(ABI).- La Central Obrera Boliviana (COB) propuso el miércoles al Gobierno conformar una comisión interinstitucional para buscar ajustes a la política económica para los próximos 10 años, a la política fiscal, al desarrollo productivo y a la seguridad alimentaria, y criticó “la falta de una visión económica gubernamental uniforme”.

“Estamos soportando una serie de desaciertos del Gobierno, medidas que van contra del pueblo y los trabajadores. La Central Obrera Boliviana no puede aceptar esto, por eso planteamos al Gobierno conformar una comisión económica interinstitucional, para que sus técnicos y los nuestros, en un plazo de 20 días, encuentren soluciones estructurales y no parches a los problemas que estamos viviendo y que tienden a agravarse más”, afirmó el principal dirigente de la COB, Pedro Montes.

En una conferencia de prensa, aseguró que ese mecanismo será efectivo para solucionar la crisis económica y para impulsar la reactivación del aparato productivo porque, a su juicio, “no hay ningún interés del Gobierno por la reactivación”.

“Primero fue el gasolinazo, ahora es la elevación de precios en los artículos de primera necesidad y principalmente del azúcar, que tiene efectos multiplicadores, eso no podemos aceptar”, complementó.

Dijo que el problema no es sólo para quienes tienen una fuente de trabajo y un salario, “porque el asunto podría resolverse en parte con un aumento salarial”, sino para los más pobres y los desempleados.

“Por eso estamos planteando la generación de nuevas fuentes de trabajo fijos y el único camino es la reactivación del aparato productivo, que permita el funcionamiento de las minas y fabricas cerradas y otras fuentes de trabajo, así todos o la mayoría podamos tener fuentes de trabajo que nos asegure, comida, salud, educación”, puntualizó.

Aseguró que, de esa manera, se evitará que muchos trabajadores, “como consecuencia del efecto multiplicador”, se queden sin empleo.

Montes entregó un pronunciamiento de la COB en el que la organización matriz de los trabajadores bolivianos afirma que “no existe una política económica sobre la cual el Gobierno tenga la mínima posibilidad de guiarse a favor de los sectores más vulnerables ya que el Plan Nacional de Desarrollo no se ejecuta frente a las decisiones coyunturales de las autoridades de Gobierno”.

Asimismo afirma que no existe una autoridad en materia económica que materialice con ideas novedosas la solución a los principales problemas de la economía nacional, que ponga freno a una ola de especulación, elevación de precios y aumento de los artículos de la canasta familiar.

La COB considera también que no “existe” una mínima posibilidad de que “los famosos resultados positivos”, presentados por el Presidente en su informe a la Asamblea Legislativa, “se reflejen en los bolsillos del pueblo boliviano”.

El comunicado de la COB dice que tampoco “existe” una posición uniforme sobre la visión económica de las diferentes organizaciones sociales que apoyan el proceso de cambio, lo que genera una serie de criterios contradictorios en las declaraciones que realizan ante la opinión pública.

Por esas consideraciones, la COB plantea la conformación de una comisión económica interinstitucional que elabore propuestas para ajustes a la política económica para los próximos 10 años.

Ajustes a la política fiscal y política monetaria, ajustes al desarrollo productivo que garantice la seguridad y soberanía alimentaria, ajustes a los procesos de nacionalización y reactivación del aparato productivo.