(Agencias).- El gobierno del Presidente Evo Morales y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) crearon un “consejo consultivo” integrado por tres ministros y representantes del sector privado, encargados de diseñar de manera conjunta una política de desarrollo económico para los próximos 15 ó 20 años. La Asociación de Bancos Privados (ASOBAN) contribuirá con 4 mil millones de dólares para financiar las iniciativas productivas del Ejecutivo.

Se conformó un consejo consultivo entre el sector privado y el gobierno con el objetivo de delinear políticas de desarrollo económico y resolver la crisis energética, alimentaria y de empleo a corto, mediano y largo plazo, informó el presidente de la CEPB Daniel Sánchez luego reunirse con el Presidente Morales en Palacio de gobierno.

Conformarán el consejo los ministros de Planificación Viviana Caro, de Economía Luis Arce y de la Presidencia Oscar Coca; y representantes de la CEPB y gremios afiliados como la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (CAINCO), Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO).

El consejo se reunirá cada 60 días “para empezar a resolver los problemas del día a día, como la escasez de azúcar. A partir de esto avanzaremos en diseñar una política para nuestro país por los próximos 15 ó 20 años…. Estamos construyendo soluciones y generando temas de inversión para que podamos generar más empleo para todos los bolivianos. La inversión y el empleo son muy importantes para el país y estamos acá los sectores productivos, financieros, comerciales para generar eso”, declaró Sánchez.

El presidente de la Asociación de Bancos Privados (ASOBAN) Carlos Salaue anunció que las entidades financieras pondrán a disposición del gobierno 4 mil millones de dólares para financiar proyectos productivos “responsables, exitosos, viables y que generen empleo en el país…. Nosotros hemos ido donde el presidente para decirle que estamos disponibles para todos los emprendimientos que haya en el país, las tasas de interés están bastante bajas e inclusive hay números más bajos que en Latinoamérica…”.

El presidente de ANAPO Demetrio Pérez pidió al gobierno que “flexibilice” la normativa de reversión de tierras por causal de desmontes ilegales, y permita la expansión de la frontera agrícola. Algunos productores desmontaron áreas para sembrar más pero han sido declarados ilegales. “Nosotros pedimos flexibilizar las normas para, de alguna manera, regularizar ese desmonte y no recortar la producción”. Pérez aclaró que no se trata de “deforestar”, sino de aprovechar racionalmente el suelo para cultivar alimentos.

Pérez planteó que antes de aplicar la letra muerta que manda revertir propiedades y concesiones forestales cambiadas a usos agrícolas sin consentimiento legal, primero se debería realizar un estudio técnico y científico, y distinguir zonas con alto potencial para el cultivo de alimentos.