(Con información de agencias).- El gobierno pidió a la población no acatar el alza unilateral de tarifas dispuesta por transportistas y sugirió la formación de una comisión de organizaciones de la sociedad civil y transportistas que defina la nueva estructura tarifaria. Los transportistas convocaron a un paro nacional de 24 horas, mientras en Santa Cruz y Cochabamba dispusieron un alza unilateral.

El pedido gubernamental fue hecho por el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Walter Delgadillo, quien pidió formar una Comisión compuesta por representantes del Estado en los niveles nacional, departamental y Municipal; de la sociedad, esencialmente vecinos; y de las organizaciones sindicales del transporte. “Esa Comisión podrá elaborar en un tiempo racional una propuesta sobre la estructura de las tarifas, entre tanto debe ser declarada una pausa en los conflictos y respetar el actual sistemas de tarifas”, enfatizó. Según la autoridad, es necesario estudiar en forma conjunta la definición de la estructura de costos del transporte para lograr consensos y “suspender las movilizaciones a la espera de que esta Comisión evacúe un informe sólido y consistente”. Los trasportistas dispusieron el alza tarifario en diciembre pasado, como respuesta a la elevación de precios de carburantes en hasta un 80%. La presión popular hizo que el gobierno derogara el “gasolinazo”, pero las tarifas y los precios de productos básicos no volvieron a bajar, lo que provocó una ola de protestas ciudadanas y afectó la credibilidad del actual gobierno.

Para evitar el elza de tarifas, el gobierno ha ofrecido a los transportistas la reducción en los aranceles de los repuestos y de materiales para el funcionamiento de sus vehículos, un mecanismo de jubilación para los trabajadores del sector y la ampliación del sistema de conversión de combustible de la gasolina al gas.

Sin considerar las ofertas del gobierno, la Confederación de Choferes dispuso un paro de 24 horas para el viernes, aunque en Cochabamba el paro es indefinido ya desde hoy.

En esa ciudad se registraron enfrentamientos entre pobladores y transportistas, después que estos últimos asaltaran la sede de la Federación de Fabriles. En Potosí la Fiscalía anunció la detención de todo transportista que cobre más de la tarifa autorizada, en tanto que en Santa Cruz el Concejo Municipal rechazó un aumento tarifario acordado ente la Central Obrera y la Federación de Transportes de la región.