En su discurso informe de gestión del quinto año de gobierno en la Asamblea Legislativa Plurinacional el 22 de enero de 2010, el Presidente Evo Morales propuso a todas las fuerzas políticas y sociales, a la burguesía “patriota”, a las iglesias católicas y evangélicas y a la sociedad civil del país “acabar con las broncas”, privilegiar los intereses nacionales por encima de las demandas corporativas regionales y locales, y establecer un gran pacto nacional, una alianza productiva con la burguesía agroindustrial para garantizar la seguridad alimentaria nacional, y “abocarnos todos a pensar en los grandes proyectos de desarrollo industrial” en los sectores de hidrocarburos, hidroelectricidad y litio.

Morales recordó que al asumir su primer mandato en 2006 encontró un Estado divorciado de la economía nacional, de sus regiones y de los pueblos indígenas, los “dueños absolutos” de esta tierra. “Ese Estado era para explotar económicamente y alienar culturalmente… el capitalismo se llevaba de Bolivia la materia prima y el excedente económico”; pero gracias a la rebelión de los antepasados, los indígenas en la colonia y los mestizos en la República, “llegó la revolución democrática cultural y la descolonización definitiva de Bolivia”.

Considerándose el último Presidente del Estado colonial y centralista que muere, y el primer gobernante del Estado plurinacional y autonómico que nace, Morales dijo sentirse muy contento porque “Bolivia tiene muchas esperanzas y mucho futuro”, y ahora es la voz de los pueblos del mundo cuando se habla en Naciones Unidas de los derechos de la Madre Tierra y del derecho humano al agua.

“Ver una parlamentaria de pollera antes era un lujo y ahora sobran las polleras; en 1997 entrar al Congreso sin corbata era un pecado, y hoy ya no; esas son profundas transformaciones históricas en democracia seguramente nunca vistas en el mundo”, valoró Evo al presentar los logros de su gobierno en un discurso de más de tres horas y media de duración.

Las obras del gobierno

Morales presentó cifras ya conocidas referidas al crecimiento del PIB, exportaciones, reservas internacionales, inversiones, ingresos nacionales y subnacionales, ingresos per cápita y otros indicadores económicos.

Según el Mandatario, las inversiones en obras públicas sumaron 886 millones de dólares en el quinquenio 2001-2005, y 1.714 millones de dólares entre 2005 y 2010. En su gobierno se edificaron 908 kilómetros de carreteras, y otros 1.200 kilómetros están en proceso de construcción.

En el negocio de los hidrocarburos, anunció una inversión de 1.752 millones de dólares en la perforación de 41 pozos petroleros; dijo que tiene en agenda grandes proyectos de industrialización, y ya comenzó un estudio a diseño final de una petroquímica en el chaco tarijeño, pronto se iniciará el estudio de una planta de urea en Bulo Bulo.

Respecto al futuro de la industria energética, Morales consideró que “el gabinete y el gobierno hemos salvado nuestra responsabilidad histórica” con el frustrado decreto 748 de “nivelación de precios” del diesel y la gasolina, y consideró necesario iniciar un debate con los movimientos sociales para buscar alternativas a la subvención.

Evo confirmó que viajará a China en marzo para presenciar el inicio de la construcción del satélite de comunicación Tupac Katari adquirido con un crédito de 251 millones de dólares concedido por China a 15 años plazo y tres años de gracia, y un aporte nacional de 44 millones. Reveló que piensa comprar otro satélite para prospección de recursos naturales y yacimientos mineros.

En el área educativa, informó que el Ministerio del sector construyó 1.039 nuevas aulas, al margen de las reconstrucciones y ampliaciones de centros educativos, mientras que el programa Bolivia Cambia Evo Cumple edificó otros 1.368 establecimientos, sumando en total 2.407 nuevos centros educativos en su gestión. En el período 2001-2005 se crearon 13.131 nuevos ítems, y 20.983 nuevos cargos entre 2006 y 2010. El incremento salarial para los maestros alcanzó el 42% en los cinco años de gobierno del MAS, frente al 22,8% del quinquenio 2001-2005.

La campaña de alfabetización apoyada por Cuba permitió declarar a Bolivia libre de analfabetismo en 2008, y hasta ahora funcionan 12.683 puntos de enseñanza en los programas de post alfabetización. Se entregaron 6.531 certificados de inserción laboral a trabajadores que ejercen como albañiles, trabajadoras del hogar, agricultores y otros. Morales no está conforme con el ritmo de entrega de títulos de bachiller gratuitos.

En el área de la salud, hasta 2005 funcionaban 2.267 centros, puestos, hospitales básicos y generales y algunos institutos especializados; en la gestión de Morales se instalaron 441 nuevos centros, sumando un total de 2.786 establecimientos de salud hasta 2010. Entre 2001 y 2005 los ítems de salud ascendían a 3.582, y hoy el país cuenta con 4.402 ítems. Hasta 2005 operaban 558 ambulancias, y hoy se tienen 1.374 ambulancias gracias a la cooperación de España y Venezuela y a los aportes del Tesoro General. “Por primera vez en la historia de Bolivia cada municipio tiene mínimamente dos ambulancias”, remarcó Morales.

El Presidente valoró también que el número de máquinas de hemodiálisis aumentó en un 393%; de 2001 a 2005 se efectuaron 143 trasplantes renales, y en su gestión se atendieron 337 casos. Para atenciones odontológicas en el área rural se adquirieron 10 equipos móviles de salud oral; se entregaron 1.457 de prótesis dentales, y se atendió gratuitamente a 20.703 personas.

Por otro lado, el Mandatario expresó su insatisfección por el índice de mortalidad de recién nacidos, que durante su gestión bajó de 54 a 45 niños muertos por cada mil nacidos. El porcentaje de desnutrición crónica en menores de dos años se redujo de 32% en 2003 a 15% en la actualidad; en niños menores de cinco años, de 27% al 22%, mientras que la mortalidad infantil por desnutrición severa bajó de 12% a 4%.

La cooperación brindada por Cuba (más de 565 mil cirugías en general, atención de partos y terapia intensiva, trabajos comunitarios y la Misión Milagro) le ahorraron al Estado boliviano al menos 339 millones de dólares, estimó el Presidente.

En el sector agropecuario, Evo aseguró que los programas ejecutados por su gobierno con el fin de garantizar la seguridad alimentaria nacional, como por ejemplo la Alianza Rural, fueron “exportados” a África. El Estado construye silos y prevé crear una empresa encargada de las reservas de granos. Horas antes la ministra de Planificación del Desarrollo Viviana Caro declaró a la agencia ABI que el gobierno consiguió financiamiento para realizar un censo de población y el primer censo agropecuario de Bolivia en 2011.

Para fomentar la producción agrícola, Morales reiteró que el Estado comprará arroz, maíz y trigo pagando 10% más que el precio de mercado, y garantizará el seguro agrícola para todos los sectores productivos, incluidos los grandes empresarios agroindustriales, los medianos y los pequeños productores. El Presidente propuso conformar una alianza estratégica de productores, no solamente para abastecer el mercado interno y acabar con la especulación, sino también para aumentar las exportaciones agrícolas.

En esta oportunidad Morales no insultó a sus rivales políticos y evitó los adjetivos calificativos; más bien recomendó ir más allá de las diferencias locales y “abocarnos todos a pensar en los grandes proyectos de desarrollo industrial” en los sectores de hidrocarburos, hidroelectricidad, litio y agropecuaria.

El Presidente Morales planteó a todas las fuerzas políticas y sociales, a las iglesias católicas y evangélicas y a la sociedad civil del país “acabar con las broncas”, privilegiar los intereses de Bolivia por encima de las reivindicaciones regionales y sectoriales, y sobre todo “entender las limitaciones del Estado”.

Reacciones

Morales tuvo que repetir los resultados de los últimos cinco años de gestión para mostrar los avances de su gobierno. “El informe económico debió ser del primer año del EstadoPlurinacional, no de los últimos cinco años, y eso para nosotros es una muestra de debilidad”, comentó la diputada opositora de Convergencia Nacional (CN) Norma Piérola.

Según la legisladora de Unidad Nacional (UN) Elizabeth Reyes, el Presidente sólo habló del pasado y no dio ninguna pauta ni mucho menos medidas a futuro para contener la escalada inflacionaria: “Le escuchamos pedir que se alejen las broncas, y nosotros le pedimos que empiece por él”.

Como es su costumbre, el Presidente hizo algunas bromas para no aburrir demasiado a su auditorio. Dijo que el nevado Sajama está pelado como la calva de algunos curas; denominó “oveja” a un conocido comentarista político apellidado Cordero, y anunció en chiste que recuperaría la región de Atacama, usurpada por Chile en la guerra del Pacífico de 1879.

Pero sus chistes antes celebrados a carcajadas esta vez merecieron tímidas sonrisas. El diputado de CN Andrés Ortega evaluó: “El Presidente era una persona carismática que llegaba al pueblo, pero ahora no ha llegado a nadie”.

Este sábado 22 de enero fue declarado feriado nacional y día de regocijo, pero un notorio ausentismo ciudadano deslució todos los festejos. Participaron en los “desabridos” actos en plaza Murillo sobre todo representantes de organizaciones sociales afines al gobierno y funcionarios de la administración pública que asistieron obligados; muchos se fueron antes de que concluya el discurso de Evo, reportó la red Erbol.

El gobierno organizó un gran espectáculo en plaza Villarroel de La Paz con los mejores conjuntos de música folclórica para que alegren y hagan bailar a por lo menos 15 mil personas desde las seis de la tarde del sábado hasta la madrugada del domingo. Pero a la fiesta no asistieron ni seis mil personas, el Presidente tuvo que retirarse con mal semblante al promediar las 9 de la noche y diez minutos después el canal de televisión del Estado suspendió la transmisión en vivo.

* Con información de ABI y Erbol.