Beijing, (PL).- Cinco años pueden decir poco de la historia de una nación milenaria, pero el quinquenio 2006-10 será un período que sin dudas China siempre recordará por sus innegables logros en varios sectores. Varios temas asociados a China figuran en la agenda del Foro Económico Mundial de Davos, reflejo de la creciente influencia de este país en el escenario internacional.

Por estos días, cuando el país evalúa los resultados del quinquenio y proyecta los objetivos de la próxima, el tema anima comentarios, máxime si ese lustro registró una de las peores crisis económicas internacionales en décadas recientes y a pesar de lo cual el gigante asiático se reafirmó como locomotora de la economía mundial.

De ese lapso deben mencionarse hitos como los Juegos Olímpicos de 2008, organizados por Beijing y otras ciudades. Con esa cita el mundo se acercó más a China, no solo por las delegaciones que la visitaron, sino también porque, gracias a los medios de comunicación, sobre todo la televisión, cientos de millones de personas conocieron mejor los avances de un país de creciente modernidad.

Aunque ya pasó cierto tiempo desde entonces, de ese gran evento pervive, junto con su exitosa realización, la hazaña de los anfitriones de desplazar de la cima del medallero a Estados Unidos al acumular 51 títulos, 21 preseas de plata y 28 de bronce.

¿Cuántos logros se resumen en la condición de segunda economía del mundo, alcanzada en 2010? Cabe mencionar algunas estadísticas. A pesar de que la economía global todavía sufre los efectos de la mencionada crisis, se pronostica que el Producto Interno Bruto de China crecerá este año alrededor del 10 por ciento.

La producción agrícola siempre es un indicador importante en naciones como China, la más poblada del mundo, con más de mil 300 millones de habitantes. La cosecha de granos creció en 2010 por séptimo año consecutivo y llegó a 546 millones 410 mil toneladas, superior en 2,9 por ciento a la precedente, según un análisis provisional realizado en 31 regiones.

En el último lustro, entre los logros de China debe recordarse el desarrollo de su ferrocarril de alta velocidad. En agosto de 2008 comenzó a prestar servicio el primer tren bala fabricado por la industria nacional, en la línea Beijing-Tianjin, de más de 300 kilómetros por hora. Al cierre de 2010 la red de ese tipo de trenes sobrepasó los ocho mil 358 kilómetros, la más extensa del mundo. Recientemente se anunció que Shanghai y Beijing se conectarán en junio próximo por esa vía.

En el programa espacial, también hubo hechos únicos. En octubre de 2007 el país se convirtió en el quinto en poner en órbita una sonda lunar, la Chang‘e-I. Tres años después lanzó su sucesora. Antes, en septiembre de 2008, la tercera nave tripulada, la Shenzhou VII, cumplió una exitosa misión, incluida la primera caminata en el espacio por uno de los tres taikonautas (término chino) a bordo.

En la generación de energía limpia, los resultados son evidentes, máxime cuando se busca reducir la dependencia del carbón por sus emisiones de gases de efecto invernadero. En el caso de la eólica, un dato: en 2009 aumentó su capacidad instalada en 13,8 gigawatts, con un alza interanual de 124,3 por ciento. Al cierre de ese año, el país se ubicaba segundo en el mundo en cuanto a producción de energía a partir de la mencionada fuente, con una capacidad instalada de 25,8 GW, detrás de Estados Unidos (35,06 GM).

El consumo de energía tiende a crecer como resultado de la expansión económica del país más poblado del planeta. El consumo de electricidad en China creció 14,56 por ciento el año pasado, cuando se recortó una capacidad de generación de 11 millones de kilovatios para ahorrar energía y reducir las emisiones de gases contaminantes. El Consejo de Electricidad informó que el primero de esos indicadores se elevó a cuatro billones 190 mil millones de kilovatios/hora (kw/h).

La tasa de crecimiento superó en 8,12 por ciento a la del año precedente, mientras el consumo de los sectores manufacturero e industrial registró un alza interanual de 15,44 por ciento, hasta tres billones 90 mil millones de kw/h. El aumento se atribuye al sólido y estable crecimiento de la economía, segunda del mundo. Añade que en 2010 China mejoró su estructura de generación, por lo que produjo más electricidad a partir de recursos no fósiles. Al cierre de ese año la capacidad instalada se situó en 962 millones de kilovatios, 10,07 por ciento más que en igual etapa anterior.

De acuerdo con el referido Consejo, de ese total, 26,53 por ciento corresponde al sector de fuentes no fósiles, incluidos 213 millones 400 mil kilovatios a partir de la hidráulica, 10 millones 820 mil de energía nuclear y 31 millones 70 mil de la eólica.

Por otro lado, nuevos descubrimientos de recursos naturales garantizan a China una mejor base para atender sus crecientes necesidades como segunda economía del mundo, incluida la generación de electricidad. Geólogos del país detectaron estratos “supergruesos” de petróleo y gas en la parte septentrional del Mar de China Meridional e identificaron 38 cuencas marinas de esos recursos, informaron fuentes oficiales citadas por medios de prensa.

Las afueras de la Cuenca de Songliao, en el noreste, la de Yine, en el norte, y la de Qiangtang, en la meseta Qinghai-Tíbet, también son ricas en los mencionados energéticos, según explicó el viceministro de Tierra y Recursos Naturales Wang Min en una conferencia nacional.

Añadió que se hallaron reservas de carbón estimadas en 192 mil 700 millones de toneladas en la noroccidental región de Xinjiang, y cuatro yacimientos de uranio del tipo de piedra arenisca de 10 mil toneladas cada una en esa última y en la de Mongolia Interior. Además se registraron avances en la localización de nuevos recursos energéticos al encontrarse por primera vez hidrato de gas natural en la parte septentrional del Mar de China Meridional y áreas del suelo congelado en la montaña Qilian.

Si la informática es símbolo de modernidad y desarrollo, vale recordar que la supercomputadora china Tianhe-1A clasifica hoy como la más veloz del orbe, con 2.57 petaflop de rendimiento, es decir dos mil 570 billones de operaciones por segundo. Ese equipo encabezó recientemente la lista de los 500 sistemas informáticos de mayor potencia mundial, confeccionada por universidades alemanas y estadounidenses, en su 36 edición, y se situó por encima de la Jaguar de Estados Unidos, de 1.75 petaflop. Tercera en la relación fue otra máquina china, la Nebulae, con 1.27 petaflop.

Como este es un país en desarrollo y con millones de personas todavía en la pobreza, la lucha contra ese flagelo es una prioridad que impone avances, palpables también y necesarios de ampliar en el nuevo quinquenio.

Aunque todavía queda mucho por hacer para reducir de forma significativa las diferencias socio-económicas entre las regiones occidentales y las del este, algunas estadísticas reflejan cuánto se hace. En el caso de las zonas habitadas mayormente por las minorías étnicas, el gobierno desembolsó cinco mil 100 millones de dólares para programas contra la pobreza en los últimos cinco años. La entrega de fondos para ocho provincias y regiones autónomas donde predomina esa población registró un incremento anual del 15 por ciento, superior al promedio nacional.

En el período 2006-10 China organizó otros dos grandes eventos de manera exitosa que también permitieron a millones de personas acercarse más al país. Uno de ellos fue la Exposición Universal de Shanghai, abierta del 1 de mayo al 31 de octubre pasados. Además de sus mensajes relativos al lema “Mejor ciudad, mejor vida”, de la muestra debe recordarse el récord de 73 millones de visitantes, entre ellos decenas de estadistas y personalidades.

Poco después llegaron los XVI Juegos Asiáticos, con su sede principal en la ciudad de Guangzhou, en la suroriental provincia de Guangdong. El gigante asiático mantuvo su tradicional supremacía en una competencia que exhibió entre sus marcas históricas la cifra de deportes convocados, 42, incluidos los 28 del programa olímpico y 14 exponentes de la cultura de varias naciones.

De los últimos cinco años tampoco olvidar que esos logros se alcanzaron a pesar de que el 12 de mayo de 2008 el país sufrió el segundo terremoto más desastroso de su historia, el de Sichuan, con decenas de miles de muertos y desaparecidos y enormes daños materiales. Cierto que China tiene muchos problemas que resolver, desde la pobreza, inflación y la reducción de la brecha en los ingresos, hasta la corrupción.

Pero sin dudas los mencionados avances sientan bases para las soluciones y metas como la de mantener un crecimiento económico estable y relativamente acelerado sin abandonar la lucha por mayores resultados en la protección del medio ambiente también como expresión de mejor calidad de vida.

China es tema importante en el Foro de Davos

El programa del Foro de Davos en Suiza incluye cuatro sesiones dedicadas al gigante asiático: “Reflexiones sobre China”, “El futuro de las empresas chinas”, “El impacto de China en el crecimiento y comercio globales” y “Nuevas realidades de la China moderna” aparecen en las propuestas para debatir en el encuentro.

En el primero de esos temas, incluido en las actividades de la jornada inaugural, se analizan políticas de innovación, reforma legal, el futuro de los bienes raíces y el impacto de los medios de comunicación, entre otros asuntos.

En el caso de la sesión sobre comercio, tiene que ver con la celebración este año del décimo aniversario del ingreso de China a la organización que rige esa actividad a nivel mundial. Su director general, Pascal Lamy, y el ministro chino de esa cartera, Chen Deming, dialogarán sobre el modelo de crecimiento de las exportaciones del gigante asiático y el futuro del comercio multilateral.

El comercio exterior de China creció el año pasado 34,7 por ciento al alcanzar dos billones 970 mil millones de dólares, en tanto el saldo favorable disminuyó 6,4 por ciento. La Administración General de Aduanas precisó que el superávit comercial del país en ese período fue de 183 mil 100 millones de dólares. Añadió que las exportaciones aumentaron 31,3 por ciento respecto al total de 2009 y se situaron en un billón 580 mil millones de dólares, mientras las importaciones sumaron un billón 390 mil millones de dólares, con un alza de 38,7 por ciento.

En diciembre, el saldo favorable fue de 13 mil 100 millones de dólares, inferior en nueve mil 800 millones de dólares al de noviembre. En el último mes de 2010 las ventas subieron 17,9 por ciento respecto a igual etapa anterior, hasta 154 mil 200 millones de dólares, mientras las compras lo hicieron en 25,6 por ciento, hasta 141 mil 100 millones de dólares. Las estadísticas de diciembre confirman que la segunda economía del mundo crece mucho más rápido que las demás al superar las importaciones a las exportaciones.

El interés por China en Davos se explica por hechos como su condición de segunda economía del mundo, alcanzada a mediados del año pasado, y el crecimiento de su Producto Interno Bruto, que en 2010 fue de 10,3 por ciento. El gigante asiático supera a su rival en la región (Japón) y ocupa la segunda economía más grande del planeta, veredicto que se hará firme el próximo 14 de febrero cuando la nación nipona publique su PIB del último trimestre de 2010.

Otros temas en el foro de Davos vinculados a esta nación son sus nexos político-económicos con la India, Estados Unidos y países del sureste asiático y Africa.

Legisladores estadounidenses dejaron entrever que China es una nación que ofrece posibilidades económicas enormes, según el diario The Washington Post. La reseña del rotativo afloró tras las controvertidas opiniones sobre la visita a Washington del presidente del país asiático, Hu Jintao, y su encuentro con líderes del Congreso de Estados Unidos.

De acuerdo con el Post, el senador Orrin G. Hatch dijo en un comunicado: “el compromiso con China es importante” y añade que al ser la segunda economía más grande del mundo, su política comercial tiene un profundo efecto en Estados Unidos y el mundo.

Además manifestó Hatch que la visita del presidente Hu concede al Gobierno de Barack Obama “la oportunidad de conseguir un avance importante en una serie de áreas que son vitales para nuestra economía”. A tono con ese espíritu, el también senador Roy Blunt elogió un acuerdo recién anunciado con una aerolínea china para crear un centro de comercio en San Luis. Sobre ese aspecto expresó su expectativa por ver crecer la agricultura y el empleo por el desarrollo que esa iniciativa económica traerá.

El presidente estadounidense Barack Obama reclamó mayor impulso a la innovación tecnológica, en tácito reconocimiento a la pérdida de competitividad de su país ante economías emergentes como India y China. En su discurso del Estado de la Unión ante el Congreso, el mandatario refirió en ese sentido el rumbo que debe tomar la nación, cuyos signos de recuperación económica son más lentos que los pronosticados.

Las reglas han cambiado. En una sola generación, las revoluciones en tecnología han transformado la manera en que vivimos, trabajamos y hacemos negocios, apuntó. El mandatario se distanció de la política que defendiera durante sus dos primeros años en el poder, al ofrecer controlar el déficit del gobierno con la reducción del gasto interno anual en los venideros cinco años. Lo anterior, según explico, mediante el congelamiento de algunos programas nacionales.

* El autor es corresponsal de Prensa Latina en China.