(ABI).- El canciller David Choquehuanca posesionó el martes a los nuevos viceministros de Relaciones Exteriores y de Gestión Institucional, Juan Carlos Alurralde y Érika Dueñas, respectivamente.

“Una de las tareas de las autoridades y viceministros de la Cancillería, es posesionar cada día mejor a Bolivia. Hemos tenido logros y avances con las ex autoridades y aún tenemos desafíos para el futuro”, señaló el jefe de la diplomacia boliviana tras tomar juramento a las nuevas autoridades.Precisó que Juan Carlos Alurralde Tejada ocupará el cargo de viceministro de Relaciones Exteriores y Erika Ángel Dueñas Loayza de Gestión Institucional; además, anunció que se ratificó a Pablo Guzmán como viceministerio de Comercio Exterior e Integración.Choquehuanca señaló que entre los desafíos de la Cancillería está generar propuestas a nivel internacional respecto a la crisis que vive el mundo.Por su parte, la ex viceministra de Relaciones Exteriores, Mónica Soriano, dijo que en su gestión logró consolidar varios aspectos a nivel internacional en beneficio del Estado Boliviano.”En cuanto a relaciones bilaterales se logró acordar la agenda con Chile y el compromiso de lograr soluciones concretas sobre las aguas del Silala, además de haber alcanzado un protocolo complementario para el acceso al Océano Pacífico y crear una base para la Armada boliviana”, detalló.Soriano agregó que en materia de relaciones internacionales se presentó a Bolivia como poseedora de la mina de plata más grande del mundo, además de otras riquezas, como el litio, hierro, manganeso, y la particularidad de que ofrece, a su juicio, los 10 productos alimenticios más ricos del mundo, entre ellos la quinua, amaranto y tarwi.A su turno, el nuevo Viceministro de Relaciones Exteriores se comprometió a continuar con el fortalecimiento de la participación de Bolivia en los foros internacionales, para promover el respeto a la Madre Tierra.”Trabajaremos incansablemente por reivindicar el derecho imprescriptible de Bolivia al territorio que le da acceso al océano Pacifico y su espacio, contribuiremos a preservar y fortalecer la soberanía e integridad territorial del Estado comunitario y social”, argumentó.Dijo también que trabajará para hacer “comprender” a la comunidad internacional que la hoja de coca es un patrimonio cultural y un recurso renovable de la biodiversidad andina.”Además institucionalizaremos políticas, estrategias y prácticas de apoyo para los bolivianos que viven en el exterior con el fin de garantizarles el ejercicio de sus derechos humanos fundamentales”, complementó.