Miles de personas, convocadas por la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, marcharon en La Paz como protesta contra el alza de precios de los productos. Otras marchas se produjeron en Oruro y Cochabamba. En La Paz se pidió a gritos la renuncia de la ministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales.

La protesta popular se debe a la elevación de los precios de los productos en los mercados, acentuada después de que en diciembre pasado el gobierno dispusiera la elevación del precio de la gasolina, aunque luego derogó la medida ente la magnitud de las protestas populares. Tras la elevación de los carburantes líquidos, en hasta un 80%, el precio de casi todos los otros artículos se encareció y, aunque el llamado “gasolinazo” fue luego derogado, no volvieron a bajar.

Aunque el gobierno no se dio por aludido, el gasolinazo dañó su credibilidad en la población, la misma que resultó aun más afectada al constatarse que, en un contexto de escasez de azúcar, funcionarios públicos afines al MAS se beneficiaron con la dotación de grandes cantidades del endulzante.

La ministra Morales, de quien la Fejuve de El Alto pide su renuncia, no tiene más que un mes en su cargo.

En Santa Cruz transportistas también marcharon, en ese caso para exigir la elevación de las tarifas del transporte público en un 25%.

Para el viernes 18 se anunció la realización de nuevas marchas de protesta.