Lo que debía ser un desfile protocolar en homenaje al grito libertario del departamento de Oruro se convirtió hoy en una multitudinaria marcha de protesta por la crisis alimentaria, que obligó al Presidente Evo Morales a abandonar la ciudad.

La marcha convocada por la Central Obrera Departamental de Oruro, liderada por Jaime Solares, se cruzó con el desfile en el que participaba Morales.

Solares era el secretario ejecutivo de la COB y uno de los tres líderes que encabezó la revuelta popular de octubre de 2003 que terminó con la huída del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Funcionarios de gobierno atribuyen a Solares un pasado vinculado a las dictaduras militares.

“Es lamentable que cuando se iniciaba el desfile cívico, grupos de dirigentes despistados y con un pasado ligado a los golpes de Estado realicen manifestaciones de protesta con el estallido de dinamitas y cohetes con el fin de provocar temor en la población”, dijo el vocero presidencial Iván Canelas.

Según el funcionario, esas manifestaciones son alentadas por sectores radicales entre los cuales considera se encuentra Solares.

La manifestación popular le exigía al gobierno soluciones inmediatas al abastecimiento de algunos productos, como el azúcar, y acciones que eviten el alza en el precio de los servicios del transporte público.