(ABI).- Uno de cada dos bolivianos está “de acuerdo” y muy “de acuerdo” con que el precio de la gasolina se coloque en Bolivia, en alzas paulatinas, al nivel del vigente en el mercado internacional, según una encuesta conocida el jueves realizada en cuatro de las principales 10 ciudades bolivianas y formulada por la privada Ipsos.

De acuerdo con la muestra estratificada de 1.028 personas en las ciudades de Santa Cruz, La Paz, El Alto y Cochabamba, las más pobladas del país, 26 de cada 100 bolivianos expresaron su “desacuerdo” con el “aumento poco a poco” del precio de la gasolina y el diésel (gasoil) y 16 de cada 100 se manifestaron “muy en desacuerdo” con cualquier medida que afecte al precio actual de 3,70 bolivianos por litro de gasolina y 3,72 de diesel, siempre según el estudio. La encuesta fue realizada la primera quincena de enero, después que el presidente Evo Morales retirara el decreto 748 que dispuso el incremento en 71% y 80% en los precios de las gasolinas que levantó una serie de tumultos y gatilló los precios. El estudio demoscópico demuestra que 50 en Cochabamba, 44 en La Paz, 42 en El Alto y 34 en Santa Cruz de cada 100 bolivianos apoyan, en el día, una probable suba paulatina en el precio de los carburantes. Morales, cuya popularidad sufrió un revés en los primeros días de enero, siempre de acuerdo con Ipsos, dijo que Bolivia deberá destinar cerca de 500 millones de dólares a la subvención de carburantes en 2001 y que el 50% de ese montante beneficia indirectamente a contrabandistas en diversos puntos de las fronteras con Perú, Brasil y Chile, donde el precio no subvencionado de las gasolinas o naftas es hasta 400% más alto que en el país andino amazónico. El estudio también revela el porcentaje más alto de bolivianos consultados “en desacuerdo” (35%) y en “total desacuerdo” (24%) con el alza paulatina de los combustibles está en Santa Cruz, donde radica el empresariado agropecuario que emplea principalmente diésel en las actividades de siembra y cosecha de granos de exportación.