(ABI).- El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, advirtió el domingo que no descansará hasta ver en la cárcel a los “separatistas” que financiaron a la célula de mercenarios extranjeros encabezada por el boliviano-húngaro, Eduardo Rózsa Flores, cuyo fin era dividir Bolivia por vía de la violencia.

“Pese a la campaña mediática para desvirtuar un caso tan importante, el Gobierno no dará paso atrás hasta que cada uno de los responsables o separatistas sean castigados con el rigor de la Ley, y estén detrás de rejas porque financiaron a un grupo irregular con afanes secesionistas”, puntualizó.

A casi dos meses para que se cumpla dos años de la desarticulación de esa agrupación en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Llorenti dejó establecido que “a pesar de que se quiera sembrar dudas sobre este hecho, lo cierto es que la intención de Rózsa Flores y su grupo irregular era dividir Bolivia como lo hicieron en Croacia, Kosovo y otros lugares del mundo”.

Dijo que “llama la atención que algunos medios de comunicación intentan mostrar que no ha pasado nada y que no existió el proyecto separatista y el plan terrorista de Rózsa y su grupo”.

Para el Ministro, los atentados del 2009 fueron las mayores y más serias afrentas a la unidad de Bolivia en las últimas décadas, porque está relacionado con la seguridad nacional.

“Hay algo que no se toca, y es la dignidad de la Patria y aquí hay un Gobierno que está dispuesto a cualquier tipo de sacrificio para hacer respetar la dignidad y unidad nacional”, anotó.

Demandó que “no se intente encubrir a los responsables de esos hechos detrás de la neutralidad, la imparcialidad, la objetividad periodística, en la independencia de un medio comunicación. Creo que esas actitudes insultan la inteligencia de la gente”.

Lamentó que por diferentes razones “algunos medios de comunicación se conviertan en policías, en servicios de inteligencia, en fiscales, en jueces y solamente hace falta que emitan sentencias condenatorias”.

Emplazó a los grupos que defienden sus intereses a que no confundan a la ciudadanía, porque recordó que se indaga qué hacían esas personas armadas organizando un grupo irregular.

El Ministro señaló que esa célula irregular tuvo vínculos con ciudadanos cruceños que financiaron sus actividades, cuyas identidades serán develadas en el marco de la segunda parte del proceso.

Acotó que los financiadores pretendían defender sus intereses económicos y estaban dispuestos a fragmentar al país para mantener sus privilegios, como sucedió con la logia “Caballeros del Oriente”.

Para Llorenti, había un grupo de personas que no le importaba Santa Cruz o Bolivia, “lo que le interesaba era defender sus intereses y sus bolsillos”.

“Para hacer valer esos mezquinos intereses estos estaban dispuestos a llevar adelante un enfrentamiento armado, una guerra civil fratricida”, subrayó.

En su opinión “mucha gente no recuerda que hace dos años se realizó un atentado contra la casa del cardenal Julio Terrazas y que se descubrió un arsenal de armas en un stand de la Feria Exposición de Santa Cruz.

“Parece que mucha gente no recuerda las declaraciones de Rózsa que señaló a un periodista extranjero que iban a declarar la independencia de Santa Cruz y crear otro país”, indicó.