En nuestro país, el poder minero feudal, siempre usufructuó de los poderes del Estado aún no ejerciéndolo en persona. No faltaron serviles, sátrapas y testaferros para ellos. La historia da vuelta y se desmorona una oligarquía que estructuró poder para delinquir impunemente como clase, ya sea en dictadura o en democracia. Pero, hoy pretende levantar cabeza defendiendo intereses de los “pobres y los trabajadores”. Una pose de cinismo e hipocresía increíbles. Y una difícil tarea para la COB y la SESUTCB, que en alianza, tienen que hacer lo que el MAS como partido no puede; ser sostén del Proceso de Cambios con perspectiva liberadora. O nos gana la derecha fascista para un retroceso histórico de 20 o 40 años, peores al de los gobiernos del Estado Neoliberal.

Pasaron siglos de ignominia colonial, y por más que sus resabios pretendieron esconderlos; no pudieron contra la luz de los acontecimientos. Los aventureros con la cruz y la espada habían atropellaron la dignidad de los “indios” obligándoles pleitesía. Y desde entonces, pasando por la época republicana, robándonos historia; generaron una lacra de delincuentes que frenaron el desarrollo Nacional. Esta lacra social es la que se niega a reflexionar, y ante las consecuencias huye de la justicia solapados en mentiras: “persecución política”.

La rosca minero feudal, derrotada con la “Revolución de Abril de 1952”. ¿Cuánto esfuerzo hizo para desarrollarse como clase?. Casi ninguno. Esta lacra se convirtió en tentáculo del capitalismo externo para vivir enquistada en las transnacionales en términos miserables a su desarrollo como clase. Hicieron gala de la explotación del “indio” en las minas y en el campo, con mucha sangre de por medio; cuyas víctimas se enterraron con impunidad y soberbia de pocos. Hoy, una oligarquía parasitaria (la banca, minería mediana, agroindustria, burguesía comercial) sigue la misma ruta en términos “modernos”, en complicidad con las iglesias, los propietarios de los medios de comunicación, las ONG(s), trotskystas y los Revolucionarios de Salón.

Desde siglos atrás, nuestros pueblos de poncho y ojotas, dignos de su propia cultura; han venido clamando justicia, justicia que nunca les llegó, porque el aparato administrativo del Estado estaba en manos de quienes los explotaban inmisericordes. La época de la administración del Estado Neoliberal, fue lo peor de nuestra historia. No sólo que se dilapidó dineros corrompiendo medios y dirigentes (gastos reservados); sino que se subastó el Aparato Productivo del Estado con pésimos martilleros a la cabeza de Gonzalo Sánchez de Lozada y Fernando Revollo Tenier, al mejor estilo de las mafias organizadas en los países “desarrollados”. Condenando a las grandes mayorías a más hambre, miseria y desocupación. Cuya recuperación es muy dificultosa.

Desde siglos atrás, se ha generado una cultura de la picardía política para trampear a la gente, de traición. Diciendo que todo estaba bien cuando todo estaba mal. Estuvo bien, para la oligarquía que tiene y tuvo representación política (MNR, ADN, MIR, NFR, MBL y otros); que le viabilizó el robo al Estado y la explotación al pueblo. Estovo mal para los pobres e indigentes, sin representación política que les guíe en la perspectiva histórica de su clase. Acá los trotskistas y los revolucionarios de Salón una vez más quedaron al margen de la historia, sin posibilidad de ser alternativa en la toma del poder por la vía armada e instaurar la “dictadura del proletariado”. Porque tienen una conducta que concomita con la derecha y el imperialismo a vista de todos.

Los Movimientos Sociales, en especial, los del “Heroico Octubre del 2003”, pese a no tener conducción política (trotskistas y Revolucionarios de Salón no aparecieron para conducirlos, pese a las condiciones objetivas dadas); suscitaron una reacción de las masas hacia una coyuntura que desembocó en la caída de presidentes en tiempo record de democracia y en nuevas elecciones, para sepultar a los partidos de la derecha. Y nos guste o no, es el MAS a la cabeza de Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera -un acierto histórico de conducción-, con un apoyo popular en las urnas jamás vista, son quienes emprenden la difícil tarea de cambiar el Estado Neoliberal. A través de un Proceso de Cambios, con más resultados positivos que negativos. En un Proceso donde se convive con el adversario, en un Estado de Derecho.

Es éste Proceso de Cambios el que no gusta a la oligarquía (ni ha trotskystas ni a Revolucionarios de Salón) que aún maneja un entramado político que ha logrado mimetizarse en el MAS (entrismo); a miembros tipificados en la derecha o digitados por el imperialismo norteamericano que es peor. Son los mismos que se prestaron al saqueo impune del Estado por los jerarcas de sus partidos políticos. Hoy asustados, pese a la soberbia con que encubren sus delitos; la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz y su memoria quita el sueño a los delincuentes de cuello almidonado. Instrumento que ha resultado ser el cortaúñas de los ladrones del Estado (MNR, ADN, MIR, MBL). Estas son las razones por las cuales no aceptan el actual Proceso de Cambios.

Los ladrones del Estado, nada lerdos, han optado por apelar al apoyo del voto en las urnas, victimizándose con aspectos que hacen a la sensibilidad del soberano. En los hechos, pese a todo, los ladrones del Estado no han dejado de serlo para vergüenza de las grandes mayorías. Se auto engañan expresando que nada ha cambiado. Cuando en los hechos son perseguidos por la justicia como los mayores delincuentes, lo cual no merecer ningún apoyo popular, razón por la cual no pueden apelar a un expediente que no les asiste.

En el caso del gobernador de Tarija, Mario Cossio, y otras autoridades electas en similar situación; si la acusación viene de un ex parlamentario de la derecha, y de su Secretaría de Transparencia, quiere decir que sus propios le perdieron confianza, es más, parecería que observaron excesos de gestión y quieren verlo en la cárcel por delitos cometidos en contra del Estado y la Región. O quizás liberarlo de culpa. Aspecto que lo dudamos firmemente.

Las autoridades electas de la derecha o de la “izquierda”, no deberían ser cínicos ante la persecución de la ley por acusaciones que hacen a la suspensión de sus cargos. En lugar de autoproclamarse “abanderados” de la libertad, la democracia y el voto popular, deberían esmerarse en presentar descargos de culpabilidad y legalmente retomar el cargo que les corresponde. Pero, como este gran detalle parece ser el que menos les interesa, no les queda otra que huir como delincuentes comunes. Con mucha plata y hacia el país más belicoso del mundo, donde traman la muerte de líderes y luchadores sociales, como también la intervención y división de naciones, en la que está inmersa Bolivia.

Todo lo que antecede, se podría resumir en: “los medios de comunicación, la derecha, las iglesias, los trotskystas, los Revolucionarios de Salón, las ONG(s) y los representantes de la oligarquía no tienen moral alguna para arrogarse representación del pueblo y de cuidar sus intereses”. Porque son quienes contribuyeron directa o indirectamente para sostener gobernantes del Estado Neoliberal, sumisos al FMI, Banco Mundial y los mandatos del gobierno del Imperialismo Norteamericano.

Son los mismos que haciendo fuerza común permitieron la subasta de nuestras Empresas Estratégicas del Estado, el despido de más de 30.000 trabajadores a engrosar las filas de la economía informal, el impulso a la privatización de la educación, la salud y la seguridad social. A vista de ellos, a los mismos que ahora atropellan a título de defender a los más pobres (hipócritas defienden a la oligarquía fiel tentáculo de las transnacionales y el imperialismo); dirigentes con convicción de clase se nos tuvo que perseguir, apresar y confinar.

Los dirigentes de los comités “cívicos”, estuvieron haciendo lo que mandaba la derecha en el Estado Neoliberal; apoyando la venta de nuestro gas natural a los Estados Unidos a menos de un dólar el millar de pies cúbicos (mfc, en inglés), por Chile y para Chile. Más grave. Los comités cívicos de Chuquisaca, Potosí y Tarija hicieron cuartel de operaciones de la bella ciudad de Camargo, para “impulsar” la Ruta de los Libertadores en apoyo descarado a una empresa brasilera, con sobreprecios y pésima ejecución. Son los mismos con careta de “honestos” que se arrogan ser defensores del interés nacional y de los pobres. Conociéndolos, me resisto a creer honestidad en ellos. Pero es cierto que tienen poder como para aprovechar las circunstancias adversas a los pobres y los trabajadores que siempre estuvieron huérfanos de conducción política.

Los representantes de los vende patrias prófugos de la justicia, los trotskistas y los Revolucionarios de Salón creen tener moral para decir quienes se quedan o se van de ciertos ministerios. Quienes serían incapaces de atacar lo que cuestionan. A saberlo. El encarecimiento del costo de vida lo genera la oligarquía enquistada en las transnacionales, que le seguirá robando al Estado gracias a los movimientos generados “revolucionariamente” contra el gobierno “hambreador” de Evo Morales. Veamos cómo favorecieron a la oligarquía. Para el 2010 se gastaron 6.600 millones $us en la compra de carburantes líquidos, de los cuales 380 correspondían a la subvención, en especial a la agroindustria que encarece el costo de vida de todos los bolivianos. Para la presente gestión se tiene presupuestado más de 1.000 millones $us, guardando la relación de la gestión pasada; se subvencionará con aproximadamente 550 millones $us en el 2011, similar a toda la inversión pública ejecutada en la gestión 2010 por el ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda; en 13.000 viviendas, Telecomunicaciones y Transporte (carreteras y puentes).

Por otra parte, el gobierno tiene que reflexionar seria, serena y profundamente, gobierna con las “elites” de los sectores o con los sectores empobrecidos. Si opta por lo primero, creemos que el actual Proceso de Cambios está en serio peligro. No sólo por lo inoportuno e inaplicable de las medidas que le dieron argumento a la derecha para hacer lo que es propio de los Movimientos Sociales en su perspectiva histórica (Hoy manipulados por la derecha). Si no, porque no tienen sustento real, para proliferar con las políticas del gobierno en el seno de las bases, y en los hechos, terminan siendo tan oportunistas como los neoliberales, sin consciencia sobre el Proceso de Cambios, convirtiéndose en tentáculos de la derecha, o el Pentágono Norteamericano que es peor para la unidad del país. Complicidad por acción u omisión, a no dudarlo.

La rendición de cuentas, transparentación de gestión gubernamental, que se lo hizo ante los representantes de los sectores, terminó siendo puesto en duda, por lo que creemos que, esos informes deben ser ante representantes de los sectores elegidos por sus máximas instancias de decisión, como el nombramiento a ciertos cargos de responsabilidad gubernamental, para así, en los hechos, haya mejor fiscalización, se evite la corrupción y se consolide la ligazón gobierno pueblo empobrecido.

Para una real conducción histórica de las masas, se necesita tener un Instrumento Político, con una ideología clara, un programa de lucha identificado con las grandes mayorías, en la perspectiva de la Liberación Nacional y Social. La derecha sin tenerlos, aprovecha de los errores del gobierno del MAS que debe estructurarse para ser un verdaderos conductor de masas; con una ideología y un programa a ser radicalizados en las masas que corren el riesgo de ser presa del engaño de la derecha y de los testaferros de la oligarquía y el imperialismo.

Vale la pena reiterarlo: el encarecimiento del costo de vida lo provoca la oligarquía, en especial los agroindustriales de oriente subiendo el precio del azúcar, del arroz, el aceite, la carne, y no las caseritas de los mercados de consuno cotidiano. Son los beneficiarios de la subvención, presupuestado por más de 1.000 millones $us para importar carburantes a precios superiores a los reales; los que no tendrán piedad con el estómago de los pobres.

Creemos firmemente que el gobierno debe concertar con los sectores, el de cómo quitar la subvención a los agroindustriales que encarecen el costo de vida, precautelando el estándar de vida de todos los bolivianos respecto a los países vecinos, con los mismos recursos permanentes de la subvención, sin perjudicar al pueblo que ya tuvo que soportar las políticas de saqueo de los gobiernos neoliberales. Es decir. Esos recursos predestinar al estándar de vida de todos los bolivianos en la proporción que se subvenciona a la oligarquía y los contrabandistas. Estratégicamente, ello permitiría desarrollar el país creando nuevas y mejores fuentes de trabajo.

Los fascistas y los trotskystas saben que generando contradicciones se puede lograr crisis de Estado. Las condiciones no están dadas, por sus consignas de persuasión que están basados en la mentira. Los Procesos de Cambio son para avanzar. No existe magia que lo de por hecho lo que uno quiere. Es una constante natural, como que todo cambia y se transforma según el objetivo estratégico al cual obedezca.

No se necesita ser del MAS, ni estar en el gobierno para defender el actual Proceso de Cambios, del cual fuimos parte al igual que cientos de miles de luchadores que arriesgaron sus vidas en el anonimato. Todo sea en honor de ellos, de los verdaderos actores de los Movimientos Sociales del “Heroico Octubre del 2003”, que fue para bien de todos; y que hoy se arrogan representar los menos indicados, para pesar nuestro.

Sánchez de Lozada y sus secuaces, para seguir avanzando, no solo debería ser enjuiciado por el genocidio de octubre del 2003, sino también por el daño económico provocado con la “privatización” a ultranza de nuestras Empresa Estratégicas del Estado (YPFB, ENFE, ENDE, LAB y otros). Como también a los que cerraron los bancos y de cuyos deudores no se sabe si dejaron de serlo, y a todos quienes le robaron al Estado en desmedro del pueblo que lo empobrecieron como nunca con el Neoliberalismo.

Víctor Flores Álvarez

Sucre-03-Enero-2011