómo adecuar la maquinaria estatal y utilizarla para los fines de la redistribución del excedente, el modelo productivo, la industrialización y la soberanía alimentaria, teniendo en cuenta las reformas políticas. En lo que respecta al escenario de la transformación estatal, ya no se trata de modificaciones sino de transformaciones estructurales institucionales. La gran tarea es inventar una nueva forma de Estado con un contenido altamente participativo, re-articulando la política a las formas sociales. Esta inmensa tarea recoge el ímpetu trastrocador de por lo menos tres revoluciones, la revolución política, la revolución social y la revolución cultural. Esto implica la realización integral de transformaciones institucionales que articulen todos estos campos y niveles. En términos de transformación política esto significa reintegrar el Estado a la sociedad, acabando con la separación moderna entre Estado y sociedad civil. En términos de revolución social esto significa no solo legitimidad social y hegemonía sino también convertir a la sociedad en la matriz de los poderes. En términos de revolución cultural esto significa no sólo la incorporación de la interculturalidad en el diseño institucional sino la emergencia y la construcción del Estado desde lo comunitario. Esta transformación institucional conlleva de suyo la transformación completa de la gestión pública liberal, gestión pública que ahora, de acuerdo a la Constitución, tiene que ser una gestión pública plurinacional comunitaria e intercultural, cuyos instrumentos de gestión vivan una transformación participativa.

Ahora bien, hay otros escenarios posibles que debemos describir; uno tiene que ver con las formas autogestionarias asociadas, que sustituyen al Estado. Esta perspectiva ha estado latente en las propuestas de los movimientos sociales del 2000 al 2005, sobre todo cuando se desataron las dos guerras del agua, en Cochabamba (2000) y en El Alto (2004), y cuando se desató la guerra del gas, en El Alto (2003). En tanto que los proyectos concurrentes de los movimientos sociales se sobre-determinaron en las movilizaciones sociales de mayo y junio del 2005. El desenlace no se dio por este lado, aunque los proyectos autogestionarios siguen latentes. En este caso, desaparecen las instituciones estatales para ser sustituidas por formas plurales de organización social. El último escenario, de acuerdo al dibujo hipotético que hemos hecho, es el relativo al caos, queriendo decir con esto que ningún proyecto se impone, ningún escenario se culmina, y todo queda a la concurrencia directa de las fuerzas y de la violencia. En este caso no se puede hablar de institucionalidad, tampoco de expansión organizacional de las asociaciones de productores, sino del enfrentamiento directo de las fuerzas.

Teniendo en cuenta este panorama con distintos escenarios posibles, los mismos que nos dibujan el laberinto de la encrucijada que debemos atravesar, vemos que la exigencia del momento es muy grande. ¿Se trata de optar? ¿Se trata de voluntad política? ¿Se trata de las condiciones de posibilidad históricas? ¿O se trata de los límites económicos, como la interpretación economicista predice? ¿De qué depende el desenlace efectivo, lo que vaya a ocurrir? Estas son las preguntas que hay que responder de una manera abierta, sin sesgos, ni buscando culpables. Hay que hacer un análisis crítico de la coyuntura y del proceso que comprenda la complejidad histórico-política de la encrucijada que hay que sortear. Un análisis crítico de las fuerzas, pero también de las organizaciones e instituciones involucradas, un análisis crítico de los sujetos, de los diferentes posicionamientos de los sujetos, pero también de los discursos y los imaginarios involucrados. En este sentido una análisis crítico de las conductas y comportamientos, pero también de las prácticas perdurables. Todos estos análisis también exigen un análisis crítico de las percepciones económicas en juego, sobre todo las dominantes al momento de la toma de decisiones.

Antes de entrar al análisis múltiple de las fuerzas y los sujetos, de las condiciones y los dispositivos, vamos a remarcar la relación de algunos escenarios con las formas políticas de resolución. Para el caso del escenario de la restauración perversa del Estado, no se requiere transformaciones institucionales, tampoco profundización de la democracia, menos participación. La restauración es la inercia de lo mismo, empero el retorno, la permanencia en el tiempo, convierten a la maquinaria heredada en cada vez más pesada, cada vez más atroz, cada vez más perversa, intentando revitalizarse o mas bien desviarse por rutas informales, marginales, secretas, como son las relativas a las relaciones clientelares, prebendales, corrosivas, corruptas, de la economía política del chantaje. Para restaurar sólo se requiere de la manipulación discursiva y publicitaria, de la demagogia, que buscará crear la imagen del cambio, cuando efectivamente nos encaminamos por los laberintos de la restauración. Solo se requiere completar la intersección del teatro, la escenificación, y la política, subsumiendo a la población en el imaginario del teatro político. Todo esto conduce a la reducida legitimidad cuantitativa de la verificación electoral. Se trata de repetir cíclicamente la restauración mediante la reiteración del voto. Para eso es menester mantener convencida a la población de los grandes cambios, que no son otra cosa que grandes cambios publicitarios.

En lo que respecta al escenario de la reforma estatal, se requieren reformas institucionales, se requiere adecuar el aparato de Estado a los fines propuestos por programas orientados a la redistribución de los ingresos, a mejorar los sistemas de trabajo, de salud y de educación, sobre la base de una reforma económica encaminada a abastecer el mercado interno mediante la sustitución de importaciones, por lo tanto teniendo en cuenta una planificación de la industrialización. Este Estado regulador e interventor se ocupa de la economía buscando controlar las perturbaciones contingentes del mercado y los condicionamientos de los monopolios de las empresas trasnacionales en el mercado internacional. Las reformas estatales no solo están enfocadas desde la perspectiva de la modernización sino también orientadas a la inversión social y a cumplir con las demandas sociales. En este caso los discursos tienen que venir acompañados por políticas efectivas, por medidas de impacto social, por lo tanto, para el cumplimiento de estos objetivos, la maquinaria estatal debe modificarse adecuándose a las tareas de las reformas política, económica y social.

El escenario más exigente es el de las transformaciones del Estado. En este caso se requiere inventar un nuevo Estado, construir una nueva forma, un nuevo contenido y una nueva expresión del Estado. Esto quiere decir construir una nueva maquinaria con tecnologías que integren lo cultural, lo social, lo económico y lo político; hablamos de un Estado que responde al sistema político de la democracia participativa, al ejercicio plural de la democracia, entendida como directa, representativa y comunitaria. Por lo tanto no se trata de un Estado construido a partir de la diferencia entre Estado y sociedad civil, como ocurre con el Estado liberal, sino mas bien de un Estado entendido como instrumento de la sociedad, un Estado que responde a las iniciativas de la sociedad, un Estado atravesado y transformado por la participación social. Este es pues el desafío de la construcción del Estado plurinacional comunitario y autonómico. Este Estado tiene tres ejes fuertes de transformación, la condición plurinacional, la condición comunitaria y la condición autonómica. Estos tres ejes configuran las transformaciones institucionales de acuerdo a las condiciones mencionadas. Entonces se puede decir que se produce una apropiación plurinacional del Estado, así como una apropiación comunitaria y una apropiación autonómica del Estado. Esta nueva complejidad del Estado lo conecta a la profusa hermenéutica práctica de la interculturalidad, convirtiendo a esta forma política en un espacio apropiado para las interpretaciones, conexiones, transformaciones valóricas, simbólicas e imaginarias. En otras palabras, las naciones tienen que estar plenamente presentes en la forma de Estado. La nueva complejidad también conecta al Estado a la actualización, emergencia e invención de lo comunitario. Las estructuras comunitarias, como el ayllu, las tentas y las capitanías, así como otras formas emergentes e inventadas como alternativas al capitalismo forman parte del Estado, e irradian las normas, reglas y procedimientos a la praxis política. Así mismo la nueva complejidad conecta al Estado a los enfoques territoriales, regionales y eco-sistémicos. Se produce entonces un descentramiento, una descentralización administrativa y política, que plantean una nueva articulación e integración mas bien congruente con la diversidad y la pluralidad. La reinvención del Estado en el escenario de la transformación del Estado amplia la complejidad heurística del Estado pero a su vez crea amplios y profundos niveles de cohesión e integración articulando la diversidad en su diferencia. Esta transformación del Estado implica una profundización de la democracia y del ejercicio democrático en el contexto de los detalles y la participación social.

Deberíamos concentrarnos en estos tres escenarios, el correspondiente a la restauración del Estado, el relativo a las reformas estatales y el referido a la transformación estatal, dejando pendientes el escenario de las asociaciones autogestionarias y productivas, por un lado, y el escenario problemático del caos políticos, debido a las grandes dificultades que se tiene dibujar estos escenarios, no sólo por la falta de información sino también de tratar las condiciones de posibilidad histórica y los niveles problemáticos del último escenario. Sin embargo, podemos decir algunas cosas sobre el escenario de las asociaciones autogestionarias, escenario que no es descartable de ninguna manera, que además se puede combinar con el escenario de la transformación estatal. La hipótesis de interpretación propuesta en este caso es que se puede dar una transición larga hacia este escenario, que requiere resolver problemas de dominación y hegemonía a nivel mundial, así como problemas relativos a la constitución de sujetos libres. La utopía de las asociaciones autogestionarias libres es posible en la medida que se generen profusos y proliferantes niveles de coordinación y armonización complementarias en los múltiples niveles de relacionamiento social, político, económico, cultural e internacional.