(PL, ABI y Plus).- Las fuertes lluvias registradas en los últimos días en el país perjudicaron a más de 4 mil familias en La Paz y a por lo menos 6 mil en Cochabamba por el deslave de cerros y el desbordamiento de varios ríos, en particular en el trópico de Cochabamba. La Administradora Boliviana de Carreteras reportó seis tramos carreteros intransitables. Defensa Civil declaró alerta roja y activó el Plan Nacional de Contingencias.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) informó que los aguaceros de los últimos días marcaron cotas extremas en Sucre (136,4 milímetros), Camiri (148,8) y Villamontes (165,4). Las lluvias se extenderán hasta mediados de marzo en todo el territorio nacional, con mayor intensidad en el oriente, trópico y el Chaco.

El Plan Nacional de Contingencias dispone de 20 millones de dólares para restañar los perjuicios contra viviendas, cultivos y bienes en general de los habitantes de las zonas más impactadas. Hernán Tuco, viceministro de Defensa Civil, explicó al diario estatal Cambio explicó que las autoridades centran sus atención en el territorio cochabambino por ser la de mayor cantidad de familias damnificadas.

El gobernador de Cochabamba Edmundo Novillo declaró en emergencia al departamento por las inundaciones y la crecida de ríos de las últimas semanas. Los ríos Ichilo y Grande, por ejemplo, están en alerta naranja y los afluentes del trópico de Cochabamba, de Pando y Beni están en el nivel amarillo, precisó Tuco.

Entre martes y miércoles, una treintena de familias fue evacuada en distintas zonas de Cochabamba. En la comunidad Villa General Román el agua subió hasta dos metros y obligó a trasladar a los pobladores. Sólo en esa comunidad son 100 familias las afectadas, pero según las autoridades municipales el desborde de varios ríos puede elevar la cifra a unas tres mil. En Punata el desborde del río Rocha dejó a decenas de familias sin hogar ni cultivos.

La crecida de los ríos en El Chapare han colocado bajo riesgo las comunidades de Galilea, Trinidadcito, Montes Sinaí, Etania, Remanso y Cotoca, informó el jefe de Operaciones de Emergencia y de Previsión de Riesgos de la Gobernación de Cochabamba Fernando Fernández. En la atención de más de 60 familias evacuadas de ocho subcentrales, ubicadas en 45 comunidades, colaboran Save The Children, el Programa Mundial de Alimentos y el de las Naciones Unidas para la Infancia.

Por otro lado, el gobierno municipal autónomo de Villamontes, tercera sección de la provincia Gran Chaco de Tarija, determinó activar el Centro de Operaciones de Emergencia y declarar la alerta naranja ante la crecida del rio Pilcomayo, informo a la agencia PLUS, el director de medio ambiente de la alcaldía Freddy Ríos Velazco.

De acuerdo con el Senamhi, si bien la altura del Pilcomayo en Villamontes, al 11 de febrero, era de 3,12 metros, la crecida en la zona de Villa Quemado en Chuquisaca (cabecera de la cuenca) de 7,5 metros podría causar que el caudal del rio aumente hasta en 5 metros en la tercera sección del Gran Chaco.

Ante este panorama, la tarde del viernes 11 de febrero, las autoridades del gobierno municipal y la unidad de riesgos de la gobernación de Tarija se reunieron para activar el COE municipal y declarar la alerta naranja, que representa niveles con riesgo medio de inundaciones. El director de medio ambiente del municipio, indico que si bien el Pilcomayo no llego a los niveles de alto riesgo, se están considerando algunas acciones como la evacuación de las familias indígenas Wenhayek que habitan a la orillas del rio.

En la ciudad de La Paz, las precipitaciones ocasionaron algunos casos menores que fueron atendidos por las Bases Bravo en varias zonas del radio urbano, informó el alcalde Luis Revilla. El gobernador de La Paz César Cocarico anunció que declarará “alerta naranja” en el departamento, después de evaluar la situación en todas las provincias y escuchar el informe del Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

“Hemos recibido de los diferentes municipios del norte de La Paz, la denuncia de varias afectaciones, riadas y plataformas de caminos caídas, por lo que con seguridad vamos a declarar alerta naranja desde el lunes, luego de realizar una reunión con el COE departamental para hacer uso de los recursos y afrontar las eventualidades que se produzcan por las lluvias”, explicó.

Cocarico dijo que un reporte preliminar establece que al menos 4 mil personas están afectadas en el norte de La Paz, además de sembradíos de diferentes productos. La Gobernación dispone sólo de un millón de bolivianos para invertir en ese tipo de emergencias.

El coordinador de Prevención de Desastres y Conservación Vial de la estatal Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) Marco Ayala reportó el jueves seis tramos carreteros no transitables en Bolivia, debido a los aguaceros que azotan la mayor parte de su territorio.

El funcionario explicó que la plataforma del tramo San Javier-San Ramón, en el amazónico departamento Beni (nordeste) quedó bajo las aguas. En el mismo distrito, la vía que conecta Trinidad, la capital departamental, y la población de San Ignacio de Moxos, se embebió a causa de las lluvias.

En La Paz (oeste) en la zona de Sud Yungas, las precipitaciones anegaron el camino Irupana- Inquisivi, donde, además, se registraron derrumbes. Siempre de acuerdo con Ayala, en Oruro (sudoeste) las lluvias inutilizaron, para el tránsito vehicular, el tramo Ancaravi-Tambo Quemado, debido a la crecida del Río Cosapa.

En el oriental departamento de Santa Cruz el tramo El Yeso y el Río Grande tornó deleznable debido a la crecida de los ríos Masicurí y Ñancahuazú. Asimismo, la vía Campo Pajoso-Palos Blancos, en el departamento de Tarija (sur) cerró por los fuertes aguaceros azotan la zona.

“El Plan Lluvias 2010-2011 que la ABC puso en vigencia desde noviembre del 2010, y ha presupuestado 40 millones de bolivianos para atender a toda la red fundamental, y son más de 50 empresas constructoras desplazadas, y más de 200 equipos pesados”, apuntó Ayala.