“Tarde o temprano” tendremos que aumentar los precios de la gasolina y del diesel porque la subvención de los combustibles es “insostenible”, advirtió el Vicepresidente Álvaro García Linera luego de la anulación del gasolinazo de Navidad. El gobierno se fijó un plazo mínimo de un año para negociar con las organizaciones sociales antes de lanzar un nuevo tarifazo, pero en las últimas horas cambió de idea y comenzó a preparar un “mini” gasolinazo que elevaría el precio de la gasolina en un 10 por ciento.

Seguiremos subvencionando el precio de los combustibles, aunque no sabemos de dónde sacar dinero para hacerlo, lamentó García Linera luego de que una movilización popular obligó al gobierno a abrogar el decreto 748.

La subvención es como “una herida que no la hemos cicatrizado y que algún rato hay que cerrarla para que no siga saliendo la sangre”, graficó el Vicepresidente, y presagió que a medida que el crecimiento de la economía se expanda el Estado se verá obligado a importar cada vez más combustibles, lo que será “insostenible” a largo plazo.

“Tarde o temprano se deberá cerrar la herida del contrabando; se hará con cirugía, con vendita o plantas medicinales, el pueblo nos dirá cómo hacerlo… Vamos a trabajar un año, dos años, tres años, el tiempo que sea necesario, para junto con el pueblo ver la mejor manera de aplicar una medida que proteja estos recursos que hoy se desangran hacia otros países”, anunció García Linera el lunes.

Este jueves, el Presidente Evo Morales dijo que la subvención estatal de los combustibles es como “un cáncer que destroza gradualmente la economía”; recalcó que el hecho de haber anulado el gasolinazo no significa que se haya cerrado el debate; y advirtió que “tarde o temprano hay que acabar con las subvenciones porque no es posible que unos pocos se enriquezcan y la mayoría quede cada vez más pobre”.

“No podemos permitir que la plata del pueblo siga yéndose a la subvención y en el futuro hay que nivelar los precios de los carburantes… ¿Cuándo? De aquí a unos años, cuando el pueblo nos diga ‘ahora sí estamos preparados, ahora conviene y estamos ya en predisposición de aceptar la dureza de esta medida’”, dijo el Vicepresidente.

Tres días después, el Poder Ejecutivo cambió de planes y decidió “nivelar” los precios de los carburantes de manera “gradual”. La jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados Emiliana Aiza reveló que el gobierno alista un “mini gasolinazo” que incrementaría el costo de la gasolina en al menos 10 por ciento. “Ya estamos en la socialización y si las bases y las organizaciones sociales aceptan tarde o temprano vamos a tomar esta decisión”, confirmó la diputada oficialista.

El gobierno aprovechará este proceso de “socialización” para disciplinar a sus bases sociales, tal y como anunció el Presidente Morales. “Yo quiero comentarles a nuestros sectores sociales que habrá un momento para evaluar qué sector social es patriota o qué sector social es traidor… Vamos a hacer una evaluación para ver quiénes trataron de actuar con oportunismo, chantajear y sacar alguna tajada de esta medida para su sector; y quiénes apoyaron firmemente esta política”, advirtió días atrás.