(ABI).- El presidente Evo Morales anunció su decisión de sentar una “alianza estratégica” del Estado boliviano con el empresariado agropecuario de Santa Cruz, con cuyos representantes se entrevistó el miércoles en el Palacio Quemado, en La Paz, y anunció que involucrará en esta empresa a los medianos y pequeños productores y campesinos.

“Siento que ese mensaje de un empresario de Santa Cruz es importante, que esta crisis se convierta en una gran oportunidad para que Bolivia pueda mejorar su producción y, para eso, tenemos planteamientos muy concretos, una alianza estratégica para garantizar alimento para el pueblo”, afirmó a la salida de la casona de gobierno.

Morales se entrevistó por horas con los líderes de la Cámara Agropecuaria del Oriente (Cao), la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco), la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo) y la Confederación de Ganaderos, de Santa Cruz y Beni.

El jefe de Estado dijo haber escuchado, con beneplácito, “las sinceras” preocupaciones y demandas del empresariado agropecuario de Santa Cruz, “para garantizar alimento para el pueblo boliviano”.

“Primera vez escuché a empresarios muy sinceros, y cuando hay sinceridad, hay confianza, propuestas muy interesantes para enfrentar la crisis alimentaria de manera inmediata, por lo menos a mediano plazo, a largo plazo por supuesto. (También) preocupaciones sobre el desmonte, preocupaciones sobre la Función Económica Social (de la tierra) en el oriente boliviano, especialmente el crédito”, afirmó Morales.

El mandatario anunció que el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce, a quien convocó específicamente a la reunión, escuchó las iniciativas, inquietudes y propuestas de los empresarios agropecuarios del oriente y nordeste bolivianos y se comprometió a estudiar las formas de financiarlas.

“Vamos a analizar profundamente con los ministros para después llegar a otra reunión que permita, en esa reunión, acordar muchos temas orientados a garantizar el alimento” en el país andino amazónico, afirmó al tiempo de destacar los desarrollos de sus políticas en la materia en el período 2006-2010.

El gobernante, que en 2010 puso a disposición del empresariado agropecuario de Santa Cruz y Beni, principalmente, 200 millones de dólares del erario público, enfatizó que llamará a los pequeños productores y a los campesinos, directamente involucrados en esta temática, para que se sumen al emprendimiento.

“La próxima semana intentaré convocar a los pequeños productores, escuchando a los productores medianos y grandes, como también a los pequeños productores que están en las distintas asociaciones, federaciones, como interculturales del movimiento campesino, del movimiento indígena del oriente boliviano especialmente”, subrayó.

Por su parte el líder de la Cainco, Eduardo Paz, dijo que el sector agropecuario boliviano expuso a Morales sus necesidades y proyectos.

“Mayor acceso a la tecnología posible y es necesario, por supuesto, sentarse a presentar un diagnóstico al Gobierno y al mismo tiempo un planteamiento de cómo superar aspectos de inversión”, afirmó.

Paz, en cuya gestión la Cainco, que en el período 2006-2008 planteó una radical oposición a Morales, adoptó una amplitud de criterio sin precedentes desde 2004, garantizó “la seguridad alimentaria” en Bolivia, a la par de advertir que “va a ser, el 2001, un año difícil”.

“La seguridad alimentaria está garantizada, pero por supuesto el sector necesita apoyo, todos los mecanismos posibles para poder producir, todas las condiciones, en todo caso posibles para poder producir y al mismo tiempo para tener vía expedita en comercializar sus productos en el mercado interno, adecuadamente, y poder exportar sus excedentes de una manera expedita también”, afirmó.