(ABI).- El precio de las bebidas gaseosas Coca Cola, Sprite, Fanta, Simba, Powerade y Vital se se incrementó desde el jueves entre 0,50 y 1 boliviano, anunció la empresa Embotelladoras Bolivianas (Embol). El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, consideró que la breve escasez del azúcar fue un “pretexto” para que la embotella aumente su precios.

“La Coca Cola no tiene porque aumentar de precio porque ellos hacen compras (de azúcar) para todo el año, por tanto sólo es una pretexto para hacer subir (el precio), consideramos que esto no debía ocurrir”, dijo a los periodistas. “Estamos subiendo los precios después de bastantes años, como cuatro años, y el motivo es el precio del azúcar. También un incremento de las botellas plásticas, empaques. Después tenemos incrementos en el costo del transporte e incrementos salariales de los últimos cuatro años”, informó el gerente regional de Embol, Jaime Yapur, según reseña el periódico Los Tiempos. En esa dirección, otras empresas embotelladoras de gaseosas, como la que produce Pepsi, anunciaron un posible incremento desde el viernes. La Cervecería Boliviana Nacional anunció también un incremento de 0,50 centavos en los precios de sus productos desde el próximo sábado. Vásquez dijo que “estamos en un país donde está vigente las normativas y las autoridades llamadas por ley, la Fiscalía, las Intendencias y la propia sociedad civil deben tomar las acciones necesarias para evitar que suban los precios”

La autoridad pidió a la banca privada fomentar la producción de alimentos en Bolivia, afectada por la escasez de algunos productos, con créditos “blandos” y compatibles con el circuito productivo.”Nosotros pedimos, les invitamos a la banca privada a poner créditos accesibles para la parte agropecuaria, no estamos diciendo que nos regalen, no estamos diciendo que sea una tasa de interés cero, estamos hablando de una condición accesible”, dijo a periodistas. El funcionario señaló que es necesario un sistema de créditos, diseñado de acuerdo al ciclo productivo, es decir, desde la siembra hasta la venta del producto. “Segundo, tiene que estar con bajos intereses y, tercero, tienen que llegar a los lugares que nunca ha llegado”, subrayó. A su juicio, los mil millones de bolivianos que el Gobierno planea invertir en el sector agropecuario, no son suficientes para potenciar la producción, garantizar la soberanía alimentaria y exportar alimentos. “Tiene que intervenir el sector privado”, insistió al recordar que la banca privada en los últimos cinco años obtuvo fuertes ganancias. Según datos oficiales, desde 2006, año en el que Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia, las ganancias de los bancos crecieron de manera sostenida. El Gobierno y los ingenios privados prevén superar la escasez de azúcar en los próximos días con la importación de un stock de 1,1millones de quintales de Colombia y Brasil. “Ya las primeras toneladas de azúcar han llegado y se están comercializando”, remarcó el Viceministro de Desarrollo Rural.