(ABI).- La decisión del Concejo Municipal de Sucre de designar a un nuevo alcalde en sustitución de Verónica Berríos “no es por corrupción, ni nepotismo, sino por intereses de grupos de derecha que buscan perjudicar la gestión”, señaló el miércoles el presidente Evo Morales Ayma.

En un encuentro con los periodistas, el Jefe de Estado lamentó que “algunos compañeros del MAS entren a ese juego”. Dijo que esos hechos no solamente pasan a nivel local, sino nacional y mencionó el conflicto que se produjo por la construcción de un puente entre Rurrenabaque (Beni) y San Buenaventura (La Paz). Morales señaló que en este caso se estableció que un alcalde opositor se resistió a esa obra, en una especie de “juego político sucio”. En el caso de Sucre, el Mandatario, quien es jefe del MAS, afirmó que estuvo hace dos semanas en Sucre donde se reunió con dirigentes partidarios, junto a la Alcaldesa, Verónica Berríos, y los concejales. “Para no perjudicar la gestión les he recomendado que no promuevan el cambio de la alcaldesa y todos coincidieron”, indicó. Agregó que un compañero manifestó que había nepotismo y corrupción en la Alcaldía, por lo que se le pidió documentación y pruebas y si era cierto le expresó que en ese momento la alcaldesa dejaba el Municipio. Informó que la denuncia de supuesto nepotismo se refirió al empleo que tenía en la Alcaldía un sobrino lejano del esposo de la alcaldesa. “Ese funcionario ya fue despedido, tal vez ilegalmente porque, al parecer, su esposa estaba esperando familia”, dijo. Otra de las observaciones se refirió a un funcionario que era procesado y estaba trabajando sin que Berríos sepa, pero se optó por despedirlo. “Hay intereses de grupos, a veces los opositores dividen a los compañeros del MAS para perjudicar la gestión y echar la culpa al partido y algunos se dejan llevar por esos trabajos sucios de los opositores de derecha”, indicó. El Jefe de Estado enfatizó que pasó lo mismo en algunas Alcaldías, al anotar que son problemas que deben ser solucionados, pero sin ser instrumentos de grupos de derecha que pretenden obstaculizar la gestión.