La Habana, (PL).- Muchos aviones entraron en la historia por ser los primeros, otros por haber sido utilizados en vuelos importantes, pero hay uno que ganó un puesto por su versatilidad, aerodinámica y utilidad: el Douglas DC-3. La pistola GLOCK 19 es una atractiva y moderna arma de origen austriaco considerada la preferida por millones de personas y tiene un objetivo primordial que es el de matar con facilidad.

Un coloso de la aviación mundial

El DC-3, conocido como Dakota, revolucionó el transporte de pasajeros en la década del 30 del siglo pasado. Desarrollado por un grupo dirigido por el ingeniero Arthur E. Raymond vio la luz como resultado de la rivalidad comercial entre las firmas estadounidenses Douglas y Boeing, pues la última había sacado su modelo 247 en 1933.

El Dakota hizo su primer vuelo en 1935; bimotor, con una velocidad crucero superior a las 191 millas por hora y podía llevar 21 pasajeros sentados o 14 literas. Las Compañías aéreas de la época compraron de inmediato 400 unidades que desplazaron a los trenes en los viajes de larga distancia dentro del territorio continental de Estados Unidos.

Su nivel de comodidad era muy alto inicialmente, aunque con el encarecimiento de la aviación civil algunos lujos fueron desapareciendo, pero se mantuvo la máxima seguridad de vuelo que este medio ofrecía, su velocidad y alcance, logrando un confort aceptable de todas formas.

La aerolínea American Airlines lo introdujo en servicio en la ruta Nueva York-Chicago en junio de 1936, en su variante de 21 asientos, y tres meses mas tarde inició sus vuelos transcontinentales en su variante de literas.

Durante la II Guerra Mundial este medio fue reconvertido para uso militar, pasando a llamarse C-47 Skytrain, siendo utilizado fundamentalmente como transporte de tropas, de cargas y de heridos. También se utilizó para el lanzamiento de paracaidistas y para arrastrar planeadores llenos de soldados durante esa guerra.

Ese modelo estuvo al servicio de la Fuerza Aérea, la Marina y el Cuerpo de Marines de Estados Unidos y para junio de 1945 se habían producido 10 mil 48 aviones. Posteriormente fue utilizado para guerra electrónica, fuego contra blancos terrestres y para el entrenamiento.

En la antigua Unión Soviética se construyeron unos dos mil ejemplares de este medio y recibió el nombre de Lisunov LI-2. Luego de la gran contienda militar volvió a ser utilizado en sus funciones civiles de transporte de personal y de carga.

El DC-3 era único avión de tren retráctil que podía aterrizar con sus ruedas guardadas sin dañar las superficies y las hélices. También podía aterrizar en terrenos abruptos y en pistas de corto alcance. Sobrevivió a la competencia motivada por la introducción de la turbina a reacción en los medios aéreos.

Estuvo en los inventarios de las principales aerolíneas del mundo y al llegar esta década y luego de 70 años en servicio, aún se le podía ver surcando los cielos. Por esa razón más de 70 países lo han incluido en diferentes emisiones postales donde se pueden apreciar tanto la versión civil como la militar de este gigante del aire.

La aerolínea Cubana de Aviación lo introdujo en su inventario al terminar la II Guerra Mundial para sustituir a los Lockheed Electra y modernizar su flota. Entre sus servicios más importantes, ambos en 1945, está el inicio de los vuelos nocturnos diarios entre La Habana y la ciudad de Camagüey así como el servicio aéreo regular entre La Habana y la ciudad de Miami, en Estados Unidos de América.

Cuba lo incluyó en la emisión postal de 1979 por el cincuentenario de la aerolínea Cubana de Aviación así como en el sello que se emitiera en 1994 en ocasión del 50 aniversario de la Aviación Civil internacional.

También lo incluye en la emisión postal de 1999 por el 70 Aniversario de Cubana de Aviación. Confieso al lector que pude disfrutar de su seguridad en los vuelos entre la capital cubana y mi ciudad natal, Camagüey.

También lo utilicé para sobrevolar los bosques de Somalia, donde trotaban manadas de jirafas, así como sobre las calientes arenas del desierto yemenita. Por eso, cuando trabajo con mi colección filatélica sobre aviación, este medio aéreo ocupa un lugar principal en la misma.

* Hernandez Machado es figura de mérito de la Federación Filatélica Cubana y colaborador de Prensa Latina.

******

La pistola de la masacre de Tucson

En un país de oscuridad y luz como Estados Unidos muchos quedan intrigados ante el hecho de que Jared Loughner, autor de la masacre del 30 de noviembre último en Tucson, utilizara una pistola Glock 19 con cargador de 33 balas. La escondía debajo de su abrigo, lo que lo hacía demasiado sospechoso, por lo que al final tuvo que sacarla a la vista de todos, dado el gran tamaño del cargador.

Este fanático pro nazi afortunadamente fue neutralizado por una resuelta anciana que lo desarmó precisamente cuando intentaba recargar la pistola para continuar la matanza. El saldo de la masacre fue de seis muertos, entre ellos una niña de apenas nueve años y un juez, así como 14 heridos, incluida la congresista demócrata Gabrielle Giffords.

La pistola plástica portada por Loughner es la más comercializada en Estados Unidos y la utilizan las Fuerzas Armadas, las agencias de seguridad y los departamentos de Policía en varios estados. También devino en arma más empleada por la delincuencia en atracos, balaceras y hechos de sangre nacionalmente.

Diversos coleccionistas coinciden en afirmar que no hay nada nuevo en las actuales pistolas en cuanto a su mecanismo original, ya que sólo han sufrido pocas adaptaciones para su mejoramiento.

Todo comenzó cuando durante la Primera Guerra Mundial los ingenieros estadounidenses intentaron adaptar una mirilla telescópica a un rifle Springfield al que le colocaron un cargador con 25 cartuchos para sacar de combate a francotiradores enemigos.

Posteriormente los alemanes adaptaron un cargador de 32 balas (Trommelmagazin 08) a una pistola Parabellum, popularmente conocida como Luger (P08), y la apodaron “la escoba” porque durante el combate a corta distancia literalmente barría con los soldados refugiados en las trincheras.

En 1934 el gangster estadounidense Babyface Nelson modificó una pistola automática Colt Super 38 como metralleta y la utilizó para acribillar a los agentes policiales que lo perseguían. Ese mismo año el policía tejano Frank Hamer comenzó a utilizar una pistola Remington Modelo 8 con un cargador ampliado adaptado de 20 balas y con él dio caza a la pareja de asaltantes de bancos de Bonnie y Clyde.

La ametralladora Thompson de la segunda Guerra Mundial y el fusil automático M-16 fueron mejorados cuando aumentaron la capacidad de sus cargadores de 20 a 30 proyectiles.

Las pistolas en el Siglo XXI

Las pistolas fueron en el siglo XIX lo que el software para el siglo XX y su etapa de mayor auge y perfeccionamiento se sitúa entre 1870 y 1900. A partir de ese momento los cambios en diseño y componentes se centraron en mejorar su capacidad letal y de enmascaramiento, en facilidades de mantenimiento y en reducir su peso total.

La compañía GLOCK fue fundada en 1963 por el Ingeniero Gastón Glock, en la localidad de Deutsch-Wagram, en Viena, Austria. La pistola GLOCK desplazó por completo a firmas tradicionales de gran reputación como la Beretta, FN, HK, Sig Sauer y Steyr según el sitio digital ForoMil.

Algunos amantes de las armas de fuego ligeras consideran que una GLOCK es mejor que una Luger, porque cualquiera puede desarmarla hasta con los ojos vendados ya que sus componentes son los indispensables.

Pero lo más impresionante es que una persona puede perder una GLOCK en una inundación, un pantano o en medio del mar y encontrarla un año después y el arma disparará sin problemas, mientras la Luger se convertiría en un artefacto herrumbroso digna de un museo.

Revistas especializadas plantean que un gran cargador ampliado con tantas balas le quita a la pistola su principal ventaja que es la de poder esconderla.

El cargador ampliado puede que tenga algunas ventajas para fines competitivos y para no perder tiempo recargándola, o para policías que necesitan disponer de un elevado poder de fuego.

Pero para los neófitos cualquiera resulta solución ideal para defenderse en sus hogares de las amenazas que pongan en riesgo sus vidas en una sociedad donde puede ocurrir cualquier locura.

La estadounidense Asociación Nacional del Rifle considera que en el país se han vendido millones de pistolas GLOCK, cuyo precio aproximado es de 500 dólares y están disponibles en cualquier armería.

Su utilización más generalizada se ubica en el estado fronterizo de Arizona donde es legal portar armas de cualquier calibre y se han suscitado incidentes entre grupos de odio e indocumentados.

El presidente Barack Obama prometió ilegalizar estas pistolas en el futuro, pero es un hecho que hoy la utilizan muchos estadounidenses para defenderse de la delincuencia y de otras amenazas, afirma el autor del libro Dead Zero, Stephen Hunter.

* Silvio González es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.