Dime con quién andas...

Carlos F Toranzos

marzo 6, 2011Publicado el: 3 min. + -

Para regocijo del opositor, para la confusión del viandante, para la gran pregunta de los parlamentarios, el arresto de Sanabria aparece como la mancha negra que inculpa al gobierno.

El gobierno que ha hecho tanto aspaviento de que es la oposición la mano negra detrás de todo lo que huele a desenmascarar la corrupción y por tanto no ha querido tomar las distancias con lo que es la política y lo que es la persecución del crimen organizado o no.

El aumento de la producción de hoja de coca, si uno da crédito a los informes últimos de la JIFE, no es ni mucho menos, debido a la ausencia de la DEA mas bien es el desarrollo normal del crimen organizado. Países con DEA y sin ella tienen líos con los comerciantes de estupefacientes y drogas de todas clases.

El narcotráfico ha crecido y seguirá creciendo con DEA o sin ella. Ejemplos sobran de la brutalidad que cada día aumenta en países como México y la lucha que da el gobierno mexicano no es mísera, sin embargo los corruptos policías y corruptos políticos abunda. Colombia no es menos infeliz, los narcos dejan su huella incluso en lo más profundo de lo que supuestamente debe ser el bastión de la anticorrupción.

El narcotráfico corrompe y los corruptos están en todas partes.

El camino para hacer que la lucha contra el crimen organizado y no tan organizado es el fortalecimiento del sistema jurídico, es el único camino para que la lucha contra el narcotráfico se despolitice y sea la lucha contra el crimen.

El acusar a los unos y a los otros políticos como arma de defensa cuando hay evidentemente un corrupto en las filas, es solamente jugar un juego muy tonto, si no peligroso. Los políticos -léase los asambleístas- deben poner de lado sus grandes o pequeñas diferencias y lanzarse en conjunto contra la defensa de los bolivianos.

La DEA no tiene que estar ahí para dar una especie de consejo sobre la lucha contra el narcotráfico, si la DEA tuviera realmente deseo de cooperar lo haría desde donde están fuera y cooperando con la inteligencia que existe. Chile ha dado un ejemplo con su seguimiento y así podríamos nombrar a más países.

Es absurdo culpar al gobierno de que haya corruptos. Parece mas bien que este gobierno realmente tiene la mano lista para caer sobre los que abusan de su poder o su rango o cargo. Las estadísticas demuestran, el mas ha encarcelado más corruptos que nadie, así sean dos, los anteriores gobiernos encarcelaron 0.

Si la oposición quiere tener algún chance de reactivarse como alternativa seria deben dar muestras claras de apoyar al gobierno en su lucha contra la corrupción. La manera no es llamando a la DEA sino creando una comisión especial multipartidaria y con civiles y policías incluidos para tranparentemente luchas contra esta potencial nube negra en nuestra historia.

Atrás