(ABI).- Familiares del ex prefecto de Pando Leopoldo Fernández denunciaron a mediodía del jueves que la ex autoridad, principal acusado de la denominada masacre de Porvenir, fue trasladado intempestivamente del la cárcel de San Pedro al penal de máxima seguridad de Chonchocoro. El fiscal Eduardo Morales informó el jueves que el juicio oral en contra del ex prefecto se suspendió nuevamente por ausencia de cuatro testigos.

Giana Fernández, hija del ex Prefecto, denunció que su padre fue sacado del reclusorio “con engaños” y calificó esa acción de un “atropello” de Régimen Interno. Explicó que Fernández salió del penal de San Pedro en compañía de su abogado para asistir a una supuesta audiencia, que finalmente no se cumplió.Las autoridades del penal de San Pedro no se pronunciaron oficialmente y anunciaron que lo harán en las próximas horas. Fernández está recluido en la cárcel de La Paz desde septiembre de 2008 después de los sucesos registrados en la población amazónica de Porvenir, en el departamento de Pando, donde al menos 17 personas, en su mayoría campesinos, fueron emboscados y asesinados.El ex Prefecto y otras 26 personas enfrentan un juicio oral en el Tribunal Sexto de Sentencia de La Paz por los cargos de terrorismo, asesinato, homicidio, lesiones graves y leves, y asociación delictuosa.

El fiscal Morales informó que la audiencia se suspendió nuevamente a pedido de los testigos. “En realidad el señor Máximo Ayllon es el único que podría haber justificado porque ha presentado un certificado del médico forense con diez días de impedimento por ese motivo, es que se ha suspendido”, precisó.

Los testigos que no asistieron a la audiencia son Marcel Peña, Osvaldo Valdivia, Dilson Da Silva y Máximo Ayllon. Por esa razón, el fiscal anunció que el Ministerio Público ha pedido que se declare en rebeldía a los tres testigos que no asistieron con una justificación válida y se emita la orden de detención.Carlo Brito, abogado de Fernández negó el miércoles la intención de manipular el proceso para retrasarlo, al contrario pidió se cumplan las normas y los tiempos procesales. “Los factores a veces hacen que las audiencias se puedan suspender (?) tampoco nosotros queremos dilatar, imagínese cómo vamos a querer dilatar nosotros si mi cliente está preso dos años. Nos interesa que esto salga, pero nos interesa que se respeten los procedimientos”, sentenció Brito.En esa línea, exigió que se respete la norma y que el “Tribunal cumpla y respete lo que dice el procedimiento”. Por otra parte, denunció que se cometieron arbitrariedades en su contra y de su cliente al informar que el Tribunal determinó iniciar un proceso disciplinario en su contra, porque supuestamente no asistió a varias audiencias.