El Tribunal Sexto de Sentencia en lo Penal que juzga a los responsables de la Masacre de Porvenir remitió hoy a los abogados Carlo Brito, Sandra Almanza y Jorge Valda al Ministerio de Justicia porque advirtió en su conducta una actitud de premeditada obstaculización al proceso. La decisión de los jueces enardeció al ex prefecto Leopoldo Fernández, quien inició un clima de violencia en plena audiencia, casi incontrolable para los efectivos policiales.

La ausencia simultánea de los tres defensores, dos de ellos abogados de Fernández, el tercero por otros co imputados y la insuficiente justificación que fue presentada al Tribunal para respaldar las faltas, además del número considerable de audiencias suspendidas por excusas similares por parte la defensa fueron las razones para que de manera unánime los jueces determinen nuevas medidas que garanticen el desarrollo del proceso y evitar actos dilatorios.

En ese sentido resolvieron remitir a los tres defensores al Ministerio de Justicia, para que sean procesados por obstrucción, luego determinaron que a partir de la fecha el co imputado que no se presente con su abogado a las audiencias será defendido por defensa pública en cumplimiento al Art. 9 del Código del Procedimiento Penal.

Además señalaron que si uno de los procesados no puede trasladarse a las audiencias por enfermedad o lesiones, estas serán realizadas en el Penal de San Pedro, finalmente determinaron que se desarrollarán dos audiencias de prosecución de juicio por semana.

El presidente del Tribunal Carlos Portocarrero explicó que las decisiones fueron asumidas en cumplimiento al Código del Procedimiento Penal y que además la conducta de los abogados de la defensa de ausentarse en audiencias señaladas con diez días de anticipación y otros elementos demuestran obstaculización.

Por su parte el imputado Leopoldo Fernández solicitó el uso de la palabra y en cuestión de segundos insultó a los abogados de la parte acusadora, de manera espontánea y a vista de los efectivos policiales se quitó la chamarra y avanzó violentamente hacia los abogados de Derechos Humanos enardecido y con los puños cerrados en furia.

Ante la actitud de Fernández los demás co imputados también reaccionaron violentamente, insultando al Tribunal y a los abogados acusadores, al extremo que el procesado Marcelo Mejido amenazó de muerte a la abogada Mary Carrasco.

Y aunque el Tribunal ordenó a los efectivos policiales retirar al procesado Leopoldo Fernández, estos titubearon al acercarse al ex prefecto para sacarlo de la sala, y lentamente cumplieron la orden. La misma actitud fue asumida cuando la abogada denunció inmediatamente la amenaza de Mejido.

“Mejido y los familiares de los procesados con ademanes me señalaron que me van a cortar la cabeza y cara, me insultaron luego y no me dejaron salir de la sala, los acuse ante los policías pero no hicieron nada, es a que grado de inseguridad se ha llegado”, declaró.

Finalmente quien continuó la pelea frontal con los miembros del Tribunal por la orden de desalojó de los procesados, fue el abogado Juan Carlos Tapia, defensor de otro co imputado, quien avivadamente defendió a Leopoldo Fernández, olvidando que al inicio de la audiencia explicó que no podía ejercer el co patrocinio de la defensa de ese procesado para evitar la suspensión de la audiencia pues seria incompatible y anti ético.

Las próximas audiencias de prosecución de juicio, en las que deberán declarar los cuatro co imputados restante , serán verificadas los días jueves 10 y viernes 11 de febrero todo el día, a partir de al 9.30 de la mañana.