El fiscal general Mario Uribe instruyó al fiscal de Distrito de Tarija Rodrigo Antelo iniciar de oficio una investigación sobre la muerte del subteniente de Ejército Grover Beto Poma Guanto durante un curso de especialización en la Escuela de Cóndores en San Andita. La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) solicitó formalmente el cierre de esa escuela militar que opera en Yacuiba, departamento de Tarija.

El subteniente Poma Guanto habría sufrido una lesión traumática craneal el 7 de febrero “durante el desarrollo de la materia ‘Combate Cuerpo a Cuerpo’ en cumplimiento del programa de instrucción y entrenamiento militar del curso”, según un comunicado del Comando del Ejército.

“Ante la noticia fehaciente de haberse cometido hechos de connotación penal, disponga de oficio el inicio de la investigación penal en contra de los que resultaren autor o autores de los posibles delitos cometidos, conforme al Art. 289 del Código de Procedimiento Penal, en el marco de las atribuciones y normas que rigen la labor del Ministerio Público, para que el proceso cumpla estrictamente las reglas del debido proceso”, indica el instructivo de la Máxima autoridad del Ministerio Público.

El 15 de febrero, la presidenta de la APDHB Yolanda Herrera solicitó oficialmente alos Ministerios de Justicia y Defensa el cierre de la Escuela de Cóndores de San Andita o el cambio de enfoque en la formación, y anunció que presentará una denuncia internacional por la muerte del subteniente Poma Guanto, según un reporte de la agencia de noticias PLUS.

“Está claro que en este casono hubo límites en lo que se estaba instruyendo y se podría catalogar como un asesinato”, subrayó Herrera, antes de recordar que no es la primera vez que se presentan este tipo de hechos en la Escuela de Cóndores de San Andita, yaque anteriormente recibieron denuncias anónimas de padres de familia de los egresados.

“San Andita tiene que cerrarse porque ya tienen muchos antecedentes sobre la distorsión en la que se están formando a jóvenes en un nivel de curso; son unos monstruos que están formando a nuestros jóvenes, ese lugar tiene que cerrarse y anular ese tipo de práctica, donde el ser humano no existe”, comentó Herrera a la agencia PLUS.

La APDHB denunciará el caso ante organismosinternacionales para que se esclarezcan todos los hechos, en los que jóvenes bolivianos profesionales pierden la vida “bajo cobijo de una institución que debería velar por el derecho a la vida y no fomentar la violencia”. “Cuál es la seguridad que sus hijos salgan vivos o no salgan lisiados, es alarmante esta situación, ellos indican es excepcionalmente, pero lo que no indican es que es una formación medieval; qué contribución tiene una formación como las que están dando, donde la vida no tiene ningún valor, esto tienen que cambiar”, cuestionó Herrera.

Dijo que “lo que se tiene que hacer es cerrar ese centro de instrucción que tienen una mentalidad malévola hacia el ser humano, y como esta en el departamento de Tarija, vamos a pedir a la gobernación que pueda actuar en ese sentido, porque no es el primer joven que muere, muchos o mueren o salen lisiados, y eso jamás se divulga porque hay un poder que amenaza a las familias”.

“Si la APDH cree que va lograr sus objetivo que lo haga, pero dudo que el Ejército Nacional y el Presidente del Estado Evo Morales, como Capitán Nacional de la Fuerzas Armadas, se animen hacer eco de ese pedido porque sería atentar contra la institucionalidad de una institución fundamental del país que tiene su derecho a disponer de un instituto de formación especialización como es la Escuela de Cóndores Boliviano”, remarcó el ex jefe militar y actual senador por Tarija Marcelo Antezana

Antezana dijo a PLUS que el pedido de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia “es inviable”, aunque reconoció que son necesarios algunos cambios en el programa de instrucción y entrenamiento militar para evitar que se repitan casos “aislados” como el del Poma Guanto.

Todaslas actividades que se desarrollan en este centro de formación especializada se las realizan en un marco de seguridad, pero “a veces escapan por unos accidentes que se producen, pero de ahí que se cierre la escuela de Cóndores dudo que se le haga caso”, insistió Antezana.

Aclaró que en la Escuela de Cóndores ubicada estratégicamente en el centro del Chaco boliviano, los profesionales militares completan su entrenamiento y se especializan para cumplir los fines y objetivos que persigue el Ejército nacional: preparar elementos y cuadros que hagan posible el cumplimiento de su misión fundamental en cuanto en seguridad y defensa del país.