(ABI).- “El Comité Cívico pro Santa Cruz estuvo dominado por casi 30 años por grupos empresariales de poder y resabios de las logias masónicas”, manifestó el martes el nuevo Presidente de esa entidad, Herland Vaca Diez Busch.

Entrevistado por la radio Patria Nueva, Vaca Diez, un médico nefrólogo de 62 años, dijo que existen estudios que muestran con claridad que en Santa Cruz “hay logias de toda clase, incluso conformada por ciudadanos de otros departamentos que residen en la capital oriental”.

Mencionó que “son grupos que siguen la línea de los masones, como sucede con las logias Caballeros del Oriente y Toborochi, que se alternaron en el poder cívico desde hace tres décadas”.

Indicó que, desde la Presidencia del Comité Cívico, incorporará a las decisiones cívicas a sectores que en el pasado han sido olvidados, como son las organizaciones sociales, para que junto a las empresariales tomen las decisiones más adecuadas para el desarrollo regional.

Señaló que es importante “rescatar el espíritu cruceñista, de diálogo, solidaridad e integración” para encarar los problemas y solucionarlos en paz.

Consultado sobre el futuro de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), que en el pasado inmediato se caracterizó por encabezar acciones de violencia en Santa Cruz, destacó que en el pasado fue una institución de vital importancia para defender los intereses cruceños.

“En los años 50, la UJC estaba conformada por jóvenes sensibles, patriotas y defensores del interés cruceño y eso hay que rescatar”, anotó.

“La UJC debe ser rearticulada en el departamento de Santa Cruz, no solamente en la ciudad, a fin de que apoyen los programas de desarrollo regional y no sea más utilizada para otros fines”, anotó.

“Vamos a formar líderes en la juventud para rescatar su fuerza y dinámica”, manifestó.

Sobre el separatismo sustentado por algunos grupos de poder, Vaca Diez enfatizó que es un “tema muy sensible que hay que analizarlo con profundidad y trabajar mucho por la unidad nacional con la búsqueda de los mejores caminos que fortalezcan a la nación”.

Sin embargo anotó que considera que “el federalismo puede ser una buena opción para que los departamentos se administren sin marginarse de la unidad nacional”, aunque aclaró que es un asunto que requiere de un debate profundo.

“Las discrepancias culturales que existen en la nación hay que solucionarlas con una mayor educación y hablar con claridad y sinceridad entre todos los bolivianos para tomar las decisiones que más convengan”, indicó.

El dirigente cívico puntualizó que el Ejecutivo debe incrementar sus inversiones en salud, educación y producción para el desarrollo incentivando a grupos empresariales que piensen en Bolivia.